4 recetas en video que parecen hechas por directores de Hollywood

¿Qué pasaría si directores famosos hicieran vídeos de recetas?

 

¿Qué pasaría si Quentin Tarantino hiciera espaguetti? ¿O si Wes Anderson hiciera s’mores ? ¿Si Michael Bay hiciera waffles? ¿Y Alfonso Cuaron hiciera Hot cakes?

El director David Ma obtuvo su inspiración para su nuevo proyecto –#foodfilms- mientras estaba en Instagram. A través de esta plataforma se dio cuenta de que más y más personas están haciendo videos de recetas de alimentos y el concepto inmediatamente le llamó la atención. Pensó: “¿Y si estos vídeos los hiciera Hollywood?” Así surgió la idea de directores famosos haciendo videorrecetas.

Ma decidió que los videos no podían ser tráilers genéricos, sino que aprovecharía la oportunidad para rendir homenaje a sus directores favoritos. El resultado fueron cuatro películas cortas, cada una con el estilo personal de sus influencias: Kill Bill de Quentin Tarantino, Grand Budapest Hotel de Wes Anderson, Gravity de Alfonso Cuarón y Transformers de Michael Bay. 

“Quería rendir homenaje a los directores que amo y que siempre me han inspirado”, explica Ma. “Fue divertido ver el resultado, como de un éxito de Hollywood con explosiones y pirotecnia, pero también hubo algo hermoso en una paleta de colores, movimientos sincronizados y música extravagante”.

Para la película de Michael Bay, Ma escogió waffles como su receta de elección.

Lo primero que apareció en su cabeza fue la imagen de los edificios que se derrumban en muchas de las películas de Bay, así que decidió recrear el mismo efecto con una torre de waffles. Su equipo encontró la pieza que imitaría la presencia de un transformer (en una escala más baja): un molde para hacer waffles.

“Para Gravity las cosas estarían en un mundo de gravedad cero. Queríamos transmitir esa sensación. Dejaríamos caer los elementos del techo y luego invertiríamos el material. Construimos una catapulta para lanzar cosas desde el suelo, llenamos una bocina con jarabe y luego tocamos música a través de él “, explica Ma.

Quería mantenerse fiel a los directores en los que se inspiró. Eso significaba combinar los colores de cada uno de sus cortometrajes con el largometraje correspondiente, recurriendo a los efectos especiales solo una vez y usando 100% productos comestibles.

El equipo fue cuidadoso y meticuloso para crear cada película y midió cada pilar para asegurarse de que estaban en el centro de la toma, como Wes Anderson lo hacía; incluso vieron videos de los astronautas bebiendo agua en el espacio para que pudieran recrearlo con el jarabe.

¿Por qué hacer todo este esfuerzo para imitar a estos directores usando comida? Ma -que ha dirigido comerciales para marcas como Ritz- piensa que a menudo el espacio alimenticio se vuelve demasiado “serio”.

“Cuando se presenta la comida de una manera que se siente más épica de lo que debe ser, pueden reírse y disfrutarlo más”, dice. “Pero también permite apreciar los detalles más finos de la comida.”

 

Deja un comentario