La viñeta de Malagón

<p>160 </p>

https://es.noticias.yahoo.com/tinta-permanente

Futuro esplendor: Cinco poemas de Samuel Espíndola

Resultado de imagen para twin peaks

¿Se imaginan a Laura Palmer comiendo marraqueta con palta en un pueblo perdido del centro-sur de Chile? Bueno, tendrán que seguir imaginándosela.

 

En todo caso, el encauce que logra Samuel Espíndola en una de las posibles e infinitas reinvenciones que podría tomar el universo de Twin Peaks en los poemas que les dejamos a continuación, es notable: es como lo que hace uno al hacer propias las series que le gustan, agregando —inconscientemente— elementos de la cotidianidad personal al imaginario ya aprehendido.

 

¿Para qué esperar veinteséis años más?

RONETTE PULASKI

| en la luz repugnante del precinto… |
| mentirías sobre tu regreso a casa? | A. RICH

una niña cruza al alba un acueducto
el armazón de acero que soporta sus pasos
………………cuelga gastado entre dos promontorios
jirones de algodón y la armadura vacía de una enagua
cubren su cuerpo

bajo ella el río arrastra consigo cerros de aserrín
………………cadáveres pintados de amarillo
la niebla borra —como siempre
los contornos

el vértigo y el frío suspenden entre bosques
el color —de qué conífera serán
estas hojas podridas o qué semillas
trizándose pisé

los peces hierven en el agua anaranjada
y de pronto el río entero se evapora
……………………….formando nubes
……………………….como árboles
………………………………..altísimos

DALE COOPER

 | diane | son las 11:30 p.m. | 23 de febrero |
| en unas horas me dirigiré a la ciudad de twin peaks |
| y no quería perder la oportunidad de decirte | un par de cosas que siguen preocupándome | | y que esta mañana me han golpeado de nuevo |
| y no estoy hablando sólo como un agente sino también como un ser humano:

………………descubrí por un mapa que mi destino me acercaba a los glaciares
y pensé que si muriera de pronto en una ciudad extraña rodeada de álamos y robles
y anónimamente me enterraran entre las ramas de sauces junto a un río
o en un estanque de brea rodeado de las astillas humeantes de antiguos reptiles
no me molestaría que mi lápida fuera un charco de alquitrán
jirones de plástico asomándose por entre el ripio y las raíces
es posible eso sí que eche de menos el roce del pasto sobre mis párpados
y me arrepienta de haber aplazado tantas veces mi viaje al tibet
me gustaría haber entrevistado al niño que descubrió en una zanja a la dalia negra
haber sido yo quien resolviera el caso lindbergh o haber encontrado viva a elsie paroubek
la niña que según los diarios de la época fue raptada por unos gitanos
y cuya foto borrosa copiada y recortada
inspiraba a henry darger la imagen de sus guerras intestinas
desearía haber salvado a teresa banks
o haber sido digno de tocar la arena
que ciega los ojos
en alto hospicio

| del tenebroso mundo antiguo | y del tenebroso mundo futuro |
| sólo quedará la belleza | y tú te la llevarás contigo… |
| desaparecerás como polvo de oro | P. P. PASOLINI

…………………………..a veces un accidente geográfico da el nombre a una ciudad
otras veces es una epidemia el paso de un ejército una central de escucha clandestina
o los rastros de un ritual que un pueblo exterminado celebraba en torno a inflorescencias
zoomórficas de piedra
………………el nombre de twin peaks me hace pensar en estas cosas
y en todas las cosas que no tienen nombre: arrojamos plomo líquido sobre agua fría
y en la forma que emerge de la lecanomancia atisbamos grafías
que sirven para invocar a los ángeles —que al caer en desgracia se cambian el nombre
como hacen a veces los fantasmas por desdoblamiento vergüenza o ausentación
cuando me pregunto de nuevo qué ocurrió realmente entre los kennedy y marilyn monroe
y aunque nunca olvido que su número en la morgue era 81.828
siempre olvido cuál era la costilla quebrada bajo la que le inyectaron una dosis letal

| 11:30 a.m.| 24 de febrero |
| el día está soleado | aunque en el clima dijeron que llovería |
| estoy entrando a la ciudad de twin peaks | a 8 km. de la frontera…  |
| nunca en mi vida había visto tantos árboles… |

