Las manos, quietas

Si de verdad queremos conocer las circunstancias que rodearon la tragedia del Madrid Arena, lo mejor será que haga las pesquisas la Policía y que los políticos se cuiden de no meter la mano en el asunto. Todos sabemos que las comisiones de investigación sólo sirven para oscurecer las cosas  y contribuir a que el asunto permanezca sin resolver y al final prescriban las responsabilidades y el suceso quede impune. Que nadie se empeñe en asegurar que estamos ante un asunto complejo porque suele ocurrir que en España se califican así las cuestiones sencillas que alguien prefiere no esclarecer. Cada vez que creamos una comisión generamos un gasto y se devengan dietas, con lo que resulta que lo único que se consigue es convertir el drama en un espectáculo retórico y encarecer el fracaso. Señores políticos, pongan las manos donde los d

emás podamos verlas. Absténganse de trifulcas partidarias, aprovechen para mear y dejen que hagan su trabajo los funcionarios de la Policía, que son unos señores que trabajan muy bien cuando sus señorías se abstienen de moverles las manos. Resistan la tentación de nombrar una comisión si no quieren que los ciudadanos recelen otra vez de ustedes. Es preferible que se preocupen ustedes de fomentar una sociedad en la que los jóvenes no consideren que emborracharse es mejor que razonar. No podrá ir muy lejos un país en el que se considera divertido beber tanto que ni siquiera pueda uno recordar luego lo bien que lo pasó. Tres muchachas perdieron la vida en la avalancha del Madrid Arena. No permitamos ahora que una comisión de investigación sólo sirva para demostrar por enésima vez que los políticos son capaces de hacer imperdonables tonterías sin necesidad siquiera de haber bebido.

Josè Luis Alvite/larazon.es

zp8497586rq