Peleando a la contra

Biografías de escritores como nunca te las habían contado

Peleando a la contra, de Charles Bukowski

Charles Bukowski

Palimpsestos erróneos, vivencias reales, mentiras con trasunto,  alter ego con más de lo segundo que de lo primero, mierda y arte. Así básicamente se va componiendo esta biografía que recoge escritos del propio Charles Bukowski o Hank Chinaski hasta hacer un tremendo puzzle en el que hay piezas que no encajan.

La obra sigue un extrañísimo orden cronológico, como si Bukowski hubiera comenzado a escribir cuando gateaba y lo plasmó en  La senda del perdedor y no hubiera acabado a pesar de aquel poema ( bluebird) donde admite que no llora.

Peleando a la contra es un hachazo tras otro, calada y whisky en garganta ajena. Se lee como si te lo recitaran en una voz muy ronca, con la agilidad del día a día que pasa sin que te des cuenta, mientras un escritor baja Hollywood Boulevard porque quiere el periódico, follar y quizá un bistec. Luego se acercará a la máquina de escribir (“donde sucede la magia”) y lo narrará en primera persona, en tiempo real, reflexionando a veces, tocando en quien recibe su mensaje un tuétano que se desconocía.

No escatima en mayúsculas. Apuesta en los caballos mirando en la pezuña una frase salvaje. Se van hilvanando su juventud y sus miedos, sus tremendísimos defectos y las mamadas que recibe como si la podredumbre de vomitar cada mañana las cervezas de la noche anterior fuera algo inquietantemente atractivo para el lector. Y lo es. 

Bukowski se arrastra en cada página, avanza porque le empuja algo que adora pero repugna. Pelea porque la vida es luchar, enloquecer, volver a vestirse. Bukowski es su propio enemigo. Y este libro mirar muy de cerca una batalla sin vencedores o vencidos.

LA DURÍSIMA CARTA DE BUKOWSKI AL BIBLIOTECARIO QUE PROHIBIÓ SU LIBRO POR RACISTA, SÁDICO Y MISÓGINO

 Una biblioteca en Holanda prohibió el libro Tales of Ordinary Madness, de Charles Bukowski. Todo lo que es necesario saber es que el librero tuvo la amabilidad de informarle a Bukowski esto a través de una carta, y que Charles le contestó con su estilo usual.

Estimado Hans van den Broek:

  Gracias por la carta donde me informa de la remoción de uno de mis libros de la biblioteca de Nijmegen. Y de que lo acusan de discriminación contra la gente negra, homosexuales y mujeres. Y de que es sádico a causa del sadismo.
  Lo que temo discriminar es el humor y la verdad.
  Si escribo mal sobre negros, homosexuales y mujeres es porque así eran los que conocí.   Hay muchos “malos”: perros malos, mala censura; incluso existen “malos” hombres blancos. Sólo que cuando uno escribe sobre hombres blancos “malos”, no se quejan. ¿Y será necesario decir que existen “buenos” negros, “buenos” homosexuales y “buenas” mujeres?
  En mi trabajo como escritor, sólo fotografío en palabras lo que veo. Si escribo sobre “sadismo” es porque existe, yo no lo inventé, y si algo terrible ocurre en mi trabajo es porque esas cosas pasan en nuestras vidas. No estoy del lado de la maldad, si es que abunda algo como el mal. En mi escritura no siempre estoy de acuerdo con lo que ocurre, ni me regodeo en el lodo por puro gusto. También es curioso que la gente que despotrica contra mi trabajo parece no ver las secciones donde trato de la alegría y el amor y la esperanza, y existen tales secciones. Mis días, mis años, mi vida han conocido altas y bajas, luces y sombras. Si escribiera sola y continuamente de la “luz” y nunca mencionara lo otro, entonces, en tanto artista, sería un mentiroso.