………………recuérdame diane hacer un poema a mi regreso
describir con profusión la rapidez del hongo tras la lluvia
trazar en mi bitácora de días por venir
la red oscura de los termiteros
………………recuérdame diane que mi poema tenga muchos árboles
que bosques enteros se aprieten en sus líneas
y el botánico reconozca por la nervadura de un verso
el abeto glauco del real
………………que la prosodia nival de un alce o un oso
se cifre en la gramática serena de los pinos
y la luz lenta del lenguaje de las coníferas
………………un poema que lleve la palabra neoprén
que las escasas toponimias recuerden hoteles derruidos
a un costado de la carretera
………………recuérdame diane que mi poema reconcentre al florecer
en el fractal opimo de los hielos
la palabra estalactita
………………la glosa perfecta de la escritura forense
aquella letra ígnea y oxidada que perdí
bajo las uñas de laura palmer

 LECHUZAS

| el cormorán y la garza la dominarán | habitarán allí el búho y el cuervo |
| y dios arrojará el cordel de la confusión | y las piedras del vacío | ISAÍAS 34:11

frente a unos galpones clausurados se instaló
un taller de autos de otra época
la reja y el portón siempre abiertos dejaban entrever

grasa sobre el piso de tierra……… uñas cortadas ……líquido refrigerante
limaduras de metal………—ratones mordisqueando……… marraquetas y tornillos
huesos semienterrados por perros que dormían…—secándose de tedio en el resol

nadie sabe de cuándo que están en ese patio
dos enormes palmeras habitadas
por todo tipo de pájaros

nadie las ha podado nunca y por eso……… —cada cierto tiempo
las ramas secas matan un par de palomas
al caer sobre los cables

mientras se repone la electricidad nos divertimos mirando
la confusión de los chincoles y el círculo inquietante que trazan en el cielo
unas lechuzas blancas

es por miedo a sus ojos vigilantes que corremos siempre frente al taller
suponemos que existe una influencia maligna en la sombra que proyectan las palmeras
como manos enormes de bestias que habitan entre este mundo y el otro
como su reino no tiene luz es fácil atribuirles a la vez
una naturaleza eléctrica y arcaica —intentar descifrar
en el ruido de su canto un código enemigo extraterrestre

tememos que un día se acerquen demasiado y nos lleven a sus nidos en la altura
y rezamos para que no traspasen las pantallas que conectan sus cavernas calcáreas
con las acequias y las torres de alta tensión

—las lechuzas no son lo que parecen

REVELACIONES

| aunque éstos son cuerpos | no hay gravedad ni en las estrellas |
| ni en los cielos | ni en el fuego puro | A. ROSS

en la cárcel de twin peaks los prisioneros temen desaparecer durante la noche
han oído historias de abducciones en los bosques aledaños
se han perdido jóvenes en las cuevas siguiendo mapas
…………….trazados en la piedra

pero nada temen más que la soledad en esas celdas
que al abrir la escotilla por donde les sirven el desayuno
los guardias los encuentren convertidos en cerdos
o niños hidrocefálicos vestidos de etiqueta

un día encerraron a un hombre que había descuartizado a su esposa
y a la mañana siguiente encontraron un círculo de velas apagadas en torno
a una oreja cortada pudriéndose en su lecho de cenizas

…………….—la policía fotografió el lugar para salir de su incredulidad pero al revelarse la imagen
resultó una habitación amoblada como un estudio victoriano:

…………….caballos de madera entre pieles de leopardo
coronas de emperatriz junto a vestidos de gasa y miriñaques
muñecas tamaño real junto a cajitas de música
confusión de terciopelos formica y lentejuelas
…………….dos niñas con la piel blanca como el papel salían por las ventanas
de un furgón escolar volcado en un maizal
se paraban en la berma del camino
y posaban desnudas formando la escena de
san jorge y el dragón

