La ejecución

Sobre la piedra de los sacrificios el condenado aguarda nervioso la ejecución. Ya pasaron los alegatos y su pobre defensa nada pudo hacer para evitar, o siquiera demorar lo inevitable. El jurado no tuvo compasión y lo declaró culpable de todas y cada una de las acusaciones, y ya no hubo nada más que decir. Ahora, el juez se dispone a cumplir la sentencia. Por estos tiempos la justicia es inmediata. Bastará apenas un clic del magistrado para que el cuerpo del reo se desintegre en miles de millones de partículas que a la velocidad de la luz subirán a la red. Entonces, el sistema hará su parte, y nos enviará cada partícula del sujeto a los ciber-ciudadanos, que como siempre aguardamos expectantes un pedacito del condenado.

http://leadespacio.blogspot.mx/

Deja un comentario