Todos somos tú

eduardo galeano34 En el año 2001*, resultó sorprendente el partido de fútbol entre los equipos de Treviso y Génova.
Un jugador del Treviso, Akeem Omolade, africano de Nigeria, recibía frecuentes silbidos y rugidos burlones y cantitos racistas en los estadios italianos.
Pero en el día de hoy, hubo silencio. Los otros diez jugadores del Treviso jugaron el partido con las caras pintadas de negro.

Eduardo Galeano
Los hijos de los días  –  Siglo XXI – 2012

http://www.uncuentoaldia.es/

Deja un comentario