EL PALACIO DE LA LIEBRE

veinticinco años después
el lugar donde fueron filmadas la primera y la segunda temporada
se había convertido en un depósito de máquinas de fax atoradas de papel
baterías de auto separadas del motor cornamentas de ciervos calcinadas
bolsas de basura tajeadas
…………….por los perros del sol

en el patio trasero una mancha indiscernible corroía nombres……………. direcciones
guías telefónicas y archivos desparramados……………. formando grumos amarillos de papel
perdigones con garrapatas incrustadas en los árboles cercanos
…………….sombras de ácido……………. y aceite

entre las hortensias
la grabadora tenía guardado un mensaje ininteligible:
…………….la voz de lucy repetía un nombre

una hilera interminable de hormigas recorría los calabozos
abriéndose camino desde el centro de la tierra
al salir el frío las hacía crepitar y sus cadáveres formaban
…………….líneas en zig-zag

un día bobby recibió un mensaje de su padre muerto………………….hace veinticinco años
y guió a hawk y al sheriff truman hasta un lugar donde jugaban en su infancia
y le llamaban entonces
…………….el palacio de la liebre

recordó entonces las visiones de su padre
sueños extraños donde veía mansiones asoladas por la luz
manadas de elefantes marmóreos flamencos y queltehues extáticos sobre un espejo de agua
y cómo después de semanas sin ser visto
solía aparecer para el desayuno
vestido de astronauta

Samuel Espíndola

SAMUEL ESPÍNDOLA HERNÁNDEZ (Santiago, 1993) Licenciado en Literatura y estudiante de Magíster en Teoría e Historia del Arte. Becario de la Fundación Pablo Neruda (2014) y del Fondo del Libro (2016). Premio Roberto Bolaño de Poesía (2015). Con Mariana Camelio realizó el poema-instalación «Juego de las decapitaciones» en la muestra colectiva Todos cortados por la misma tijera, curada por Revista Córtela y Centro Cultural PerreraArte (2016). Actualmente prepara la publicación de la plaquette Historial de las coníferas por la editorial Velando Bestias.

https://jampster.cl

¿Qué se sabe sobre la tercera temporada de Stranger Things?

Pese a que no haya sido confirmada de manera oficial, es un hecho que a las aventuras de Eleven y su cuadrilla les queda cuerda para rato

Parece claro que la tercera temporada de «Stranger Things» es una realidad
Parece claro que la tercera temporada de «Stranger Things» es una realidad 

Aunque Netflix no lo haya confirmado todavía oficialmente, la tercera temporada de «Stranger Things» ya es una realidad. Así lo han reconocido en una entrevista con «IndieWire» los creadores de la ficción, los hermanos Matt y Ross Duffer, medio en el que han revelado varios datos acerca de la próxima temporada.

Por ello, y pese a que todavía no está asegurada de manera pública, es un hecho que la exitosa serie, protagonizada por, entre otros, Wynona Rider, David Harbour o la actriz nacida en España Millie Bobby Brown, tendrá por lo menos otra nueva entrega de episodios.

«Matt y yo estamos trabajando con algunos guionistas y pensando en qué va a pasar», señaló Ross en declaraciones que recoge el citado portal, especializado en cine y televisión. «Para nosotros, ‘Stranger Things’ es como contar una historia en ocho o nueve horas, sin esas restricciones de dos horas que tienen las películas», subrayó su hermano, por su parte.

Más de un año de espera

Pero, ¿cuándo verá la luz esta tercera entrega? Con la segunda recién inaugurada, y teniendo en cuenta que del estreno de la primera temporada de la serie (el 15 de julio de 2016) al de la segunda (de manera íntegra y con todos sus episodios el 27 de octubre de 2017) pasaron más de quince meses, no parece que los plazos vayan a acortarse con respecto a la próxima ristra de episodios. Así, la tercera temporada de «Stranger Things» no llegaría a la pequeña pantalla hasta finales de 2018 o principios de 2019.

Además de ello, hay que remarcar que la trama continuará evolucionando. Se producirá un nuevo salto temporal, eso seguro, pues el crecimiento real y fisiológico de los actores es imparable e incontrolable. Aunque hay cosas que no cambiarán, como las constantes referencias a películas y productos audiovisuales de los ochenta (hay que recordar que el «Batman» de Tim Burton en 1989 fue lo que motivó a los hermanos Duffer a dedicarse al mundo audiovisual) o, sin entrar en spoilers, el alto grado de extravagancia de las aventuras de la cuadrilla.

