Ayer buscamos consuelo en el carnaval y hoy lo encontramos en el silencio porque el tiempo nos hace duros y la soledad nos madura de la mejor forma. La juventud son los fuegos pirotécnicos del Año Nuevo, y crecer –cualquier cosa que signifique esa palabra– es guardarse cohetes y serpentinas para todo el año. Sol y sombra se borran en el recuerdo: sólo momentos quedan en la memoria.

Alejandro Páez Varela

Pintura de: Diego Manuel , Arte de Buenos Aires

http://www.diegomanuel.com.ar/expo/xxi-municipal/

Deja un comentario