  La censura es la herramienta de aquellos que tienen la necesidad de esconder realidades de sí mismos frente a los demás. Su miedo no es más que su incapacidad para hacer frente a lo que es real, y yo no puedo ventilar ninguna rabia contra ellos. Sólo me dan esta consternada tristeza. En alguna parte, mientras crecían, los escudaron contra los hechos totales de nuestra existencia. Les fue enseñado mirar de una sola forma aunque existieran muchas.
  No me alarmo de que uno de mis libros haya sido cazado y expulsado de los estantes de una librería local. En cierto sentido, me honra haber escrito algo que despertara algo en sus imponderables profundidades. Pero me hiere, es cierto, cuando el libro de alguien más es censurado, pues dicho libro, usualmente es un gran libro y hay muy pocos de esos, y a través de los tiempos ese tipo de libros a menudo se convirtieron en un clásico, y lo que alguna vez se pensó escandaloso e inmoral ahora son lecturas requeridas en muchas de nuestras universidades.
  No digo que mi libro sea uno de ellos, pero digo que en nuestros días, en este momento donde cualquier momento podría ser el último para muchos de nosotros, jode sobremanera y es imposiblemente triste que aún tengamos entre nosotros a los pequeños amargados, a los cazadores de brujas y los voceros contra la realidad. Aún y todo, ellos también van aquí con nosotros, son parte del todo, y si no he escrito sobre ellos, debería, tal vez lo haya hecho aquí, y es suficiente.
  Que seamos mejores juntos, suyo,
  Charles Bukowski.
http://www.elclubdeloslibrosperdidos.org

BIBLIOTECA PIJAMA SURF: LIBROS DE CHARLES BUKOWSKI DIGITALIZADOS Y LISTOS PARA DESCARGAR

10 LIBROS DEL “VIEJO INDECENTE” QUE DAN CUENTA DE SU INNEGABLE TALENTO PARA LA NOVELA, EL CUENTO Y LA POESÍA QUE SE ESCRIBEN EN LAS MÁRGENES DEL MUNDO

Resultado de imagen para bukowski

Charles Bukowski es, por distintos motivos, uno de los escritores más populares de la historia reciente. En esto mucho tiene que ver, sin duda, la imagen de irreverencia que transmite lo mismo en su persona que en su literatura, en las frases que de cuando en cuando se cruzan en nuestro scrolleo cotidiano en las redes sociales y en algún video que también nos encuentra casualmente. Porque eso también: Bukowski es uno de los predilectos de internet, un privilegiado que puede aparecer en formato JPG o GIF, como cómic o como animación.

Podemos compartir o no esta fascinación pero, en cualquier caso, es imposible no reconocer el hecho de que Bukowski tuvo el tesón y el talento para escribir seis novelas, una decena de libros de cuentos, varios poemarios, ensayos, cartas, y guiones para cine y televisión. Y más allá de la cantidad está el estilo: si “Hank” es importante en la historia de literatura es porque demostró que en medio de la decadencia, la podredumbre y la marginación, escribir también puede revelarse necesario. De ahí, en parte, su importancia.

 

Antes de compartir los libros vale la pena una anotación sobre la suerte editorial de Bukowski en español, que también explica su popularidad en las últimas décadas. Como sin duda saben nuestros lectores, en español los libros de Bukowski se encuentran bajo el sello de la editorial barcelonesa Anagrama, que hasta hace no mucho era una casa independiente. Jorge Herralde, editor de Anagrama, supo oponer la vida del “viejo indecente” al postfranquismo en que se encontraba España cuando publicó el primer libro del escritor. El cinismo de Bukowski por todo lo que tuviera el tufo del establishment y las buenas costumbres encontró un terreno propicio entre jóvenes cuya curiosidad se enfrentaba de pronto a un tiempo y un país en que los mecanismos censores habían perdido su sentido. ¿Qué mejor, en esas condiciones, que dejarse guiar por el buen Hank en los pasillos oscuros de la bebida y el sexo desenfrenado? Tal vez si Herralde y Anagrama no hubieran coincidido de esa manera con Bukowski, la suerte del escritor en el ámbito hispánico hubiera sido otra.

Sin más, estos son los libros que hemos encontrado en distintos puntos de la red y reunimos aquí para sumar un post a una de nuestras secciones preferidas: Biblioteca Pijama Surf.

*Para descargar los libros haz clic en el enlace correspondiente.