Fecha de caducidad

Sin embargo, no parece que la ficción de Netflix vaya a prolongarse por muchas temporadas más. Casi con toda probabilidad habrá también una cuarta, pero previsiblemente será la última. «No sé si podremos justificar que a los protagonistas les pase algo malo, en todas las temporadas una vez al año», enfatizó Ross en otra entrevista con «Vulture». «¡Al final los chicos van a tener que marcharse del pueblo! ¡Es ridículo», señaló Matt. «Puede sonar absurdo que haya diferentes peligros sobrenaturales cada año en la localidad de Hawkins», agregó, aunque también aseguró que Netflix no querría «concluir ‘Stranger Things’ si continúa siendo el fenómeno popular que está siendo».

Sin embargo, el que no cierra la puerta a continuar con la ficción es su productor, Shawn Levy, director también de varios capítulos. «Cuando los hermanos Duffer hablan de la cuarta temporada como un final oficial, se nos parte el corazón. Vamos a hacer cuatro temporadas y hay muchas posibilidades de que haya también una quinta. Más allá de ello, es improbable», sentenció. Lo que está claro es que, de momento, las andanzas de este peculiar grupo tendrán que esperar para continuar.

http://www.abc.es/play/series/noticia

La nostalgia de la experiencia familiar en ‘Stranger Things 2’

Antes de empezar, debo adelantar que este ensayo termina con un spoiler.

Ahora sí, comienzo.

Lo hago confesando que lo que más me interesa de Stranger Things es su filosofía de la familia estadounidense. En la serie solo hay una familia realmente unida, la protagonista; el resto de los núcleos familiares está compuesto por padres y madres que no se enteran de lo que hacen sus hijos, ni los niños ni los adolescentes, quienes se emborrachan hasta el coma etílico o se enfrentan a monstruos asesinos con bates de beisbol o palos de hockey mientras sus progenitores ven la televisión o hablan por teléfono. En ese contexto no es de extrañar que los cuatro niños protagonistas —conectados por walkie-talkie— formen los cimientos de su propia familia, en la que está prohibido decir mentiras.

La única madre que sí sabe lo que ocurre es Joyce Byers, quien, en su obsesión por proteger a Will, ha convertido a su primogénito, Jonathan, en el padre de su hermano pequeño. Para comunicarse con su hijo —secuestrado por una criatura pavorosa en una dimensión paralela— Joyce creó en la primera temporada un alfabeto de luces de Navidadque se convirtió en el icono de la serie. Para salvarlo del abismo en el que se encuentra en la segunda temporada —esta vez con el cuerpo presente pero con el alma en manos de una criatura muchísimo más poderosa y estremecedora—, el personaje interpretado por Winona Ryder se obsesiona con los dibujos que Will produce de manera compulsiva hasta entender que todos forman parte de una misma imagen, de una misma red.

Si las bombillas ocupaban una pared de la casa, los dibujos la invaden por completo. Uno al lado del otro, se trenzan y se retuercen por las estancias y los pasillos.

Como icono es mucho menos efectivo, pero como símbolo es igualmente magnético. Porque de la maternidad como alfabeto o idioma privado pasamos a la familia como rompecabezas y laberinto. Ha pasado un año desde noviembre de 1983, cuando apareció Eleven con su telekinesis y Will desapareció en la oscuridad nevada. Ahora estamos en Halloween de 1984 y Joyce tiene novio. Cuando las cosas comienzan a ponerse feas, intenta que este no sepa de la nueva amenaza paranormal. Pero, por suerte, el incipiente padrastro se mete de lleno en el juego.

 
Sean Astin y Winona Ryder CreditJackson Lee Davis/Netflix

De los nuevos personajes de la temporada, Bob es el que más aporta a la ficción. Fue compañero del colegio de Joyce y de Hopper (quien se ha convertido, a su vez, en el padre adoptivo de Eleven); es buena persona, y ha aprendido de los traumas de su infancia (podría, sin problema, ser uno de los Goonies de mayor).

Max, su hermano psicópata y el doctor Owens —el nuevo director del Hawkins National Laboratory— son figuras sustitutivas y oscuras (Maxocupa el espacio dejado por Eleven; su hermano Billy, el que poseía Steve como adolescente odioso y líder chulo como de Grease; y Owen, el del doctor Brenner, la causa de todos los males).

Bob, en cambio, es una figura genuina y luminosa.

Es él quien echa luz a la red tentacular dibujada por su posible hijastro: “¿Estamos en el mapa de Will?”, pregunta en ese momento crucial, de puente, entre la interpretación cartográfica de las paredes de la casa y la búsqueda de Hopper en las grutas tentaculares que atraviesan el subsuelo de Hawkins.

