El Partido Popular es una banda criminal

Según la Convención de Palermo del año 2000: Una organización criminal es un grupo estructurado de dos o más personas que existe durante cierto tiempo y que actúa concertadamente con el propósito de cometer uno o más delitos tipificados.

Resultado de imagen para El Partido Popular es una banda criminal

Si analizamos esta definición podemos concluir que el Partido Popular es una organización criminal. En primer lugar porque es un grupo estructurado, con una jerarquía definida, sin duda nadie puede negar ya, que muchos de sus miembros han cometido delitos graves, claramente tipificados en el código penal, que los implicados son más de dos y que los han durante los últimos veinte años.

Por lo tanto debemos llamar a las cosas por su nombre, basta ya de eufemismos inútiles que tratan de esconder la verdad. Una organización donde se ha generado constantes delitos con tramas tan importantes como: El caso Bárcenas, la trama Gürtel, la trama Púnica, la trama Lezo, la trama del dinero negro utilizado como pago corriente y las otras tramas que han sido descubiertas, los últimos años, en Baleares, Valencia, Murcia y Madrid no deja lugar a ninguna duda. El Partido Popular es una banda criminal.

Si a todo ello añadimos que en ellas han participado además de los políticos peperos, empresarios, y que en algunos casos se han implicado, presuntamente, miembros del gobierno y del estamento judicial para beneficiarias, podemos concluir que estamos ante una organización más cercana al término mafia que a la de simple delincuencia.

Una organización (el PP) que tiene cerca de 900 imputados (entre ellos todos sus tesoreros nacionales de las últimas décadas), cuyos delitos cubren gran parte del territorio español, que ha ganado elecciones con presupuestos inflados de forma ilegal y que ha ocultado y defendido a los presuntos delincuentes hasta el límite máximo, es más que un partido político, es una banda criminal.

El caso de la operación Lezo es un claro ejemplo. Apenas empezado a investigar, ha dejado claro que, presuntamente, el capo de la mima –Ignacio González, hoy en la cárcel— se ha valido del gobierno, donde dos ministerios están directamente implicados –presuntamente–, Interior y Justicia, además del Fiscal General del Estado y del Fiscal Anticorrupción, con el fin de conocer pormenores de su caso y presionar para evitar que avanzara.

Entre todas las tramas de corrupción descubiertas –sin contar las que puedan surgir en adelante— nos han estafado cerca de 90.000 millones de euros al año (cifra avalada por la Cámara Nacional de Mercados y Competencia y varias universidades). Una cifra superior a todos los recortes que hemos sufrido en los últimos años. A cada español, la corrupción le cuesta 500 euros al año. No es ninguna broma.

Es hora de que paguen los traidores y devuelvan el dinero. Por cierto los traidores no son los que quieren hacer un referéndum en Cataluña, ni los que se manifiestan y rodean el Congreso. Tampoco lo son los que hacen huelgas para defenderse. Los traidores tienen nombre y apellidos y muchos están o estaban (cuando han cometido el delito, los echan o se van) en el Partido Popular. Eso sí, avalados por millones de españoles que, a sabiendas, votan a los corruptos y se convierten en sus acólitos, y en cómplices morales de sus delitos.

Salud y República

Publicado por RGAlmazán

http://rafa-almazan.blogspot.mx/

También te puede interesar...

Apagón juvenil

Resultado de imagen para la juventud de hoy esta perdida
La ansiedad no tiene manías. Acribilla a sus víctimas sin respetar siquiera la mayoría de edad y se extiende entre los jóvenes igual que un nubarrón negro que termina por desencadenar la tormenta perfecta. A edades demasiado tempranas llega a su mesilla de noche la fluoxetina, que los psiquiatras recetan a los muchachos para que puedan seguir levantándose de la cama y librarse del sentimiento de irrealidad que les invade, como si su vida no fuera con ellos. Pero ¿y después de la medicación, qué? Extraños ante la percepción de sí mismos, ven delante suyo un infinito camino de piedras que les inhibe, en un tiempo en que debería estarles permitida la fantasía –e incluso el error­­– al buscar su lugar en el mundo. La idea del fracaso les persigue en forma de látigo. Hoy el concepto de autoridad en la educación occidental se ha rebajado, aunque el debate continúa vigente sin escapar de los binomios permisividad-rigidez, educación en valores-educación en resultados, como si no pudiera hallarse un punto medio.
En el Reino Unido, un 25% de los jóvenes entre los 16 y los 24, la edad de tontear, además de aprender, padece una enfermedad mental. Las actuales presiones, el bullying, el peso de su imagen –en una edad en que los complejos se agrandan–, así como la incertidumbre acerca del futuro que les espera, son algunas de la causas del aumento de cuadros de depresión y ataques de pánico. No hay ligereza en su modo de sentir la juventud, sino carga. Los trabajos precarios y mal pagados impactan en su bienestar, tanto psicológico como social.
En España, el desempleo juvenil representa un drama soterrado: la tasa de desempleo entre los que aún no han cumplido los 25 es del 42,9%. Y aunque el paro haya caído más de medio millón, el perfil del parado español no deja lugar para el optimismo: mujeres, menores de 25 años, sin formación especializada y que llevan ya un tiempo sin trabajar. A menudo nos quejamos de la puerilidad de nuestro mundo, tan deformado por el peterpanismo, esa eterna adolescencia que imprime laxitud al presente. Pero ¿verdaderamente les ofrecemos las herramientas necesarias? O, mejor dicho, ¿no les endilgamos un puñado de asideros erróneos? Por un lado, se quiebra la cultura del esfuerzo: Educación planea permitir a los alumnos obtener el título de graduado de la ESO con dos asignaturas pendientes (siempre que no sean lengua castellana o matemáticas). Y, por otro, se elimina la literatura del bachillerato –después de haberse cargado la filosofía–, un despropósito el de desheredar más aún a las gene­raciones futuras, arrebatándoles uno de sus poderes reales: los libros son refugio y vuelo, nutrientes que contribuyen a forjar el carácter y a alimentar el entusiasmo que, según Emerson, es “la madre del esfuerzo, sin él jamás se consiguió nada grande”. En su lugar, aumenta la venta de ansiolíticos.
http://www.elboomeran.com/blog
También te puede interesar...