Novelas

Cartero (1971)

Factotum (1975)

Mujeres (1978)

La senda del perdedor (1982)

Pulp (1994)

 

Cuentos

Escritos de un viejo indecente (1969)

Erecciones, eyaculaciones, exhibiciones (1972)

Se busca una mujer (1973)

Música de cañerías (1983)

 

Poesía

Toca el piano borracho como un instrumento de percusión hasta que los dedos te empiecen a sangrar un poco (1979)

http://pijamasurf.com/

POEMA NAVIDEÑO PARA UN HOMBRE ENCARCELADO de CHARLES BUKOWSKI

Resultado de imagen para bukowski

Hola Bill Abbott:
me parece muy valioso que distribuyas mis libros
allá en la cárcel, mis poemas y cuentos.
si puedo aligerar la carga de algunos de los tipos con
mis libros, de huevos
pero la literatura, sabes, es difícil de asimilar
para el hombre ordinario (y para el extraordinario también);
a mí no me gusta la mayoría de la poesía, por ejemplo,
por eso escribo la mía de la manera que me gustaría leerla.

La poesía pareciera que se está volviendo mejor, más
humana,
la claridad del lenguaje tiene algo que
ver con eso (W. C. Williams vino y le pidió
a todos que aclararan el lenguaje)
luego
vine yo.

Pero escribir es una cosa, y la vida
otra, pareciera
que hemos mejorado la escritura un poquito
pero la vida (nuestra y ajena)
no pareciera estar mejorando gran
cosa.

Quizás si escribiéramos lo suficientemente bien
y viviéramos un poco mejor
la vida mejoraría un poquito
como para que no dé vergüenza.
quizás los artistas no han sido lo suficientemente
poderosos,
¿quizás los políticos, los generales, los jueces, los
curas, la policía, los hombres de negocios han sido demasiado
fuertes? no me
gusta esa idea
pero cuando miro a nuestros pálidos y preciosos artistas,
actuales y pasados, me parece que es
posible que sí.

(a la gente no le gusta cuando hablo así.
Chinaski, cortale, dicen,
no eres tan grandioso.
pero que
la chingada, no estoy hablando acerca de ser
grandioso.)

Lo que estoy diciendo es
que el arte no ha mejorado la vida como
debería, ¿quizás porque ha sido algo demasiado
privado? y a pesar del hecho que los viejos poetas
y los nuevos poetas y yo
hemos tenido todos problemas idénticos o parecidos
con:
las mujeres
el gobierno
Dios
el amor
el odio
la indigencia
la esclavitud
el insomnio
la deportación
el clima
las esposas, y así
sucesivamente.

Ahora me escribes
que al hombre de la celda de al lado tuyo
no le gusta mi puntuación
como pongo las comas (especialmente)
y también la manera en que divago
para decir algo con precisión.
ah, él no se da cuenta de la intención
la cual es
liberar, humanizar, relajar
y aún así hacerla tan real como sea posible
a la palabra en la página. la palabra debe ser como
la mantequilla o los aguacates
la carne o los bizcochos calientes, o los aros de cebolla o
cualquier otra cosa que sea realmente
necesaria. debería ser casi
posible que agarres las palabras y
te las comas.

(debe de haber algún vivo en alguna parte
por allí
que dirá
si es que lee alguna vez ésto:
“¡Chinaski, si quisiera una cena voy y
la pido!”)

como sea
un artista puede divagar y aún así mantener
la forma esencial. Dostoievski lo hacía. él
normalmente contaba 3 o 4 historias marginales
mientras contaba la que era
central (en sus novelas, claro está).
Bach nos enseñó como poner una melodía encima de
otra y otra melodía encima de
esa y
Mahler divagaba más que ninguno que yo conozca
y yo encuentro gran significado
en su pretendida falta de forma.
no dejes que los chicos de la forma y la regla
como el tipo de la celda contigua
te las pongan encima tuyo. sólo
dale un ejemplar de Time o Newsweek
y estará feliz.

Pero no estoy defendiendo mi obra (ni de tí ni de él)
estoy defendiendo mi derecho a hacerla de la manera
que me hace sentir mejor.
siempre pienso que si un escritor se aburre con su obra
el lector va a
aburrirse también.

Y no creo en la
perfección, creo en mantener los
intestinos libres
por lo que coincido con los que me critican
cuando dicen que lo que escribo es un montón de mierda.