La otra dimensión, abierta por los científicos irresponsables del Departamento de Energía de Estados Unidos (cuando Eleven y otros niños eran tratados como ratas de laboratorio), está invadiendo la nuestra. Y el agente doble, el habitante de ambos mundos, es un niño. La metáfora es sólida y se extiende a la representación de la familia en Stranger Things: los niños y los adolescentes viven entre dos dimensiones, la de los adultos y la de los monstruos.

 
Noah Schnapp como Will Byers en “Stranger Things 2” CreditNetflix

Cada capítulo de la serie está construido como una calculada composición de referencias a la mitología cinematográfica de Steven Spielberg y, con ello, a los años 80. E.TPoltergeistIndiana JonesRegreso al futuro y Los Goonies son películas que hablan de dos mundos en tensión, pero diseñadas para ser vistas en la sala del hogar o en la sala del cine por toda la familia. En la segunda temporada de Stranger Things, a las referencias a esos títulos hay que añadirles, entre tantos otros, los de RamboMad MaxAlienTiburón o Los Cazafantasmas.

La lista de homenajes, intertextos, parodias y guiños es agotadora. Pero importa menos que el hecho que se colige de ella: se trata de seducir por igual a niños, adolescentes y adultos. En otras palabras, se trata de repetir, a finales de la segunda década del siglo XXI, la operación que Spielberg protagonizó como director, guionista y productor hace casi cuatro décadas: crear un espacio en que puedan convivir y disfrutar varias generaciones de espectadores.

Para ello hay que maquilllar la oscuridad y el nihilismo por el que atraviesa la tercera edad de oro de la televisión. Poner chistes y bromas en boca tanto de los niños como de los adolescentes y de los adultos. Imaginar formas de la relación amistosa y amorosa que se puedan aplicar a cada franja de edad. No romper bajo ningún concepto aquella moral, la del cine popular de los ochenta. Ni su estética.

 
Una escena del séptimo capítulo de “Stranger Things 2” CreditNetflix

La gran mayoría de las series de los últimos años insisten en el polo negativo de la memoria: el del trauma, que Freud convirtió en un género literario. Stranger Things, al recuperar las convenciones narrativas del cine ochentero, se sitúa a contracorriente, porque reivindica el polo positivo de la memoria: el de la nostalgia. La nostalgia nos da placer. El problema lo tenemos aquellos espectadores que no sentimos ningún tipo de nostalgia —y, por tanto, tampoco de placer— por las películas familiares de los años 80. Nos sentimos como los protagonistas de esta temporada de la serie cuando llegan al colegio con sus trajes de cazafantasmas y son los únicos que pensaron que ese día era de carnaval.

Los hermanos Duffer, creadores de Stranger Things, son gemelos idénticos. Se iniciaron en el cine a los nueve años con una videocámara que les regalaron sus padres. Siempre fueron al colegio juntos y acabaron graduándose en cine en una universidad californiana. Nacidos en 1984, forman parte de la última promoción de showrunnersde la televisión estadounidense: la de aquellos que se hicieron adultos en un mundo en que era normal que las teleseries tuvieran una calidad extraordinaria.

La edad de oro de la televisión pronto alcanzará dos décadas de vida, marcadas por el incremento exponencial de producción, cada día más diversificada y global. Es un buen ejemplo de la lógica del “aceleracionismo“: el motor del capitalismo se pone a 1000 kilómetros por hora con un mercado —en este caso creativo— que se acaba por desbordar, convertido en una red internacional de deseo mediado por la tecnología, que alienta conversaciones y estilos emocionales, al tiempo que transforma plataformas, artefactos y formas de lectura.

En estos dieciocho años de efervescencia —como argumento en Teleshakespeare— las series dramáticas norteamericanas pasaron del clasicismo de la primera década del siglo (The SopranosThe West WingThe Wire) al giro manierista del cambio en la segunda década (Mad MenBreaking Bad). En esta historia del arte en miniatura, en esta evolución acelerada de etapas que protagoniza el discurso narrativo más influyente de nuestra época, Stranger Thingsinauguraría una posmodernidad clásica, la de la reescritura y el pastiche. Y poco más.

