Lucha libre

Unos representan el papel de buenos y otros el de villanos

El líder norcoreano y sus oficiales. rn
El líder norcoreano y sus oficiales. AFP PHOTO

 

Las bravatas que se intercambian Donald Trump, Nicolás Maduro y Kim Jong-un constituyen una parodia de la lucha libre, un deporte muy popular en Estados Unidos, que llena las cadenas de televisión los fines de semana. Antes del combate los luchadores, con más de 130 kilos de peso, se exhiben teatralmente con vestidos, cabelleras y tocados extravagantes, y se comportan de forma muy agresiva ante las cámaras con un lenguaje soez lleno de amenazas violentas hacia su contrincante. Unos representan el papel de buenos y otros el de villanos. A veces fuera de las cuerdas se colocan otros luchadores que intervienen cuando los buenos o los malos están en peligro. Pero al final los buenos siempre ganan. La misma impostada procacidad se ha establecido ahora en la política norteamericana como una representación viva de la más genuina lucha libre. Entra Donald Trump en el cuadrilátero internacional vestido con calzón azul y corbata roja que contrastan con su almidonado tupé amarillo y grita que va a atacar con furia y fuego. En una esquina le espera Kim Jong-un, con notable sobrepeso y el occipucio esquilado, quien responde con la amenaza de soltar una bomba de hidrógeno recién horneada y desde otra esquina el incontinente bocazas de Nicolás Maduro, ataviado con la bandera venezolana, suelta las consabidas soflamas. El combate está amañado ya que Trump, después de golpes, caídas y desalojos del ring totalmente trucados, espera dar el último aullido de la victoria. Todo es una ficción teatral para distraer al público de otros graves problemas que afectan al mundo, pero los luchadores no están libres de una caída fortuita con daño grave o que otros luchadores, Putin o Xi Jinping, que están observando el combate y el triunfo del bueno oficial, salten también al cuadrilátero y la representación acabe en una real y divertida guerra nuclear.

MANUEL VICENT

https://elpais.com

Deja un comentario