Intolerancia y otras idioteces

Resultado de imagen

Hace tiempo que los libros de texto escolares en España se han convertido en interesante territorio donde espigar lo que nos espera. O lo que vamos teniendo ya. Un observador superficial deduciría que todo responde al plan maquiavélico de un profesor Moriarty que se proponga convertirnos, de aquí a una generación, en un país de imbéciles analfabetos; aunque, eso sí, rigurosa y políticamente correctos. Pero no creo que haya plan. Ojalá tuviéramos uno. Se trata, en realidad, de simple contagio colectivo e inexorable, propio de un país como el nuestro, donde cuando se celebre el Día del Orgullo Gilipollas no vamos a caber todos en la calle.

El último hallazgo acabo de hacerlo en un texto escolar de 5º de Primaria. Tras la triple pregunta ¿Cuál era la religión en los reinos de los reyes católicos? ¿Qué les sucedió a los judíos y musulmanes en esta época? ¿Qué era el Tribunal de la Inquisición?, cuestión absolutamente lógica y que con buenos profesores se presta a útiles debates sobre momentos decisivos –para bien y para mal– en la historia de España, figura, bajo el epígrafe Educación Cívica, otra doble pregunta de carga envenenada:¿Crees que los Reyes Católicos eran tolerantes? ¿Qué opinas sobre que se obligue a las personas a practicar una religión?.

La respuesta a esa simpleza no puede ser más que una: los Reyes Católicos no eran tolerantes ni por el forro, y es malo que se obligue a nadie a practicar una religión, como hicieron ellos y sus sucesores. Faltaría más. La misma forma de plantear la pregunta conduce, inevitablemente, a esa respuesta simple, que en realidad no lo es tanto. De ahí lo peligroso del asunto. Su carga envenenada.

Vistos desde aquí, por supuesto, los Reyes Católicos no eran tolerantes en absoluto. Lo que eran es una mujer, Isabel de Castilla, y un hombre, Fernando de Aragón –reino que incluía el condado de Cataluña, entre otras cosas–, cuyo matrimonio unió a dos extraordinarios personajes de Estado que, con decisión política y visión de futuro, consiguieron la unidad de España al conquistar el reino musulmán de Granada. Los dos eran inteligentes y poderosos –los más poderosos de su tiempo en Europa–, pero desde luego no eran tolerantes. No podían serlo, como no lo fue ninguno de sus coetáneos, ni el papa de Roma, ni los reyes de Francia o Inglaterra, ni el sultán de Turquía, ni nadie con mando en plaza. La tolerancia, como la entendemos hoy, estaba reñida con el poder, con las nacionalidades que se empezaban a afirmar –la española fue de las primeras– y con la guerra y la violencia, instrumento habitual de relación entre comunidades, territorios, pueblos, estados y religiones. Con tolerancia no se habría construido España, como tampoco ninguno de los países hoy conocidos. Y en el siglo XV, la religión era fundamental a la hora de establecer todo eso. Sin unidad religiosa era imposible establecer unidades políticas; y esa cruda realidad aún daría pie a muchas guerras y atrocidades en los siglos siguientes: guerras de religión que ensangrentarían Europa y muchos otros lugares.

Desde luego que la respuesta es no. Desde una mirada actual, tolerantes no fueron los Reyes Católicos, ni antes de ellos los cruzados, ni Saladino, ni los reinos hispanos, ni Almanzor, ni lo serían después Carlos V, Felipe II, Lutero, Calvino, Napoleón, Robespierre, Lenin, ni nadie que haya pretendido consolidar su poder y vencer a sus enemigos. Ni en Atapuerca lo eran. La Historia de la Humanidad, entre otras cosas, está hecha de intolerancias. Y atribuir ese rasgo a unos reyes decisivos para España sin situar el asunto en el contexto real de su tiempo, supone una irresponsabilidad. Significa echar, sobre nuestras siempre maltrechas espaldas históricas, falsas responsabilidades y complejos perniciosos y estúpidos.

Nuestro pasado fue tan crudo, triste, fascinante y admirable como el de cualquier otro país. Transcurrió en un mundo en el que todos jugaban con las mismas reglas, o ausencia de ellas. Juzgar a sus actores con ojos del presente es una injusticia y un error, sobre todo en esta España que vive mucho de lo oído y poco de lo leído. Aplicar la mirada ética de hoy a los hechos de entonces no sirve sino para que los jóvenes renieguen de una historia que no es mejor ni peor que en otros países o naciones. Así que no mezclemos churras con merinas. Preguntemos a un joven estudiante si un neonazi, un maltratador de mujeres o un yihadista son tolerantes, y situemos a los Reyes Católicos en el contexto que les corresponde. El deber de un sistema educativo es conseguir que la historia, el pasado, la memoria, se estudien para comprenderlos. No para condenarlos desde la simpleza y la ignorancia.

