De nacimiento

Han dejado caer una lápida
Sobre el pensamiento incoloro
Del huido.

Han dejado cernirse al pánico
Y la razón incontrolados
Por los temblores.

Han ostentado el abanderamiento
De lo imponente fatal.

Han estado, desde los orígenes,
Al mando de las reflexiones
Inexistentes.

Sin haber parado nunca
En el umbral de una cueva.

Sin saber lo que es un agujero.

Sin haber mirado dentro,
Donde está el olor a lágrimas
Heridas.

José De Benito
Fotomontaje de Manuel Pérez Sanchez
También te puede interesar...

Hablemos de locos

El loco se entiende con el loco
y en cambio
el cuerdo no se entiende con el cuerdo.
Hemos llegado a un punto
en que la maldad de la gente mala
no hace efecto
a la hermosura de la gente buena.
Francisco Serra

Francisco San Martin Serra

Fotomontaje de Manolo Pèrez

También te puede interesar...

Poesia encontrada

Despuès de una buena siesta
y una caminata por el bosque
recogimos los frutos de la zarzamora,
nos manchamos los dedos y la lengua.
Al probar la esquisitez de tales beneficios
nos besamos
y pudimos sentir el elixir en nuestros labios

……………………………………………………………………

Mil razones para decir que no
Quinientas por rechazar
Cien para repudiar
Cincuenta para maldecir
Veinticinco para vomitar
Diez para propender
Y una sola para embrujar

Juan A. Pèrez

Fotomontaje de Manuel Pèrez

También te puede interesar...

ACUSO Á CLASE MEDIA

Acuso á clase media –grandes e pequenos burgueses-
porque eles foron e son os que traizoan
o espírito sinxelo, enxebre e antergo de Galiza.
Falo en nome dos mariñeiros, dos labregos,
dos ferreiros, dos criados de servir,
dos zoqueiros, dos muiñeiros e arrieiros;
dos humildes carpinteiros de riveira;
dos alugados que ían a Castela;
dos caseiros que non teñen terra de seu;
dos que se ven obrigados a emigrar;
dos pobres de espírito e dos pobres de pedir;
do coitado xornaleiro que, de sol a sol,
ainda anda virando a terra co arado romano.
Falo en nome de todos aqueles que,
anque teñen razón, non lle la dan.
Acuso á clase media de servil,
De axeonllarse diante dos que mandan,
Traizoando aos seus, á xente súa,
ao pobo indefenso e aldraxado.
Acuso á clase media de imitar
As modas que impoñen en Madrid
E de pechar cobardemente os ollos
ás realidades que teñen diante si.
Clase media, grandes e pequenos burgueses,
Comerciantes enriquecidos co estraperlo,
viñateiros, aceiteiros, contratistas,
avogados sen lei e sen conciencia,
propietarios de casas e de contas correntes,
burócratas que adulades ao amo
e que esquecedes o pobo do que vides;
xentes que comerciades coa emigración,
coa fame, coa inxustiza e coa miseria;
ladrós que procurades títulos nobiliarios,
asasiños que mercades indulxencias e autos
derradeiros modelo que vos leven ao ceo,
¡no nome do pobo, eu vos acuso!

Manuel Curros Enriquez

http://congoyyo.blogspot.com

Dedicado a Manolo Pèrez

También te puede interesar...

R.I.P: Manolo Pèrez: Crónicas de la mirada

manolo

El vínculo con la fotografía de Manolo Pérez paralelo a su crecimiento como galerista. En su mirada siempre ha predominado un naturalismo irónico, una intención de desnudar el entorno, bien a través de los detalles más reveladores, o de la simetría y el duelo visual. En El Ducado reúne una veintena de imágenes, en color y blanco y negro, que enfrentan iconos, guiños a la publicidad, juegos visuales de figuras y formas… Pérez apunta, además, otras series monográficas: Sus últimas incursiones eróticas mezcladas con su sensibilidad visual social y el álbum personal, lo que permite abrir nuevos caminos.

Son imágenes con sentido de crónica, unas veces, y lúcida catalogación de lo cotidiano, en otras. Tras el histórico galerista y hombre de arte vuelve a revelarse la mirada de un autor sensible que ha expresado su relación con el mundo a través de la fotografía durante décadas. Entre el itinerario sentimental, la mirada documentalista, la ironía y el juego creativo, fundamentado en la paradoja, el contraste y la oposición visual, el recorrido fotográfico que propone Manuel Pérez en El Ducado redescubre a un creador permanente, pero a veces oculto por otras facetas de una trayectoria en la que se han sucedido el apoyo a los artistas, el coleccionismo y el sentido crítico.En estas jornadas de transición del verano al otoño, la sala santanderina El Ducado, ubicada en Hernán Cortés, muestra, junto a sus piezas de exhibición permanente (antigüedades) las fotografías de Manolo Pérez. El histórico galerista, que ya expuso en este espacio junto al pintor norteamericano afincado en Cantabria, Stephen Snell, propone ahora el itinerario de una mirada amplia que abarca muy diversas épocas y etapas.Una pluralidad de trabajos que abarcan realismo y juegos visuales, intencionalidad documental y construcciones, casi collages que ironizan, deconstruyen o revelan paradojas y denuncias sutiles, transformando el lenguaje publicitario y descontextualizando cada icono seleccionado.Las desigualdades sociales; la decadencia y falta de fuerza de ciertos mensajes de denuncia; los paisajes de evocación biográfica; guiños familiares; juegos gráficos sin manipulación ni efectos en los que asoma claramente la influencia de la plástica y las devociones pictóricas del galerista de Trazos, son algunos de los territorios visuales que componen el recorrido en El Ducado.Como imagen singular, por su valor documental y sociológico, destaca una fotografía, en blanco y negro, de Manuel Pérez sobre los acontecimientos históricos ligados a las ‘apariciones’en San Sebastián de Garabandal. Una imagen captada en los años sesenta y reproducida en numerosos medios durante años sin que trascendiera su autoría.Esta apuesta del espacio de arte santanderino supone una cita reposada y con personalidad, que refleja vocación, comunicación y diversidad fotográfica. En general, reúne una selecta crónica que implica un foco plural, fruto tanto de la mirada externa como del trabajo de campo o la composición íntima. Ajeno a la sofisticación, Manuel Pérez invita a mirar de forma diferente el entorno y la vida cotidiana. Gran conocedor de mundo del arte, ‘descubridor’ y verdadero impulso público de artistas esenciales como Esteban de la Foz, es artífice de una larga vida vinculada a nombres históricos de la pintura española.En compañía de César Llamazares inauguró, a finales de 1974, la galería de arte Trazos Dos, en la calle Francisco de Quevedo. En 1982, abrieron ambos, en paralelo al impulso y arranque de la Feria de Arte Contemporáneo, ARCO, el proyecto de Trazos Tres que hasta la década de los noventa fue uno de los referentes del ámbito expositivo local.

GUILLERMO BALBONA | SANTANDER

 

También te puede interesar...