Simic sobre la vejez

¡Cuánto trabaja la muerte! escribe Charles Simic en un poema. Quién pudiera saber cuantas horas le invierte a su trabajo diariamente. Se quejan los reseñistas de que en mis libros hablo cada vez más de la muerte, dice. Será que el reseñisa no ha ido al entierro de tantos amigos, responde el poeta. Simic escribe sobre la vejez en la anotación más reciente del cuaderno que le publica el New York Review of Books. No es el pelo blanco lo que lo golpea, sino la catarata de memorias. Tantos recuerdos que provocan la impresión de que alguien más vivió nuestra vida. La experiencia sólo sirve de tormento para el insomne. Tarde o temprano llega nuestro Gran Inquisidor a interrogarnos: “Gracias a Dios no existe Dios para enterarse de lo que le hemos hecho al mundo.”

Más de Simic en el blog…

http://blogjesussilvaherzogm.typepad.com/

Deja un comentario