Portada

También te puede interesar...

Expediente

¿Qué hacer? Suicidarte o escribir El Proceso. Lo que te salga, tú verás

Acto conmemorativo de la festividad de la Patrona de la Guardia Civil celebrado en Málaga el pasado día 10.
Acto conmemorativo de la festividad de la Patrona de la Guardia Civil celebrado en Málaga el pasado día 10. CORDON PRESS

 

Un teniente de la Guardia Civil ha expedientado a una agente por tener la regla. Lo estoy exagerando porque vivimos de eso, de exagerar. Lo cierto es que a la agente, que estaba de servicio, le bajó la regla de improviso y se retiró unos minutos para colocarse una compresa y evitar manchar el uniforme o el asiento del coche patrulla. Entonces llegó el teniente y le afeó la conducta, no sabemos cuál, si la de menstruar o la de colocarse la compresa. Da pena hablar de estos asuntos íntimos en público, pero más lástima da que sucedan cosas así en el interior del Cuerpo por antonomasia, signifique lo que signifique antonomasia. El expediente sigue su curso, como todos los expedientes y ya veremos en qué queda la cosa.

Hablamos por hablar porque no sabemos qué rayos es un expediente. A mí me han abierto varios a lo largo de la vida sin que llegara a averiguar por qué o en qué acabaron. El auténtico protagonista de El proceso, la novela de Kafka, es un expediente que pesa sobre el personaje principal como la espada de Damocles (o la de Pericles, que decía un sargento de la mili). Tal expediente, en el libro de Kafka, adquiere con el paso de la acción un tono metafísico, como para significar que todos, lo sepamos o no, somos objeto de un expediente como somos herederos del pecado original. Lo que ocurre es que hay portadores sanos y portadores enfermos. Un día, a los cuarenta años, estás tan feliz disfrutando de un vermú y te viene el expediente de golpe, como una menstruación inesperada.

¿Qué hacer? Suicidarte o escribir El proceso. Lo que te salga, tú verás. Pero a un expediente de carácter metafísico no le puedes dar órdenes. Y a la regla, tampoco. A ver entonces qué pasa con el de la guardia civil, pobre.

JUAN JOSÉ MILLÁS

http://elpais.com

También te puede interesar...

Del futuro diccionario de las redes

GONZALO TORNÉ  


Resultado de imagen para Del futuro diccionario de las redes
Cualquier grupo con capacidad para cerrarse sobre sí mismo durante periodos de tiempo más o menos prolongados (aunque sean intermitentes) tiende a desarrollar una serie de palabras y expresiones propias con las que no solo se define el tono verbal del grupo, sino que, a poco que los participantes sean ingeniosos, terminan reflejando cómo piensan o cómo miran la realidad más cercana. Parejas, familias, grupos de trabajo, contertulios, da igual… el fenómeno es casi universal y se infiltra en cualquier especie de grupo constituido.

No descubro nada nuevo: se trata de un efecto bien conocido y en manos de alguien talentoso se puede sacar un maravilloso provecho. Por poner un célebre ejemplo libresco véase como Natalia Ginzburg lograba en Léxico familiar un vivísimo fresco de la resistencia italiana, la vida judía y sus propias inquietudes intelectuales partiendo de la glosa (con aires cómicos, al menos en un primer momento) de las expresiones recurrentes de su familia. Un excelente retrato de época (y de los complicados, recorrido por tensas venas políticas y morales) partiendo de una colección de expresiones mundanas.

¿No podría hacerse algo parecido con el “vocabulario” de las Redes Sociales? ¿No se supone que allí destellan reflejos contestatarios de la “realidad” tal y como la emiten los medios de papel y audiovisuales? ¿Y no ha sido desde siempre una manera de desactivar el lenguaje dominante alterar el sentido de una palabra o poner una expresión nueva donde el peso político de la vieja la ha vuelto ya inservible? ¿No sirve una expresión como “cipotudo” para que de repente se condensen de manera significativa y comunicable una serie de sospechas compartidas sobre la ineficiencia de ciertos estilos?

Se me objetará que para que un proyecto así llegue a buen puerto se requiere de una Ginzburg; pero no nos confundamos, tampoco solicito que alguien escriba una obra maestra me conformaría con un diccionario servicial que mejore lo que tenemos ahora, el inane trending-topic, que apenas refleja una lista de las palabras más repetidas, rendida al criterio cuantitativo que siempre es el más previsible.

Inciso: también me consta que hay diccionarios sobre vocablos más o menos técnicos (hastag, meme, troll, retuit…) pero lo que propongo no tiene tanto que ver con los diversos “marcos” como con los usos variables que hacen los usuarios de los espacios. Nos convendría un diccionario histórico de softcore y no de hardcore, para entendernos.

Hasta cierto punto se trata de un trabajo sencillo siempre que quien lo aborde tenga algo de talento y mucha paciencia. Se deberían seleccionar aquellos términos que permitiesen entrever los principales debates, tanto políticos como estéticos, y los tonos dominantes. También ayudaría dotar al libro de cierta perspectiva temporal. Convendría apartar como a una mosca la tentación de ser sistemático o demasiado “científico”. El buen diccionario de usos debería ser impresionista, sesgado, arbitrario y un poco tendencioso.