La nostalgia es un nicho de mercado como cualquier otro y podría convertirse en un subgénero narrativo si el capital sigue apostando por ficciones que reelaboran ficciones de las décadas pasadas. No todas las series sobre los años 80 son nostálgicas, la mayoría son arqueológicas y traumáticas. Pero Stranger Things se ha convertido en un fenómeno tan impresionante que podría derivar en una tendencia: series a un mismo tiempo infantiles, juveniles y para adultos; diseñadas para el reconocimiento placentero de fragmentos de la historia audiovisual pero que ya no se consumen en familia sino por separado, en teléfonos móviles, computadoras portátiles, televisores domésticos o de trenes y aviones.

Series familiares que en realidad hablan del fin de una experiencia eminentemente familiar.

Por eso muere Bob. Las cámaras nos muestran cómo los monstruos se comen sus entrañas con una alevosía y un regodeo que no es normal en la serie. Casi con sadismo. Porque la familia protagonista debe ser disfuncional, debe estar incompleta. Capas y capas de referencias cinematográficas no hacen más que disimular esa herida abierta, fundamental.

https://www.nytimes.com/es

Diversidad

Todas las cadenas son la Cadena y todos los programas son el Programa

Dos niños viendo televisión.rn rn rn
Dos niños viendo televisión. © GETTY IMAGES

 

La estandarización, en algunos sectores, se produce cuando todos se quieren parecer al que tiene éxito. La mayoría de los programas de televisión, por ejemplo, se podrían emitir, indistintamente, en cualquier cadena. No son marca de la casa, sino mera repetición agónica de lo preexistente. Significa que las emisoras se reconocen únicamente por su logo, que viene a ser como si las novelas solo se diferenciaran por su título. En la lucha por imitar el producto de éxito de la competencia, la programación deviene en una masa informe entre cuyos pliegues resulta difícil encontrar algo insólito. A mayor cantidad de canales, menos diversidad. De ahí la experiencia, conocida por todos, de esa tarde de sábado en la que se recurre a la tele para evitar el suicidio y, tras recorrer todas las emisoras sin hallar nada de interés, ni siquiera le quedan a uno fuerzas para volarse la cabeza. De hecho ya se la ha volado al dispararse en la sien con el mando a distancia.

El apelmazamiento. Todo se apelmaza. La globalización, que homologa cuanto toca, hace imposible el alumbramiento de una idea extraordinaria. La originalidad produce miedo económico. ¿Y si no funciona? El apelmazamiento proporciona beneficios innumerables al sistema, pues crea gente apelmazada. Los españoles consumimos cuatro horas diarias de tele, lo que supone un lavado de cerebro colectivo que ni en Corea del Norte, aunque con vaselina. No importa la cadena que veas ni el programa que selecciones. Todas las cadenas son la Cadena y todos los programas son el Programa. Monoteísmo en vena. No hay escapatoria, no hay marcha atrás. Hemos caído en una red tejida con los hilos de acero del pensamiento estándar, donde ya no se concibe otro gusto que el establecido.

JUAN JOSÉ MILLÁS

https://elpais.com/

Twin Peaks para melómanos: la guía musical de la última temporada

Twin Peaks para melómanos: la guía musical de la última temporada

Dos temporadas, emitidas en 1990 y 1991 respectivamente, fueron las encargadas de dar a conocer a Twin Peaks, la ficción creada por David Lynch y Mark Frost. Posteriormente, en 1992, Lynch dirigió al película Fire walk with me, la cual continúa la trama y da más información sobre la desaparecida Laura Palmer.

El misterio en clave policial, se enmarca en un contexto marcado por el surrealismo, y esta tercera temporada -que llegó 25 años después de la última emisión- lejos de aclarar dudas, dejó más interrogantes a sus espectadores.

Pero la trama no lo es todo. Uno de los aspectos que destacaron en estos episodios estrenados en 2017, fue la presencia de bandas musicales reconocidas. Un complemento a la banda sonora que dio dosis de realismo a esta producción de origen noventero.

 El sitio Vulture, hizo un recopilación de todas aquellas bandas y cantantes que se presentaron en el Roadhouse de aquel pueblo.