Estás condenado a 19 años y 1/2
yo vengo escribiendo desde casi 40.
seguimos adelante con nuestras cosas.
seguimos adelante con nuestras vidas.
a veces escribimos mal
o a veces vivimos mal.
todos tenemos malos días
y noches.

A ese tipo de la celda al lado de la tuya debería mandarle
Las Obras Selectas de Robert Browning para Navidad,
eso le daría la forma que él está buscando
pero necesito el billete para el hipódromo,
Santa Anita abre el 26,
así que dale un ejemplar de Newsweek
(los muertos no tienen futuro, ni pasado, ni presente,
sólo se preocupan por las comas)
y ¿puse adecuadamente las comas
aquí,
Abbott?
,
, , ,
, , , , ,
, , , , , , ,
, , , , , , , , ,
, , , , , , , , , , ,
, , ,
, , ,

http://solobukowski.blogspot.mx/

“A SOLAS CON TODO EL MUNDO”

Resultado de imagen para bukowski

La carne cubre el hueso
y dentro le ponen
un cerebro y
a veces un alma,
y las mujeres arrojan
jarrones contra las paredes
y los hombres beben
demasiado
y nadie encuentra al
otro
pero siguen
buscando
de cama
en cama.
La carne cubre
el hueso y la
carne busca
algo más que
carne.

No hay ninguna
posibilidad:
estamos todos atrapados
por un destino
singular.
Nadie encuentra jamás
al otro.

Los tugurios se llenan
los vertederos se llenan
los manicomios se llenan
los hospitales se llenan
las tumbas se llenan

nada más
se llena.

Charles Bukowski

10 CITAS DE CHARLES BUKOWSKI SOBRE EL ALCOHOL Y LA VIRTUD DE ESTAR BORRACHO

CHARLES BUKOWSKI, EL “VIEJO INDECENTE“, ERA UN CONOCIDO ALCOHÓLICO QUE, SIN EMBARGO, SUPO CONVERTIR ESA ADICCIÓN EN MATERIA DE SU LITERATURA; OS COMPARTIMOS 10 FRAGMENTOS DE SU OBRA QUE ASÍ LO ATESTIGUAN.

 

 

Charles Bukowski Cultura Inquieta

Charles Bukowski es un autor muy popular y que ha generado siempre fuertes controversias sobre su obra y su persona. La fama de su personalidad, fomentada sobre todo por su irreverencia hacia las normas del buen comportamiento y la moral contenciosa del establishment y el statu quo, lo convirtieron en un escritor atractivo, en especial para los jóvenes, para aquellos que despiertan al mundo preguntándose por qué las cosas que son así no pueden ser de otra manera.

En el caso de los lectores en lengua española, cabe hacer mención de la circunstancia por la cual el llamado “viejo indecente” es tan conocido y aun leído. Como se sabe, en español la obra de Bukowski fue dada a conocer sobre todo por la editorial barcelonesa Anagrama, la cual comenzó a publicar la obra del estadounidense poco tiempo después de que el franquismo llegara a su fin. Más de una generación salía de esta noche de conservadurismo y represión y se encontraba de pronto con los relatos y la poesía de Bukowski, cuyos temas y atmósferas son abiertamente desmesurados, catalizados siempre por las potencias que existen en los excesos sensuales del alcohol y el sexo. Esa avidez por todo aquello que el régimen de Franco censuró, explica en parte la persistencia de la literatura de Bukowski entre nosotros los hispanohablantes.

 

Charles Bukowski Cultura Inquieta2

 

Esto, claro, sin regatearle ningún mérito literario. Si Bukowski es reconocido como un gran escritor se debe, de inicio, a su habilidad misma, su talento con el lenguaje, pero también a que supo dar ese paso más allá, ese paso hacia el abismo, esa última decisión que requiere un texto para convertirse en literatura: en su caso, hacer ver que esta es posible aun en medio de la podredumbre y la miseria, material y espiritualmente hablando, que estas, sin dejar de ser tales, sin dejar de ser humanamente intolerables, son también otra de las materias con la que los sueños están hechos.

A continuación compartimos 10 citas de Bukowski sobre la bebida, a la manera de un aperitivo, un trago áspero y difícil de beber que, con todo, despierte o reafirme la curiosidad a propósito de la obra de este gran escritor.

 

1.