Si tuviese tiempo (ay, si tuviésemos tiempo) me pondría ahora mismo, pero si alguien se anima y el resultado no es un completo disparate me comprometo a buscarle un editor. Aunque posiblemente a estas alturas del artículo igual hay un puñado pensándose si hacer un encargo en firme.

@gonzalotorne

El esqueleto global

Con tanto WiFi, onda, Bluetooth e inalámbrico creo que ya asociamos instintivamente la Red a una suerte de energía flotante y aérea, inmaterial, parecida al éter, y nos olvidamos de su sustentáculo físico. Lo recordé hace unas semanas leyendo a un gurú en el trance de pronosticar cuando iba a colapsarse la Red a causa de una acumulación excesiva de datos (hacia 2030 según sus cálculos). Una vez apagada la Red, ¿cómo no imaginar las extensas tuberías por donde ahora vuela la información como los huesos de un esqueleto que el sol ha ido descarnando y blanqueando? Solo su carácter medio secreto (qué tentación para gamberros) impide que se celebre abiertamente como la mayor obra de ingeniería de la humanidad, la más global, que deja en apenas nada a la Muralla China. Qué conjeturas no harán nuestros descendientes si algún cataclismo cortase la correa de transmisión de la cultura al descubrir el intrincado sistema de pasadizos y tuberías metálicas que atraviesa mares y surca desiertos para contribuir a la ficción aérea de una Red inmaterial.

http://www.elcultural.com/revista/opinion
También te puede interesar...

La guerra de los mundos

El siglo XX vino por el Atlántico y el siglo XXI se está yendo por el Pacífico

El presidente Donald Trump con el presidente chino, Xi Jinping en Mar-a-LPalm Beach, Florida (Estados Unidos)
El presidente Donald Trump con el presidente chino, Xi Jinping en Mar-a-LPalm Beach, Florida (Estados Unidos) CARLOS BARRIA / REUTERS

 

El lenguaje corporal es el más revelador en la comunicación humana. Antes del ataque a Siria, tras los ojos entornados del presidente estadounidense, Donald Trump, y los genéticamente rasgados del líder chino, Xi Jinping, se libra la batalla más importante del momento. El enfrentamiento ya no es ideológico. Ya no es racial. Ya no son las armas. Ahora consiste en el dominio tecnológico y en las reglas del juego que se impongan. La reciente reunión de ambos líderes en Mar-a-Lago, la lujosa propiedad de Trump en Florida con sus campos de golf y con los enormes gastos que implica trasladar la Casa Blanca hasta Palm Beach, no ha disfrazado ni ocultado la verdad del diálogo profundo entre los dos mandatarios, que abarcó desde el déficit comercial y la futura relación entre Washington y Pekín hasta el programa nuclear norcoreano.
No hace falta ser un genio para comprender que Trump, experto en el arte de la componenda, quiere hacer con China lo mismo que hizo con los bancos que cometieron el error de prestarle dinero: devolver lo menos posible. Pekín es el mayor acreedor de la deuda pública de Estados Unidos. Por lo tanto, si el imperio del Norte quiebra, el gigante asiático también.
En ese contexto, Trump, que es un hombre antiguo que tiene instinto pero no conocimiento, no ha comprendido todavía que el poder moderno no solo se basa en la fuerza y en el dinero, sino que se sustenta en el control del software. China ya dio su gran salto hacia adelante, ya no es un país de esclavos, ha dejado de ser un país de manufacturas para convertirse en un país de inteligencia. Y ha usado el dinero que ganó para comprar Occidente por las buenas, creándole unas grandes necesidades de consumo, y por las malas, imitando su enorme capacidad de corrupción para ayudarle a corromperse más y mejor.
Deng Xiaoping escapó de la gran matanza de la Revolución Cultural cuando desarrolló un plan maestro para hacer de la República Popular china la primera potencia que sacudiese al mundo. Tuvo el cuidado de estudiar las mejores prácticas de Occidente y, además, le tocó presenciar cómo se prostituía y la manera en la que la lujuria y la codicia sin límite usaban a los auditores para robar a los incautos accionistas. Aprendió lo bueno y lo malo del capitalismo. China tiene una debilidad estructural, no es una democracia, pero se ha convertido en el principal talón de Aquiles del imperio del Norte.
El tercero en discordia, Vladímir Putin, consiguió a través del “hackeo” y la tecnología poner en apuros la maquinaria política estadounidense. En ese sentido, hay un gran defecto y una gran ventaja. Y es que el poderío tecnológico chino no está en manos de representantes del mundo libre porque está al servicio de Pekín.
Mientras que, en EE UU, los que de verdad hoy controlan el mundo moderno, como los Zuckerberg o los Gates, solo son responsables ante sí mismos, y el hecho de no haberse quitado las Nike y no haber tenido necesidad de aprender el oficio del poder, ha provocado que existan grandes fortunas sin un proyecto social ni político, dando origen a un mercado que se puede “hackear” y destruir no sólo imponiendo al presidente de Estados Unidos, sino controlando todo su software.
Seguramente en los siglos XVIII, XIX y XX la democracia era el mejor sistema y el más estable. Pero ahora en el siglo XXI, en el que la guerra de las galaxias empieza a parecerse a un cuento de los hermanos Grimm, el control del Estado mediante el poder tecnológico es la única garantía de la estabilidad del sistema. En este momento, Occidente tiene una desventaja frente a Oriente porque tanto China con su estructura, como Rusia con su ambición, dominan todos y cada uno de los centros del poder tecnológico, mientras que Estados Unidos sólo domina la competencia y puede ser anulado, prostituido y vencido desde las deficiencias del Estado.
La balanza comercial no es lo importante entre Xi Jinping y Donald Trump, lo importante es comprender y aceptar que el siglo XX vino por el Atlántico y el siglo XXI se está yendo por el Pacífico.

