Cómo completar la gestación de un cordero en un útero artificial

Un equipo de investigadores ha probado con éxito un dispositivo externo que imita el útero materno y con el que han conseguido mantener con vida a corderos prematuros durante cuatro semanas. Aparte de ser un récord, es el primer paso hacia una matriz artificial para mantener a bebés nacidos con menos de 23 semanas de gestación.

Uno de los corderos antes y después del proceso de gestación artificial
Uno de los corderos antes y después del proceso de gestación artificial Partridge et al.

El sueño de crear un útero artificial que permita completar la gestación en casos de nacimientos extraordinariamente prematuros está un poco más cerca. El equipo de Alan Flake presenta este martes en la revista Nature Communications el desarrollo de un nuevo dispositivo en el que han mantenido con vida a un grupo de corderos ultra prematuros (con un desarrollo equivalente al que tendría un bebé humano de 23-24 semanas de gestación) durante cuatro semanas. hasta ahora, este tipo de dispositivos solo han conseguido mantener con vida unos días a a los animales y, lo más importante, es la primera vez que el desarrollo se completa con normalidad.

Los corderos se desarrollaron con normalidad, incluida la maduración de sus pulmones y su cerebro

El dispositivo consiste en un sistema cerrado que contiene un fluido que imita el entorno intrauterino y proporciona oxígeno y nutrientes al bebé mediante un interfaz que imita al cordón umbilical. Los autores demuestran quejón este sistema los corderos tuvieron una circulación estable de sangre y oxígeno durante el periodo de un mes y se desarrollaron con normalidad, incluida la maduración de sus pulmones y su cerebro.

Un útero artificial para bebés ultra prematuros
Un útero artificial para bebés ultra prematuros The Children’s Hospital of Philadelphia

Aunque se trata de un avance significativo en este tipo de tecnologías, los propios autores advierten de que aún hay que completar muchas etapas para poder aplicarlo en humanos, Por ejemplo, indican, los bebés humanos son mucho más pequeños que los corderos del experimento y la conexión umbilical podría ser mucho más difícil de poner en práctica. Asimismo, habría que desarrollar un líquido amniótico específico para los bebés y aún no se tienen datos sobre la salud de estos corderos incubados artificialmente a largo plazo.

Referencia: An extra-uterine system to physiologically support the extreme premature lamb (Nature Communications) DOI 10.1038/ncomms15112

http://www.vozpopuli.com/next

Deja un comentario