Descubren conservado en ámbar un extraño insecto distinto a cualquiera conocido

Esta criatura de cabeza triangular que parece «de otro mundo» pertenece a un nuevo orden científico. Vivió hace cien millones de años junto a los dinosaurios

Este extraño insecto preservado en ámbar representa una especie nueva, género, familia y orden de los insectos
Este extraño insecto preservado en ámbar representa una especie nueva, género, familia y orden de los insectos – George Poinar, Jr / Universidad Estatal de Oregón

 

La extraña cabeza triangular
La extraña cabeza triangular– George Poinar, Jr. / Universidad Estatal de Oregón
Los investigadores de la Universidad Estatal de Oregón (EE.UU.) han descubierto un insecto de 100 millones de años preservado en ámbar con una cabeza triangular, un aspecto que recuerda al de una criatura extraterrestre (descripción literal de los propios científicos) y características tan inusuales que no han dudado en colocarlo en su propio orden científico, un acontecimiento nada usual.

Hay alrededor de 1 millón de especies de insectos descritas y millones más aún por descubrir, pero todas las especies de insectos de la Tierra pertenecen a solo 31 órdenes existentes. Resulta que ahora hay una más.

Ese pequeño insecto hembra sin alas, descrito en la revista Cretaceous Research, probablemente vivió en las fisuras de la corteza de los árboles, en busca de ácaros, gusanos u hongos para alimentarse mientras los dinosaurios deambulaban cerca.

 

«Este insecto tiene una serie de características que simplemente no coinciden con las de cualquier otra especie de insecto, que yo sepa». dice George Poinar, Jr., profesor emérito de entomología en el College of Science de la universidad y uno de los principales expertos del mundo sobre las formas de vida de plantas y animales que se encuentran conservadas en ámbar. «Nunca había visto nada igual. Parece ser único en el mundo de los insectos, y tras muchas discusiones decidimos que tenía que tomar su lugar en un nuevo orden», mantiene.

Cabeza triangular

A su juicio, tal vez lo más inusual sea una cabeza triangular con los ojos saltones, con el vértice del triángulo rectángulo situado en la base del cuello. Esto es diferente de cualquier otro insecto conocido, y habría dado a esta especie la capacidad de ver casi 180 grados girando su cabeza hacia un lado.

Las glándulas del cuello
Las glándulas del cuello– George Poinar, Jr. /Universidad Estatal de Oregón

El insecto, probablemente un omnívoro, también tenía un cuerpo largo, estrecho, plano y las patas largas y delgadas. Podría haberse movido rápidamente, y literalmente ver detrás de sí mismo. También tenía glándulas en el cuello que segregaban un producto químico para repeler a los depredadores.

El insecto ha sido asignado a la orden Aethiocarenodea de nueva creación, y la especie ha sido nombrada Aethiocarenus burmanicus, en referencia a las minas del valle de Hukawng de Myanmar, la antigua Birmania, donde fue encontrado. Solo se han encontrado dos ejemplares conservados en ámbar. El orden más grande de insectos, en comparación, es Coleoptera, los escarabajos, con cientos de miles de especies conocidas.

Un cuerpo largo, estrecho y plano, y las patas largas y delgadas
Un cuerpo largo, estrecho y plano, y las patas largas y delgadas– G.P./U.E.O.

Estos seres recién descubiertos se extinguieron hace mucho tiempo. Obviamente tenían características especiales que les permitieron sobrevivir en los bosques de lo que hoy es Birmania hace 100 millones de años, pero por alguna razón desconocida, desaparecieron. La pérdida de su hábitat es una posibilidad probable.

«Lo más extraño de este insecto es que la cabeza se parecía mucho a la forma en la que los extraterrestres son retratados a menudo», dice Poinar. «Con su cuello largo, ojos grandes y extraña cabeza oblonga, pensé que se parecía a ET. Incluso hice una máscara de Halloween que se asemejaba a la cabeza de este insecto. Pero cuando me puse la máscara para el ‘truco o trato’, asustó tanto a los niños pequeños que tuve que quitármela», asegura con humor.

http://www.abc.es/ciencia/

Deja un comentario