ANTONIO NAVALÓN

http://elpais.com

También te puede interesar...

La desgracia de ser afortunado

Petróleo (recurso estratégico por excelencia), diamantes, oro, plata, platino, cobalto, hierro, uranio, zinc, estaño, plomo, bauxita, cobre, madera, manganeso… recursos naturales todos ellos, pueden llevarnos a la idea preconcebida de que su propiedad traerá un elevado grado de desarrollo y nivel de vida para aquella sociedad que los posea, al menos siempre que se lleve a cabo una gestión correcta de ellos (véase el caso noruego con el petróleo, nacionalizado parcialmente -Statoil- y cuyos ingresos se destinan principalmente a mantener su Estado del Bienestar). Sin embargo, existen numerosos ejemplos de países con gran abundancia de recursos, cuya propiedad no les ha traído más que problemas como guerras e incluso golpes de Estado en los casos más extremos, hasta deforestación o elevados niveles de contaminación medioambiental en otras ocasiones.

Sirva como ejemplo la región del África subsahariana, donde pese a que se estima que allí se concentran alrededor del 20% de las reservas mundiales de uranio, 90% de cobalto, 40% de platino, 65% de manganeso y un 50% de oro y diamantes, los niveles de desarrollo humano siguen siendo de los más bajos del mundo. De hecho, de los 54 países que conforman el continente africano, 23 se encuentran entre los 26 países con menor Índice de Desarrollo Humano, aunque haya alguno como la República Democrática del Congo que posee en torno al 80% de las reservas mundiales del coltán, el mineral con el que se producen tabletas, móviles, ordenadores… y que se extrae en unas condiciones deplorables, de manera ilegal, recurriendo en numerosas ocasiones incluso a la explotación infantil, dada su mayor facilidad para acceder a las minas, ya que las entradas suelen ser muy reducidas. Un ejemplo de la dependencia mundial de este preciado mineral, es que Sony tuvo que retrasar el lanzamiento de la PlayStation 2 hasta la primavera del año 2000 por carecer de cantidades suficientes de coltán para su producción masiva.

 

El problema del extractivismo (la extracción de recursos naturales pese al impacto natural que esto supone) ha tenido serias consecuencias, principalmente en América Latina (Brasil, Venezuela o Ecuador con el petróleo y la minería, por ejemplo), llegando incluso a dividir gobiernos como el de Rafael Correa, ya que el que fuera su Ministro de Energía y Minas Alberto Acosta, abandonó el partido gubernamental pasando a ser uno de los opositores de izquierda más críticos de la administración del Mashi, debido al conflicto que generó la Iniciativa del Yasuní-ITT (entre otras diferencias), la cual explicaré más adelante.

La orientación política que tomen estos países propietarios de recursos será decisiva en muchas ocasiones para su propio futuro, como sucedió en el caso de la República Democrática del Congo (quien, por cierto, tuvo que aceptar la deuda externa de Bélgica para obtener su independencia). Este enorme país de casi 80 millones de habitantes alcanzó su independencia en 1960, un año después de que se celebrasen elecciones y saliese elegido primer ministro Patrice Lumumba, revolucionario líder del Movimiento Nacional Congoleño y que había luchado por la libertad del pueblo congoleño. Lumumba, ante los movimientos secesionistas que se le presentaron (apoyados por Bélgica para seguir controlando los recursos minerales del país), optó por pedir ayuda a la Unión Soviética y así evitar la fragmentación de su territorio, la cual respondió con una intervención en las regiones conflictivas.

Ante el temor a que las ideas marxistas se instaurasen nuevamente en un país, en este caso africano, los servicios secretos belgas en colaboración con la CIA asesinaron a Lumumba, rociándolo definitivamente con ácido para hacer desaparecer su cuerpo, dando lugar a una brutal dictadura de más de 30 años. En diciembre de 1999 se presentó una moción en el Parlamento de Bélgica, que sería aprobada en febrero de 2002, para la creación de una comisión parlamentaria encargada de investigar las circunstancias y el grado de implicación de su país en el asesinato (hipervínculo adjunto).

Otro caso más conocido de saqueo de un recurso natural fue la invasión norteamericana de Irak en el año 2003, sin el aval del Consejo de Seguridad de la ONU (Francia vetó la intervención, lo que provocó serias diferencias diplomáticas entre ambos países) y bajo el pretexto de que el país de Oriente Medio poseía armas de destrucción masiva, las cuales nunca fueron encontradas (incluso posteriormente los inspectores designados al efecto no pudieron encontrar pruebas de que éstas existieran). La realidad es que tras la invasión imperialista, las empresas de EEUU y Reino Unido pudieron acceder a las grandes reservas de crudo que poseía Irak, llegando incluso a tener tensiones acerca de su reparto.

