¿Cuántas calorías aporta comerse un ser humano?

Las primeras comunidades humanas practicaban regularmente el canibalismo, pero ¿lo hacían para alimentarse o por cuestiones rituales? Un nuevo estudio sobre el valor nutritivo de la carne humana arroja luz sobre el asunto.

¿Cuántas calorías aporta comerse un ser humano?
¿Cuántas calorías aporta comerse un ser humano? William Creswell (Flickr, CC)

Elaborar una tabla con los valores nutritivos de la carne humana parece una idea propia de un psicópata, pero la intención de James Cole, de la Universidad de Brighton, es puramente científica: determinar si el canibalismo de las primeras comunidades humanas se producía por razones alimentarias o rituales.

En un trabajo publicado este jueves en la revista Scientific Reports, Cole ha elaborado una serie de tablas sobre el valor nutricional y calórico de la carne humana y el contenido en grasa y proteínas de cada uno de sus órganos a partir del análisis de cuatro cuerpos de hombres adultos. Con estos datos ha elaborado una tabla comparativa con el valor calórico de otros animales de similar tamaño y otros más grandes con el objetivo de conocer si realmente le salía rentable a una comunidad comerse a uno de sus miembros.

La carne humana aporta significativamente menos calorías que la carne de animales más grandes

El resultado indica que el cuerpo humano ofrece unas 20 kilocalorías por cada 25 kg de masa muscular, un valor similar al obtenido por Garn and Block en un trabajo anterior, aunque ellos no tuvieron en cuenta que los caníbales no solo se comían músculo y hueso, sino también órganos internos como pulmones, hígado y cerebro. Según aquel análisis, un humano que pesara 50 kg ofrecía la posibilidad de consumir unos 30 kg de carne, lo que se traduce en 4,5 kg de proteínas y unas 18.000 calorías. Esto, de acuerdo con sus cálculos, proporcionaría las proteínas diarias suficientes para un grupo de 60 personas con un peso medio de 60kg cada uno, lo que les permitía concluir que el consumo de humanos en este tipo de grupos no era sostenible, ya que para sobrevivir deberían consumir un número equivalente al del propio grupo cada año.

Tabla comparativa del valor nutritivo de la carne humana y de otros animales
Tabla comparativa del valor nutritivo de la carne humana y de otros animales Cole et al.

Las conclusiones de Cole van en el mismo sentido que las de sus precedentes. Los valores calóricos de un cuerpo humano apenas alcanzan a los de cualquier otra animal del mismo peso y aportan significativamente menos calorías que la carne de animales más grandes como el mamut, el rinoceronte lanudo o los ciervos consumidos habitualmente por los homínidos durante el Paleolítico. Todo esto lleva a Cole a concluir que el canibalismo por razones nutritivas no era viable y que posiblemente se produjo por otras cuestiones de tipo ritual o cultural.

Referencia: Assessing the calorific significance of episodes of human cannibalism in the Palaeolithic (Nature) DOI 10.1038/srep44707 | Imagen: William Creswell (Flickr, CC)

http://www.vozpopuli.com/next/

También te puede interesar...

Deja un comentario