Hay quien considera que la interacción con la naturaleza genera una cierta tensión, algo así como una fricción entre el orden –representado por el ser humano– y el caos. Esto se debe en buena medida a que, desde esa perspectiva, el mundo natural se presenta como algo exógeno, separado de la especie humana que observa “eso otro” desde el palco de la conciencia racional. Entonces la naturaleza termina perfilada como un cúmulo de fuerzas misteriosas, distantes, las cuáles idealmente debiesen ser controladas para evitar que se tornen una amenaza.Por fortuna existen discursos que apuntan justo a lo contrario: a recordarnos que la naturaleza es el lienzo perfecto sobre el cual podemos forjar un refugio incomparable, la calma. Y aunque resulta evidente que el universo natural no necesita de embajadores que lo representen, ya que es en sí un todo armónico y contundente, en ocasiones no está de más lanzar un recordatorio que devuelva la sensibilidad para apreciar esto.

land-2

Landthropologic, Earthworks in Motion es, más que una serie artística, una especie de credo creativo, obra del estadounidense Paul Johnson. Inspirado por el trabajo de los grandes maestros del Land Art, como Andy Goldsworthy y Robert Smithson, interviene meticulosamente entornos naturales alrededor de Minneapolis y luego, mediante técnicas diversas de animación en stop motion, los dota con movimiento.

El resultado que logra Johnson son breves coreografías que masajean rítmicamente nuestra percepción y que, contrario a la supuesta fricción que debiese generarse al tratar con las fuerzas naturales, nos sumergen en esa placidez cada vez más olvidada en el inventario cotidiano de estados de ánimo.

land-1 land-3

http://www.faena.com/aleph/es/articles