Algo similar pasó en Libia en 2011, después de los bombardeos de la OTAN y el derrocamiento de Gaddafi (actualmente el país está devastado y dividido, con un gobierno en Trípoli y otro en Tobruk), el petróleo, que era público hasta entonces y permitió al país ser con diferencia el más desarrollado de toda África, pasó a manos de empresas privadas como la British Petroleum, que pudo sacar grandes dividendos de la explotación del conocido como “oro negro”.

En Ecuador, el gobierno de Rafael Correa elaboró la Iniciativa Yasuní-ITT, que condicionaba el mantenimiento de un sector del Parque nacional Yasuní (ubicado en los cuadrantes de explotación petrolífera Ishpingo, Tiputini y Tambococha y con una gran variedad de flora y fauna) a un mecanismo de compensación económica por parte de la comunidad internacional, bajo los criterios de economía ecológica y ambiental, ya que al no explotar esos recursos petrolíferos dejaba de recibir los ingresos que generaría su venta. Dicho con otras palabras, lo que el estado ecuatoriano no recibiría de la venta del petróleo que no iba a extraer, lo abonaría el resto de la comunidad internacional.

Sin embargo, no se recaudaron los fondos esperados por parte del resto de países, por lo que Correa anunció el 15 de agosto de 2013 que el proyecto se daba por finalizado y que el 0.1% del Parque nacional se usaría para la extracción petrolífera, pese a los sucesos pasados con Chevron (en 2003 las comunidades indígenas de la provincia de Sucumbios demandaron a la multinacional estadounidense por el derramamiento de más de 80.000 toneladas de residuos petrolíferos en el Lago Agrio entre 1964 y 1992). Este cambio de postura supuso la ruptura con Alianza País del antiguo ministro Acosta, quien fundó un nuevo partido y se presentó como candidato a las presidenciales del año 2013. Economía vs Ecología, el eterno dilema.

Álvaro Chueca Gómez
Estudiante del Máster en Economía Internacional y Desarrollo de la UCM

http://blogs.publico.es/econonuestra

También te puede interesar...

EEUU inicia la tercera fase de la operación “Desmantelar Siria”

Nazanin Armanian

Resultado de imagen para bombardeo de eeuu a siria

Bajo el pretexto de castigar al gobierno de Bashar al Assad por el supuesto uso de armas químicas contra la población de Khan Sheikhoun el día 4 de abril, el régimen de Donald Trump ha lanzado unos 60 misiles sobre una base militar siria, sin la autorización de la ONU, ni siquiera la del Congreso de EEUU. Washington y sus aliados europeos, árabes, turcos e israelíes no han presentado ni una sola prueba, ni han realizado ninguna investigación al respecto. La ausencia de información impide saber el tipo de arma química utilizado. Si ha sido el gas nervioso Sarín (el que Assad entregó a la ONU en 2013) ¿por qué los llamados “Cascos Blancos” -que operan en la zona controlada por los terroristas-, tocan el cuerpo de los heridos y fallecidos sin protección?. Siria, recientemente denunció ante la ONU la entrada en Idlib de productos químicos desde Iraq y Turquía, países bajo el control militar de EEUU.

Es posible que estemos ante la tercera fase de la destrucción del estado sirio: la primera tuvo lugar entre 2008 y2014 desestabilizando el país, y la segunda se inició patrocinando a los “yihadistas” del Estado Islámico, quienes ya han cumplido su misión: arrasar Siria, para allanar el camino de una intervención terrestre “low cost” de la OTAN.

¿“Cui bono” del uso de armas químicas?

Sobre la autoría de lo sucedido hay varias versiones:

  1. Que la aviación siria haya lanzado gas Sarín sobre una fábrica de armas tóxicas controlada por los terroristas, desatando el letal agente nervioso. Si es así, Assad además de tonto debe ser un suicida, justo cuando días antes Trump había afirmado que abandonaba la idea de derrocarle.    
  2. Que, como afirma Kremlin, Siria bombardeó esta fábrica de armas de los rebeldes, sin saber que allí habían depositado armas químicas.  
  3. Que los terroristas hayan cometido este acto bajo la “bandera falsa”, dando pretexto a la OTAN para intervenir, al ver que Trump se negaba a deponer al presidente sirio. Según New York Times (del 21 de noviembre del 2016), el ISIS ha utilizado armas químicas en 52 ocasiones en Siria e Iraq. ¿Quién se los proporciona?
  4. Que un grupo de la oposición las haya usado contra otro, culpando al gobierno sirio. Al Qaeda en varias ocasiones ha realizado matanzas colectivas de los militantes de grupos rivales.
  5. No se debe descartar que fuese una de las “operaciones encubiertas” de los Escuadrones de la muerte creados en 2011 por el experto en la materia Robert Ford, el ex embajador de EEUU en Damasco y en Bagdad.

El asesinato de los civiles, considerado “daño colateral” por una causa superior es un atroz crimen de guerra. Los propósitos de EEUU de esta acusación son las mismas que persiguió en septiembre del 2013 acusando al gobierno sirio del uso de armas de destrucción masiva, a pesar de que los rebeldes reconocieron su implicación a la periodista de Associated Press, Dale Gavlak: las habían recibido de Arabia saudí y fue un “accidente” por mala manipulación de las mismas.

