Muere. Cuando sea, cuando toque.

Muere. Cuando sea, cuando toque. No busques la muerte pero no la tengas miedo. El cáncer hizo que muchas veces tropezara con la muerte, que me la encontrara de enfrente. Y olvida tus miedos: perder a tu gente, perder tus cosas, perder lo que eres. En realidad, no pierdes nada, absolutamente nada. Créeme, aparta el miedo, aparta el pavor y mira a la muerte de tú a tú. Visualízala, tan sólo eso.

Final de libro El Mundo Amarillo de Albert Espinosa

Lugar: Playa de Las Arenas. Getxo-Algorta, Vizcaya, Euskadi, 2013

Autor foto: Ricardo Baticón Tapia

http://fragmentosyotrosmares.blogspot.mx/

 


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Deja un comentario