Ese es el problema de beber, pensaba, mientras me servía un trago. Si algo malo pasa, bebes para intentar olvidar; si algo bueno pasa, bebes para celebrar; y si nada pasa, bebes para que hacer que algo pase.

―Women

 

Charles Bukowski Cultura Inquieta3

 

2.

Beber es algo emocional. Te sacude frente a la estandarización de la vida de todos los días, te lleva fuera de eso que es lo mismo siempre. Tira de tu cuerpo y de tu mente y los arroja contra la pared. Tengo la impresión de que beber es una forma de suicido en cual se te permite regresar a la vida y comenzar de nuevo al día siguiente. Es como matarte a ti mismo y después renacer. Creo que hasta ahora he vivido diez o quince mil vidas.

 

3.

quédate con la cerveza.

la cerveza es sangre continua.

una amante continua.

—“how to be a great writer”

 

Charles Bukowski Cultura Inquieta4

 

4.

Creo que necesito un trago.

Casi todos lo necesitan, solo que no lo saben.

—Women

 

5.

Me gusta cambiar de licorería con frecuencia porque los empleados aprenden tus hábitos si vas día y noche y compras en gran cantidad. Puedo verlos peguntándose por qué todavía no estoy muerto, y eso me hace sentir incómodo. Probablemente no piensen nada de eso, pero un hombre se vuelve paranoico cuando tiene 300 resacas al año.

—Women

 

Charles Bukowski Cultura Inquieta5

 

6.

Emborracharse era bueno. Decidí que siempre me gustaría emborracharme. Aparta lo obvio y tal vez, si lo obvio está suficientemente lejos, no te vuelves obvio para ti mismo.

—Ham on Rye

 

7.

Cuando bebes el mundo aún está ahí afuera, pero en ese momento no te tiene cogido del cuello.

—Factotum

 

Charles Bukowski Cultura Inquieta6

 

8.

en la taza se asienta mi botella

como un enano que espera ganarse mis oraciones

bebo y toso como un idiota en una sinfonía,

luz del sol y aves enloquecidas por todos lados

el repiqueteo del teléfono hace saltar su sonido

contra los pronósticos del mar atormentado;

bebo profundamente e incluso ahora,

bebo por el paraíso

y la muerte

y la mentira del amor.

—“Soirée”

 

Charles Bukowski Cultura Inquieta7

 

9.

“¿Qué? ¿Quieres decir que te atreverás a beber justo después de haber estado en la cárcel por intoxicación?”

“Es cuando más necesitas un trago”

—Factotum

 

Charles Bukowski Cultura Inquieta8

 

10.

ahora

encendiendo nuevos cigarrillos

sirviendo más

tragos
ha sido una hermosa

pelea
todavía

lo es

—“cornered”

Charles Bukowski Cultura Inquieta10

 

 

A continuación, los mismos poemas en su lengua original:

1.
“That’s the problem with drinking, I thought, as I poured myself a drink. If something bad happens you drink in an attempt to forget; if something good happens you drink in order to celebrate; and if nothing happens you drink to make something happen.”
—Charles Bukowski, Women
2.
“Drinking is an emotional thing. It joggles you out of the standardism of everyday life, out of everything being the same. It yanks you out of your body and your mind and throws you against the wall. I have the feeling that drinking is a form of suicide where you’re allowed to return to life and begin all over the next day. It’s like killing yourself, and then you’re reborn. I guess I’ve lived about ten or fifteen thousand lives now.”
—Charles Bukowski
3.
“stay with the beer.
beer is continuous blood.
a continuous lover.”
—Charles Bukowski, “how to be a great writer”
4.
“‘I think I need a drink.’
‘Almost everybody does only they don’t know it.’”
—Charles Bukowski, Women
5.
“I like to change liquor stores frequently because the clerks got to know your habits if you went in night and day and bought huge quantities. I could feel them wondering why I wasn’t dead yet and it made me uncomfortable. They probably weren’t thinking any such thing, but then a man gets paranoid when he has 300 hangovers a year.”
—Charles Bukowski, Women
6.
“Getting drunk was good. I decided that I would always like getting drunk. It took away the obvious and maybe if you could get away from the obvious often enough, you wouldn’t become obvious yourself.”
—Charles Bukowski, Ham on Rye

 