Los objetivos del ataque de EEUU

  • Asestar un duro golpe a aquella facción del stablishment  que se acercaba a Rusia e Irán, al considerar a China el principal enemigo del imperio, y cuya representante fue Obama. Los gobiernos de Israel, Arabia Saudi y Turquía no ocultan su satisfacción.
  • Suspender la conferencia organizada por la ONU sobre la paz en Siria, que iba a celebrarse el 5 de abril. El fracaso de las negociaciones realizadas entre Turquía, Irán y la oposición siria de Astaná (Kazajistán) dirigidas por Moscú, puede haber contribuido a la toma de esta decisión.
  • Crear zonas de exclusión aérea y terrestre en las fornteras de Siria con Jordania y Turquía. Trump ordenó públicamente al Pentágono establecer zonas “seguras” en Siria el 19 de enero pasado, iniciando la balcanización del país que iría con una paz armada.
  • Forzar a Assad a elegir entre una de las 5 opciones de cómo puede abandonar el poder, que se le ofreció el mayo del 2016: Rex Tillerson anuncia que se está dando pasos para eliminar al presidente sirio. Éste ha sido el propósito de EEUU desde el 2006. Al contrario de quienes (peligrosamente) menosprecian el incontestable poderío militar de EEUU, afirmando que Rusia e Irán han conseguido salvar a Assad de los ataques de la suma de las fuerzas de la OTAN, Israel, y los 11 países árabes del Consejo de Cooperación del Golfo Pérsico, lo cierto es que Barak Obama retrasó el destitución del doctor Assad por las siguientes razones:
  1. No provocar a Irán (que considera a Siria su profundidad estratégica para disuadir a Israel de un ataque) en el medio de las negociaciones nucleares. Para Obama era más importante entrar en la historia por haber impedido un Irán nuclear (y sin dispararle un sólo misil) que eliminar a un presidente en Siria que se iba a caer tarde o temprano.
  2. La incapacidad de la oposición a formar una alternativa viable a Assad.
  3. Decidió convertir a Siria en un pantano, donde los enemigos de EEUU e Israel (Rusia, Irán, Turquía, Hizbolá, etc.) se desgastaban, que no cerrar la guerra. Ante enemigos debilitados, los costos de una intervención directa en el futuro serían menor.  

EEUU avanza en su plan de reconfigurar el mapa del estratégico Oriente Próximo, iniciado tras el derrumbe de la Unión Soviética.  La principal tarea de las fuerzas progresistas en estos momentos no es defender la inocencia de Assad (que se está cayendo desde el 2011 a cámara lenta, por la conspiración de las potencias regionales y mundiales, pero también por sus propias políticas), sino organizar movimientos contra la guerra imperialista a nivel mundial: imaginad por un momento cómo cambiaría de forma cualitativa la dimensión de ésta guerra si EEUU causa grandes bajas entre los militares rusos en Siria.

http://blogs.publico.es/puntoyseguido

También te puede interesar...

¿Falsa bandera? El periodista ‘visionario’ y otras incongruencias del ataque químico

La versión más repetida por los medios occidentales apunta al Gobierno sirio como responsable del ataque sobre la localidad siria. Sin embargo, existen puntos oscuros cuanto menos inquietantes sobre el tema.

¿Falsa bandera? El periodista 'visionario' y otras incongruencias del ataque químico

 
Amer AlmohibanyAFP

Numerosos líderes internacionales -entre ellos el presidente de EE.UU., Donald Trump– no han dudado en atribuir de inmediato al Gobierno de Bashar al Assad la responsabilidad por el ataque químico del pasado martes en la provincia de Idlib (Siria), antes incluso de que se haya llevado a cabo ninguna investigación. Por su parte, el Ejército sirio niega rotundamente el uso de materiales químicos o tóxicos en la localidad y responsabiliza de lo ocurrido a los grupos terroristas que operan en la zona.

Paul Antonopoulos, analista internacional y vicedirector de Al-Masdar News, ha recopilado varios hechos que contradicen la extendida versión que culpabiliza las Fuerzas de Damasco.

Una ‘visionaria’ campaña mediática 

Siete horas antes de que tuviera lugar el ataque en Jan Sheijun, Feras Karam, un periodista local de la cadena Orient TV, publicó en su cuenta de Twitter un mensaje un tanto inquietante: anunciaba el lanzamiento de una campaña mediática para denunciar ataques aéreos químicos en la vecina provincia de Hama antes de que estos hubieran tenido lugar.

غدا انطلاق حملة اعلامية لتغطية كثافة الغارات الجوية على ريف واستخدام بحق المدنيين.

 

“Mañana se lanzará una campaña mediática para cubrir la intensificación de los ataques aéreos sobre la gobernación de Hama y la utilización de cloro tóxico contra civiles”, reza la publicación.

Cascos Blancos sin protección y médicos de urgencias tuiteando

Unas imágenes supuestamente tomadas en el lugar de los hechos momentos después del ataque muestran a miembros de los Cascos Blancos, la polémica organización de rescatistas voluntarios en Siria, atendiendo a civiles de una forma muy expuesta: todos ellos visten un equipo de protección deficiente que ni siquiera incluye guantes.

Este detalle es cuanto menos extraño, teniendo en cuenta que la naturaleza de la composición del gas sarín –el elemento químico utilizado, según la oposición- hace que en cuestión de segundos queden afectados los músculos y el sistema nervioso de las personas que queden expuestos a él.

