Saber encontrarse

Por: Ángel Gabilondo

Edgar Eduardo Mancilla 5
No es tan fácil dar consigo mismo. Sobre todo si de entrada uno se tiene por supuesto. En tal caso, para empezar, el asunto carecería de interés. Más bien, el único modo de hacerlo es comenzar por reconocer alguna distancia y algunadiferencia, no ya con los otros, sino con lo que se pretende que se es. Incluso, en cierto sentido, para encontrar a algo o a alguien es preciso situarse enfrente, ante, contra, Y esta posición ha de ser más un lugar en el que no conviene establecerse sólo para ver, para entender.

Hasta para quien tiende a buscar qué defender, de qué estar a favor, de quién hablar bien, resulta imprescindible saber que en ocasiones es necesario estar en contra. También en ciertas circunstancias ha de adoptarse una abierta y cautelosa posición ante lo que no compartimos, a pesar de que prefiriéramos comprender.

Podría pensarse que en general lo que defendemos es para oponernos a algo a alguien. No necesariamente, aunque tampoco se descarta. Otro tanto podría decirse de aquello a lo que abiertamente nos oponemos, como un modo deamparar distintas convicciones y derechos. Contra el hambre, contra la pena de muerte, dice a favor de su abolición. Incluso para estar en contra, siquiera aún no explícitamente, nos situamos en alguna posible propuesta o posición. No precisamente ha de tratarse de una mera oposición basada en la controversia con el otro, sino con aquello que es objeto de lo que nos importa hacer valer.

Edgar eduardo Mancillas La merienda
Pero encontrarse con alguien puede ser tanto oponerse o enemistarse con él,discordar, como coincidir. Y tal vez porque en el corazón de todo verdadero encuentro se halla una distancia que a la vez se preserva. Dicho coincidir o convenir no es dejar de sentir que algo se nos enfrenta, ya que en alguna medida sólo nos podemos encontrar con quien en cierto sentido está en contra. Se trata de asumir que ello no impide dar con él, dar con ella, y atender sus consideraciones y sus posiciones. Reconocer y preservar esa distancia es determinante para que estar enfrente no suponga enfrentamiento, ni encontrarse sea un tropiezo o un encontronazo. Ni siquiera la coincidencia anula la distancia y la experiencia de saberse cada quien ante algo o alguien diferente, que siempre es otro. Como uno lo es también para sí mismo.

Pensar que sólo nos encontraremos con quien nada nos opone es como pretender hablar eludiendo toda contradicción, cuando ella, a su modo, forma parte de la adecuada dicción y del buen diálogo. Y en esto no se agota el bien decir, del mismo modo que, aunque posicionarse en contra sea tantas veces absolutamente necesario, no ha de reducirse a ello la acción de conversar. Eso supondría falta de contundencia y de firmeza, ya que la fijación sin escucha es debilidad que se limita a no contrariar lo que ocurre. La fuerza de situarse ante algo es a su vez la de aceptar el desafío al que nos convoca. El verdadero encuentro convive con algunacontroversia.

Edgar Noe Eduardo Mancillas lumen VERDE 2012
El debate con nosotros mismos, el conflicto en el que consistimos, cuando se produce con alcance y con intensidad, muestra hasta qué punto nos contravenimos. Las dificultades para comprender a los otros comportan las propias por sobrellevarse. No hay forma de encontrarse sin algún modo de oposición o de resistencia. Por ello es infecundo airear las complicaciones como razón para eludir los esfuerzos. Precisamente por eso consistimos en ser un diálogo, porque el desdoblamiento es constitutivo. No se trata necesariamente de una escisión zanjada. Hegel considera que ella es el origen de la necesidad del pensamiento. No es que nos encontremos a pesar de la escisión, es que nos encontramos gracias a ella. Nos buscamos porque hemos hecho la experiencia de no tenernos del todo.

La dificultad por acordar con quien no piensa como nosotros no es poca, pero esa es la cuestión y de eso se trata. Precisamente en eso consiste el acuerdo. Y bien lo sabe quien tiene que habérselas una y otra vez consigo mismo. La reiterada insistencia en que los encuentros son improbables, en lo inconmensurable de cada situación o de cada posición, no deja de ser sensata. Sin embargo, en ello radica la necesidad de establecer ámbitos compartidos, espacios en los que hacerlas viables. Malentenderíamos en todo caso el encuentro si consideráramos que es la simple acumulación de las diferencias, una asepsia enmascarada de supuesta tolerancia, pero sin confrontación. Sin confrontación no hay verdadero encuentro.

Edgar Noé Eduardo Mancillas Corriente alterna 2010
Ahora bien, para que la confrontación no sea sólo la constatación de lo que ya está por cada quien establecido, se precisa un contraste, y no sólo de ideas, también de actitudes, de valores, de objetivos, un ámbito suficientemente cordialy, por supuesto, buena voluntad. Sólo así cabe hablar de comunicación, porque hay formas muy sofisticadas de discriminación que aparentan ser formas dedistinción. La diferenciación puede prejuzgar la inviabilidad del encuentro. Sin embargo, incluso reconocer los desacuerdos y ser capaz de establecerlos ya supone un modo de encuentro, que permite definirlos para un momento determinado. Y a veces la imposibilidad obedece a un asunto de paciencia, pero también de ética.

Encontrarse es siempre un modo de reconocimiento de la alteridad, una asunción de la palabra del otro, del otro como palabra. Y no simplemente para aceptar su derecho, sino para atenderla, lo que no implica asentirla, antes bien recibirla. Esto es, escucharla de verdad. Tesituras de vida compartida, momentos históricos o simplemente situaciones coyunturales sólo son propiamente efectivas si nos encontramos en ellas. Y sólo nos encontramos en ellas si no nos limitamos a vernos afectados por lo que sucede y estamos dispuestos a hacer algo en común. El encuentro no es siempre una mera casualidad, sino el resultado de toda una labor consigo mismo y con los demás para comprendernos conjuntamente. Conviene por tanto no dar por supuesto que nos encontramos con tanta frecuencia como nos vemos, quedamos o coincidimos.

Edgar Eduardo Mancillas Dos pilares
(Imágenes: Pinturas de Edgar Noé Mendoza MancillasDos pilares, 2007; La merienda, s.f.;  Lumen, 2012; Corriente alterna, 2010; Dos pilares II, 2009)

http://blogs.elpais.com/el-salto-del-angel

Deja un comentario