Charles Bukowski Cultura Inquieta.11
7.
“When you drank the world was still out there, but for the moment it didn’t have you by the throat.”
—Charles Bukowski, Factotum
8.
“in the cupboard sits my bottle
like a dwarf waiting to scratch out my prayers.
I drink and cough like some idiot at a symphony,
sunlight and maddened birds are everywhere,
the phone rings gamboling its sound
against the odds of the crooked sea;
I drink deeply and evenly now,
I drink to paradise
and death
and the lie of love.”
—Charles Bukowski, Soirée
9.
“‘What? You mean you’d dare drink right after getting out of jail for intoxication?’
‘That’s when you need a drink the most.’”
—Charles Bukowski, Factotum
10.
“now
lighting new cigarettes
pouring more
drinks
it has been a beautiful
fight
still
is.”
—Charles Bukowski, Cornered

Charles Bukowski Cultura Inquieta9

via pijamasurf

Frase del dìa

Frases

«Yo era una persona que se alimentaba de la soledad. Cada día sin soledad me debilitaba. No me enorgullecía de mi soledad, pero dependía de ella».

—Charles Bukowski, Factotum *

Luis Ruiz Pinilla

FRAGMENTO DE “ELCAPITÁN SALIÓ A COMER Y LOS MARINEROS TOMARON EL BARCO” de Bukowski

Resultado de imagen para "ELCAPITÁN SALIÓ A COMER Y LOS MARINEROS TOMARON EL BARCO

