Sensaciones

No sabía quién decide.
Quien decide si es de día o de noche.
No sabía por qué las caídas de sol
Son lentas, como no sabía
Por qué se hace temible el viento.

Y no podía comprender
Las cosas del amor – y amaba –,
Esas extrañas – adoradas –
Sensaciones que el corazón
– ingobernable – padecía

José De Benito

Deja un comentario