David Bowie, una estrella que no deja de brillar

Hoy cumpliría 70 años, hace uno lanzó «Blackstar» y dentro de dos días es el aniversario de su muerte. El músico británico marcó con su obra y figura buena parte del 2016

La exposición sobre Davis Bowie llegará a Barcelona esta primavera
La exposición sobre Davis Bowie llegará a Barcelona esta primavera – AFP

Hoy habría cumplido 70 años, y dentro de dos días se conmemorará el primer aniversario de su muerte. Este último fue un acontecimiento que pilló a todos por sorpresa, menos a él mismo y a sus familiares y colaboradores más cercanos. Luego vendrían un buen puñado de grandes estrellas de la música pop que fallecerían en 2016, como Prince, Leonard Cohen y George Michael, pero David Bowie marcó el compás de este aciago 2017.

Basta recordar aquello días para que vengan a la mente las miles de muestras de pesar que se sucedieron por todo el planeta. Fue portada de los principales diarios del mundo, y durante esos primeros días Spotify detectó un aumento del 2.800% en las descargas de sus canciones. Madonna y Bruce Springsteen fueron algunos de los artistas que interpretaron canciones del Duque Blanco en sus conciertos, y Arcade Fire organizó un desfile en su honor en Nueva Orleans.

Más allá del mundo de pop, un grupo de astrónomos belgas puso su nombre a una constelación con la forma del rayo que Bowie llevaba pintado en el rostro en la portada del disco «Aladdin Sane», de 1973.

 

Hay que tener en cuenta que el artista británico tuvo una trascendencia que fue más allá de lo estrictamente musical. Sobre todo, su irrupción con aquella imagen de sexualidad ambigua y ropajes estrafalarios no solo dio un vuelco a la escena del pop, sino que supuso toda una conmoción en una sociedad británica que apenas acababa de asimilar los excesos de personajes como los Rolling Stones. Arrasó con los prejuicios y dio una imagen de libertad que marcó a toda una generación.Genio hasta el final.

Pero si David Bowie ha sido protagonista en 2016 ha sido en buena medida porque estuvo trabajando hasta el último momento en dos proyectos que han tenido un largo recorrido. Por un lado, el disco que publicó hoy hace un año, «Blackstar», en el que vertía su angustia ante su inminente final. Fue número uno en un buen puñado de países, entre ellos España, Alemania, Reino Unido, Francia y EE.UU. Además, el álbum ha sido proclamado como uno de los mejores de su carrera, y apenas hay relación de los mejores discos publicados en 2016 que no lo citen.

Por otro lado, el musical «Lazarus», que incluye canciones suyas pertenecientes a sus casi cincuenta años de carrera -y basado en la novela de Walter Tevis «El hombre que cayó a la Tierra»-, fue estrenado el 7 de diciembre de 2015, y estuvo en el Off-Broadway hasta el 20 de enero. «The New York Times» constató en aquel momento que de la obra salían despedidos «rayos congelados de éxtasis que se disparan como novas a través del barro y la oscuridad glamurosa de “Lazarus”». Más tarde, el 8 de noviembre, se estrenaría en el teatro King Cross de Londres, donde estará hasta el 22 de enero. En octubre fue lanzado el disco con las interpretaciones de los actores.

Mejor en vinilo

Si Bowie era un hombre siempre preocupado por adelantarse al futuro, resulta curioso que haya sido responsable en buena medida del renacimiento de un objeto «vintage», el vinilo. No solo «Blackstar» ha encabezado la lista de elepés más vendidos en el Reino Unido, con 54.000 unidades -dobla la cifra conseguida en 2015 por «25», de Adele-, sino que ha situado otros cuatro discos en la lista de 2016: «The Rise and Fall of Ziggy Stardust» (13), «Hunky Dory» (16), «Nothing Has Changed – The Very Best Of» (17), y «Changesonebowie» (28).

No podía faltar algún recopilatorio para recordar una carrera musical en constante movimiento. El 1 de noviembre apareció «David Bowie Legacy», que incluye una versión inédita de «Life on Mars?».

Como es natural, se fraguaron a lo largo del año varios tributos organizados por sus compañeros de profesión. Uno de los más importantes fue el celebrado en el Carneggie Hall de Nueva York, en el que participaron Michael Stipe, Pixies, Flaming Lips, Debbie Harry, Laurie Anderson y Cat Power. Aquí en Madrid, en Los Veranos de la Villa y bajo el título «Juntémonos con Bowie», se dieron cita artistas «indies» como Eva Amaral, Iván Ferreiro, Julio de la Rosa, Anni B Sweet o Zahara. Hoy mismo el actor Gary Oldman reunirá a amigos y músicos que colaboraron con Bowie a lo largo de su carrera, en el O2 Academy Brixton de Londres. Algo muy parecido a lo que hará Sting el 24 de enero en Los Ángeles.

Pero el año de Bowie ha dado más de sí. Si en 2013 se abría a bombo y platillo la gran exposición dedicada a su figura en el Victoria & Albert Museum, desde entonces ha viajado por nueve ciudades, incluidas, el pasado año, París y Bolonia, y llegando al millón de visitantes. Tras pasar por Tokyo, el próximo 25 de mayo llegará al Museo del Diseño de Barcelona, donde será uno de los acontecimientos artísticos de la temporada. Las entradas salen a la venta este 9 de enero, a través de www.ticketea.com y www.davidbowieis.es. Después, la muestra continuará viaje a Nueva York.

Con mucho arte

El autor de «Space Odity» sentía una gran fascinación por el arte contemporáneo. Los pasados días 10 y 11 de noviembre salió a subasta su colección particular en Londres, en Sotheby’s, tras exponerse durante varios días en la misma sala. En el lote, formado por cerca de 400 obras, había piezas de Basquiat, Damien Hirst, Frank Auerbach, Peter Lanyon, Marcel Duchamps y Henry Moore, entre otros. Todo ello se vendió por 36,5 millones de euros.

Estos días reverdece el recuerdo con motivo de los aniversarios de su nacimiento y de su muerte. Así, la BBC acaba de estrenar el documental «The Last Five Years», en el que, además de indagar en estos últimos años, se ha desvelado que el artista se enteró de que el cáncer que padecía era terminal tan solo tres meses antes de morir. Está claro que David Bowie seguirá dando que hablar durante mucho tiempo.

http://www.abc.es/cultura/musica

 

Deja un comentario