El hipódromo está cerrado. No hay apuestas entre hipódromos con Pomona, y que me cuelguen si voy a asarme en el coche para ir hasta allí. Probablemente acabe en las carreras de noche de Los Alamitos. Me han traído el ordenador del taller, pero ya no me corrige la ortografía. He estado hurgando en esta máquina, intentando resolver el problema. Seguramente tendré que llamar al taller, preguntarle al tipo: “¿Qué hago ahora”? Y él me dirá algo así como: “Tienes que transferirlo del disco principal al disco duro”. Probablemente acabaré borrándolo todo. La máquina de escribir descansa a mis espaldas y me dice: “Mira, yo sigo aquí”
Hay noches en las que este cuarto es el único sitio donde quiero estar. Y, sin embargo, subo aquí y me siento como una cáscara vacía. Sé que podría armar una buena y hacer que las palabras bailaran en esta pantalla si me emborrachara, pero tengo que recoger a la hermana de Linda en el aeropuerto mañana por la tarde. Viene a hacernos una visita. Se ha cambiado el nombre, de Robin a Jharra. Cuando las mujeres se van haciendo mayores, se cambian de nombre.
quiero decir, que muchas lo hacen. ¿Y si lo hiciera un hombre? Imaginaos que llamase a alguien:
-Oye, Mike, soy Tulip.
-¿Quién?
– Tulip. anteriormente Charles, pero ahora Tulip. No responderé más a Charles.
– Que te follen, Tulip.
Mike cuelga…
Hacerse viejo es muy extraño. Lo principal es que lo tienes que estar repitiendo: soy viejo, soy viejo.
Te ves en el espejo mientras bajas por las escaleras mecánicas, pero no miras directamente al espejo, echas una miradita de lado, con una sonrisa de precaución
No tienes tan mal aspecto; pareces una vela polvorienta. Qué se le va a hacer, que les den por el culo a los dioses, que le den por el culo a todo este juego. Tendrías que haberte muerto hace 35 años. Esto es un poco de paisaje extra, más ojeadas al espectáculo de los horrores. Cuanto más viejo es un escritor, mejor debería escribir; ha visto más, sufrido más, perdido más, está más cerca de la muerte. Esta última es la mayor ventaja. Y siempre está la siguiente página, ese folio en blanco de 21 X 29,7. La apuesta sigue en pie. Luego siempre recuerdas algo que ha dicho alguno de los muchachos. Jeffers: “Muéstrale sol a tu ira.” Una maravilla. O Sartre: “El infierno son los demás.” Dio en el blanco, y lo atravesó. Nunca estoy solo. Lo mejor es estar solo pero no del todo.
A mi derecha, la radio se esfuerza por traerme más música clásica de la grande. Escucho 3 o 4 horas de esta música todas las noches, mientras hago otras cosas o no hago nada. Es mi droga, me limpia completamente de toda la porquería del día. Los compositores clásicos hacen eso por mí. Los poetas, los novelistas, los cuentistas, no lo consiguen. Una pandilla de farsantes. La escritura tiene algo que atrae a los farsantes. ¿Qué será? Los escritores son los más difíciles de soportar, en la página o en persona. Y son peores en persona que en la página y eso es bien malo. ¿Por qué decimos “bien malo”? ¿Por qué no “mal malo”?
Bueno, los escritores son bien malos y mal malos. Y nos encanta maldecirnos unos a otros. Miradme a mi.
En cuanto a la escritura, básicamente sigo escribiendo de la misma manera que hace 50 años; puede que un poco mejor, pero no mucho. ¿Por qué tuve que cumplir los 51 años antes de poder pagar el alquiler con lo que escribía? Quiero decir, si no estoy equivocado y mi escritura no ha cambiado, ¿por qué tardé tanto? ¿Tuve que esperar a que el mundo me alcanzara? Y ahora, si me ha alcanzado, ¿dónde estoy? Estoy jodido, eso ya lo sé. Pero no creo que se me haya subido a la cabeza la poca o mucha suerte que he tenido. ¿Se da cuenta uno cuando se le suben las cosas a la cabeza? De todos modos no he caído en la complacencia. Hay algo dentro de mí que no puedo controlar.
Nunca puedo cruzar un puente con el coche sin pensar en el suicidio. Nunca puedo contemplar un lago o un océano sin pensar en el suicidio. Bueno, tampoco le doy demasiadas vueltas. Pero se me aparece de repente en la cabeza: SUICIDIO. Como una luz que se enciende. En la oscuridad. El hecho de que exista una salida te ayuda a quedarte dentro. ¿Me explico? De lo contrario, no quedaría más que la locura. Y eso no tiene gracia, amigo. Y terminar un buen poema es otra muleta que me ayuda a seguir adelante.
No sé lo que le pasará a otra gente, pero yo, cuando me agacho para ponerme los zapatos por la mañana, pienso: “Ah, Dios mío, ¿y ahora qué?” Estoy jodido por la vida, no nos entendemos. Tengo que darle bocados pequeños, no engullirla toda. Es como tragar cubos de mierda. Nunca me sorprende que las cárceles y los manicomios estén llenos, y que las calles estén llenas.
Me gusta mirar a mis gatos, me relajan. Me hacen sentirme bien. Pero no me metáis en una sala llena de humanos. No me hagáis eso jamás. Sobre todo en un día de fiesta. No lo hagáis.
Me enteré de que encontraron a mi primer mujer muerta en la India, y que nadie de su familia quiso hacerse cargo del cadáver. Pobre chica. Tenía un defecto en el cuello, no podía girarlo. Aparte de eso, era perfectamente hermosa. Se divorció de mi, e hizo bien. Yo no era lo bastante bueno ni lo bastante grande para poder salvarla.

Bukowski
de “El capitán salió a comer y los marineros tomaron el barco”

http://solobukowski.blogspot.mx/

FRAGMENTO DE LA NOVELA “HOLLYWOOD”

Resultado de imagen para "HOLLYWOOD" bukowski

“Entonces llegamos a un terreno negro. De golpe, calles hechas una porquería: un zapato izquierdo, una cáscara de naranja, un bolso viejo… un pomelo podrido… otro zapato izquierdo… un par de vaqueros… un neumático…
Tenía que conducir a través de todo eso. Dos negritos de unos once años nos miraban fijamente desde sus bicicletas. Era odio puro, perfecto. Podía sentirlo. Los negros pobres odiaban. Los blancos pobres odiaban. Sólo cuando los negros tenían dinero y los blancos tenían dinero era cuando se mezclaban. Algunos blancos amaban a los negros. Muy pocos negros, por no decir ninguno, amaban a los blancos. Todavía estaban desquitándose. Tal vez nunca lo lograsen. En una sociedad capitalista los perdedores son esclavos de los ganadores y tiene que haber más perdedores que ganadores. ¿Qué creía? Sabía que la política nunca lo resolvería y no quedaba tiempo suficiente para la buena suerte.”

Charles Bukowski

http://solobukowski.blogspot.mx/