Un millón de dólares para quien resuelva este “simple” enigma de ajedrez

El puzzle de las reinas consiste en colocar varias damas en un tablero sin que se coman entre ellas

Varias figuras en un tablero de ajedrez. Ampliar foto
Varias figuras en un tablero de ajedrez. PIXABAY

 

El Instituto Clay de Matemáticas, un centro de estudio de las matemáticas estadounidense, ofrece un millón de dólares (840.000 euros) a quien resuelva un “simple” enigma de ajedrez de más de un siglo de existencia. El reto consiste en colocar 1.000 reinas en un tablero de 1.000×1.000 sin que se coman unas a otras. Es decir, que no haya dos reinas en la misma fila, columna y diagonal. Varios científicos llevan años intentando crear el algoritmo que encuentre todas las soluciones del enigma.

Una solución en un tablero de 8x8.
Una solución en un tablero de 8×8. EL PAÍS
 

El interrogante tiene su origen en el problema de de las ocho reinas, que fue planteado en 1848 por el jugador de ajedrez alemán Max Bezzel. El objetivo era poner ocho reinas sobre un tablero estándar (8×8) sin que se amenazaran entre ellas. El matemático ciego Franz Nauck resolvió el puzzle por completo en 1850. El enigma cuenta con 92 soluciones: 12 de ellas son básicas, y las 80 restantes se obtienen por giros y simetrías.

A medida que el tablero y el número de reinas aumenta, también lo hace el número de soluciones. Por lo tanto, el enigma es más difícil de resolver. Un grupo de profesores de la Universidad de Saint Andrews (Escocia) asegura que cuando el tablero de ajedrez es de 1.000×1.000 o más grande, los programadores son incapaces de encontrar todas las soluciones del enigma. Estos investigadores explican que las combinaciones son tan elevadas que cualquier programa informático tardaría años en completar el puzzle.

Movimientos posibles de una reina.
Movimientos posibles de una reina. EL PAÍS
 

Para el profesor Peter Nightingale, investigador de la citada universidad, el enigma de las reinas es importante porque un programa capaz de resolverlo podría ser adaptado para solucionar otras cuestiones como el diseño de microchips o el descifrado de sistemas de seguridad en Internet. “Esto incluiría desde problemas triviales como descubrir el grupo de tus amigos de Facebook que no se conocen entre sí, hasta otros más cruciales, como crackear las claves de las transacciones bancarias”, concluye el profesor de la Universidad de Saint Andrews Ian Gent.

https://elpais.com

Deja un comentario