Ver imagen en Twitter

Using bare hands and dust masks to treat alleged Sarin victims

 

Algunos internautas apuntan que las imágenes publicadas por la organización de voluntarios no están tomadas realmente en una zona residencial. “Los camiones y la base de los #CascosBlancos me hacen creer que las víctimas fueron llevadas hasta ese lugar. El presunto ataque ocurrió en algún otro sitio”, sostiene uno de los tuits.

Another angle of the “fire hose” location: Seems to be a base, with hideouts dug into the rock pic.twitter.com/Vvl5bA12Q6


The lorries and the base makes me believe victims were brought to this location. Alleged attack occured somewhere else. pic.twitter.com/bW6vAgYSKK

Ver imagen en TwitterVer imagen en Twitter
 Asimismo, Antonopoulos recopila mensajes de varios usuarios que cuestionan el testimonio de un médico de un hospital supuestamente saturado de víctimas del ataque que, sin embargo, parecía que tenía mucho tiempo para utilizar activamente Twitter y realizar videollamadas.

Terrorist Mohammed Alloush is not a gas expert, he is just one of the participants in the crime https://twitter.com/maytham956/status/849235559117619201 


Ver imagen en Twitter

¿Un escenario de falsa bandera?

El analista apunta que los terroristas “han vuelto a crear un escenario de falsa bandera parecido al ataque con armas químicas de Ghouta en 2013, en el que el Ejército sirio fue acusado de utilizar armas de destrucción masiva justo el mismo día que los inspectores de armas de las Naciones Unidas llegaron a Damasco”.

Después de que aquello ocurriera, y a pesar de que Carla del Ponte, inspectora de armas de la ONU, asegurara que no había evidencias de que el Gobierno hubiera cometido tal ataque, se multiplicaron por todas partes los llamamientos para iniciar una intervención internacional contra Siria.

Antonopoulos explica que no se cree que las Fuerzas de Al Assad hayan decidido, precisamente ahora, llevar a cabo un ataque de este tipo: “Con el Ejército sirio y sus aliados en una posición cómoda en Siria, haciendo avances en todo el país y recuperando puntos perdidos en la zona rural de Hama, ¿por qué recurrirían ahora al uso de armas químicas?”, se pregunta.

Según él, “desafía cualquier lógica” que, “en vísperas de una conferencia sobre Siria en Bruselas” y “una semana antes de que se reanuden las negociaciones de paz”, el Gobierno decida utilizar “descaradamente” armas químicas contra la población civil.

  • De acuerdo con los datos del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, el ataque en Jan Sheijun llevado a cabo este martes se ha cobrado la vida de 58 personas. La Coalición Nacional para las Fuerzas de la Revolución y la Oposición Siria eleva el número de víctimas a 100 muertos ―entre ellas 25 niños y 15 mujeres― y 400 heridos, citando datos de la Dirección de Salud de la provincia de Idlib.
  • Por el momento, ni la ONU ni la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) han reportado los resultados de su investigación sobre el ataque.
  • Según datos del Ministerio de Defensa de Rusia, la aviación siria ha llevado a cabo este martes un ataque aéreo contra un depósito con armas químicas perteneciente a los terroristas en la periferia de Jan Sheijun.
  • FUENTE: https://actualidad.rt.com
También te puede interesar...

Cuando una portada vale más que mil palabras: ‘Libération’ y los niños de Siria

La guerra es cruel; se lleva a hombres, mujeres y niños, por lo que deja un panorama desolador. Una realidad que a menudo no llega a los ojos de aquellos que nos encontramos alejados del campo de batalla. Este 6 de abril,  Libération saludaba la mañana con una imagen cruda pero muy real.

La portada muestra las consecuencias del ataque químico a la ciudad siria de Khan Sheikhun este martes, ataque que le costó la vida a 86 personas, de las cuales 30 eran niños. La revista expone sus cadáveres petrificados y amontonados.

Libération ha sido criticado por la dolorosa imagen argumentando que ataca los códigos deontológicos del periodismo, según los que no se debería retratar a niños en situación de violencia. No obstante, la guerra no hace distinciones y afecta sobre todo a los más jóvenes, al futuro del país.

Esta fotografía fue, además, empleada por la embajadora de los Estados Unidos en la ONU, Nikki Haley, durante la reunión del Consejo de Seguridad de este miércoles, donde se debatía si condenar el ataque. Finalmente Rusia vetó dicha propuesta.

 

Los países que financian las armas de la guerra

La dolorosa imagen contrasta con el silencio de los principales culpables, los países y empresas que fabrican, financian y venden las armas con las que se producen estas tragedias. Algunas voces recuerdan que no sólo el ataque químico del dictador Al Assad es responsable de la muerte de personas inocentes: Estados Unidos, Rusia, Arabia Saudí, el Estado Islámico, Al Qaeda, incluso España, participan en esta industria que genera y posibilita la tragedia.

Los defensores de mostrar imágenes tan duras como las de ‘Libération’ consideran que estas fotografías ayudan a los ciudadanos a tomar conciencia de la guerra que azota a Siria desde hace más de seis años. El fotoperiodismo, sostienen, puede informar llamando la atención sobre estas situaciones con imágenes igualmente amargas. Algo parecido ocurrió con el caso de Aylan Kurdi, el niño de tres años ahogado en el Mediterráneo cuando intentaba llegar a Europa. En el periodismo, como en la vida, a veces una imagen vale más que mil palabras.

Tremending – Recopilando la tremenda actualidad

También te puede interesar...