Jim Morrison desafía al ‘T-Rex’

Casi un siglo pasó entre el hallazgo en Montana de los primeros fósiles asignados a una nueva especie de dinosaurio (1905), bautizadoTyrannosaurus rex, hasta su conocimiento, digamos, de cuerpo entero, con un ejemplar llamado Sue, exhibido en Chicago en 2000. El reinado de este carnívoro tuvo su auge en un amplio periodo del Cretácico y terminó, junto con el resto de sus contemporáneos, hace 65 millones de años, por un meteorito que impactó en lo que ahora es Yucatán, según la teoría más aceptada por la ciencia.

Durante este periodo del siglo XX, en el que los fósiles hallados en América del Norte, primero, y después en Mongolia y Alemania, le dieron forma al gigante de 12 metros, surgió un pequeño competidor. De talla minúscula respecto al terópodo, a este Homo sapiens le tomó cinco años construir su leyenda, de 1966 a 1971, como El Rey Lagarto: Jim Morrison. Cuatro décadas después de su desaparición, el poeta ha sido merecedor del título, pero ahora por parte de la ciencia.

Era cosa de tiempo que cuando un paleontólogo, admirador del cantante de los Doors, tuviera en sus manos la posibilidad de dar nombre a una nueva especie de reptil, nueva en tanto desconocida hasta ahora, acudiera a su ídolo: Barbaturex morrisoni. “Siempre he sido fan de esa banda de rock”, dice Jason Head, profesor asistente en el Departamento de Ciencias Atmosféricas y de la Tierra de la Universidad de Nebraska en Lincoln, quien no solo cultiva la música del grupo, sino también la poesía del chamán, como “Celebration of the lizard”.

Yo soy el Rey Lagarto
Puedo hacer cualquier cosa
Puedo hacer que la Tierra se detenga (…)
Durante siete años moré
en el inseguro Palacio del Exilio,
jugando extraños juegos
con las muchachas de la isla.

La descripción de los fósiles de esta nueva especie, que existió 40 millones de años antes de Morrison, fue publicada esta semana en la revista Proceedings of the Royal Society B., por el propio Head en colaboración con Patricia Holroyd, de la Universidad de California en Berkeley; Gregg Gunnell, de la Universidad Duke, y Russell Ciochon, de la de Iowa. Los restos de este ancestro del dragón de Komodo yacían en las gavetas del museo de paleontología de la Universidad de California desde los años 70 junto con los de otros reptiles que aún no han sido examinados.

Reptiles abundantes
Fósiles, cuevas, cumbres con aire frío.
Ahora todo duerme, alfombras silenciosas,
Espejos vacíos, polvo ciego
Bajo las camas
De parejas envueltas
En sábanas e hijas,
Manchadas de semen, ojos en sus pezones.
¡Espera!
Aquí ha habido una matanza.

John Densmore, baterista de Doors, reclamaba a Jim que sus versos fueran sobre “serpientes y otros reptiles”. Hoy, Morrison es oficialmente El Rey Lagarto. Lo avalan la poesía y la ciencia.

Alfredo C. Villeda/http://www.milenio.com

Deja un comentario