La pobreza

La pobreza se asoma por la ventana y se viste de viento que no cuesta nada, la pobreza se lleva escrita en la frente y en las bragas tendidas, se lleva en las manos vacías, en las casas viejas y desangeladas, no ríe nunca, no descansa, no tiene más que miseria derramada a gritos por las calles uniéndose a otros gritos pobres que gritan trabajo y pan.

La pobreza es la riqueza de los ricos y la tristeza de los pobres, el pasotismo cruel de los que juegan con su esperanza, con el bienestar de sus hijos, con sus sueños, con el calor de la chimenea que no arde. La pobreza pasea como los gatos en busca de sustento, de un lado para otro, calle abajo y calle arriba, pide favores para pagar cuando se puedan pagar, para tirar para adelante, la pobreza se baja los pantalones y se humilla para poner un poco de aceite en su pan duro, la pobreza es un mal innecesario que imponen desde arriba los inservibles que están para servir al pueblo.

La pobreza es una planta que crece sola en cualquier parte, no tiene flores ni nombre, nadie la riega pero crece con el despotismo y la injusticia, con la indiferencia de los que ni siquiera la miran, con el pasotismo de los que tienen agua para sus riegos y un plato caliente sobre la mesa, la pobreza es un papel en blanco, una nómina invisible, unos hijos inocentes, unos padres con miedo, un miedo que crece como el ladrido de un lobo con hambre La pobreza vive en los callejones viejos y oscuros con la tenue sonrisa de las farolas mortecinas, farolas para los pobres de siempre, para los que cenan aire con agua y sueñan pesadillas que no acaban. La pobreza es la lacra humana que los poderosos imponen a los que nacimos con la estrella colgada en el culo.

http://alaizquierdadeladerecha.blogspot.mx/

Deja un comentario