Chromatics (Episodio 2)


The Cactus Blossoms (Episodio 3)


Au Revoir Simone (Episodio 4)


Trouble (Episodio 5)


Sharon Van Etten (Episodio 6)


Nine Inch Nails (Episodio 8)


Au Revoir Simone (Episodio 9)


Rebekah del Rio (Episodio 10)


Chromatics (Episodio 12)


James Hurley (Episodio 13)


Lissie (Episodio 14)


The Veils (Episodio 15)


Eddie Vedder (Episodio 16)

SOBRE EL AUTOR:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera

http://culto.latercera.com

Infrafilosofía

 

 
Infrafilosofìa, dibujo de Ek

La filosofía se ha quedado sin temas o preocupaciones para generar pensamiento, especulan  en las nimiedades sociales, profundizan en lo superficial ignorando las grandes cuestiones. La sociología desde hace años está entre las vertientes dogmáticas que alistan sociólogos en grupos de choque hasta los que también hacen tesis de la fatuidad. Las universidades imparten cátedras y los ensayistas filosóficos escriben libros sobre lo que antes estaba condenado al desecho y el consumo: las series de televisión.

La sociedad de baja escolaridad siempre ha confundido la ficción televisiva con la realidad, pero que lo hagan los filósofos es un síntoma de la adopción de la frivolidad para no ver a la realidad. Estudios sobre The Simpsons, los Soprano, Mad Men, y ahora esta serie de pelucas y disfraces llamada Guerra de Tronos. Antes las telenovelas reunían a sociedad iletrada, las discutían y las lloraban, y hoy son estas series las que reúnen a los académicos que tienen la misma actitud de la adolescente que sueña con casarse con un hombre rico. La ficción televisiva desde su origen hasta hoy es un negocio que genera entretenimiento para vender espacios publicitarios, el rating jala anunciantes y consumidores. Los filósofos y columnistas no lo ven así, se creen que la pantalla contiene las claves de nuestra existencia, ven las implicaciones de los acontecimientos políticos en sus capítulos, han encumbrado a sus guionistas en demiurgos que descifran nuestra fatalidad. Los periódicos hacen reportajes sobre la trama, entrevistan a los actores como si las experiencias e ideas del personaje fueran del actor, incapaces de separar el ser ficticio del real y eso que la prensa está para exponer hechos. La parte supuestamente intelectual de la sociedad está trabajando para los corporativos de la televisión, son sus nuevos publicistas. Decirle al público que una serie televisiva contiene valores humanos e intelectuales es una invitación a que absorban ese pensamiento como algo profundo y comprometedor.

La tendencia inició en las universidades americanas y es explicable porque ellos son los dueños de este espectáculo, que una productora patrocine una cátedra o le pague a un autor un ensayo es posible porque el sistema lo permite. La cuestión es que esa visión se ha implantado hasta el delirio y es ridículo que un programa de televisión detone un debate desde una óptica acrítica y asumiendo que sus ideas son una propuesta intelectual. Estas series son parte del imperialismo ideológico y no lo ven así, se tragan sus ideas y las promueven.

La filosofía analiza los diálogos de la televisión como si estuvieran leyendo a Platón, inventando significados y predicciones como los tarotistas viendo el futuro en sus naipes. La frívola ceguera de la filosofía es la que deberían analizar, que acepten que han caído en la autoayuda, se avergüencen de los libros sobre Facebook, y dejen de pregonar el negocio de la televisión. Es la infracultura televisiva engendrando a la infrafilosofía. 

PUBLICADO POR AVELINA LÉSPER 

www.avelinalcom

ANGELO BADALAMENTI

Resultado de imagen para angelo badalamenti twin peaks
Yo no sé si esta escena de la esfera dorada es como dicen lo mejor que se ha visto nunca en televisión. Vistas las dos primeras temporadas de Twin Peaks, esperaba uno que esta tercera, estrenada 25 años después, fuera cerrando incógnitas, atando cabos. Pero qué va. Cada vez más cabos… y menos tiempo para enhebrarlos en un todo coherente. Culpa mía por pensar que sería distinto que en las películas de David Lynch. Siempre, a mitad de la cinta, me acababa dando cuenta de que era mejor renunciar al hilo argumental y dejarse llevar por la sugestión de las imágenes y la música, o por mejor decir, la atmósfera. Cosa ésta de renunciar al discurso que no admite, para uno, la literatura. El rostro de Laura Palmer en un burbujeante fondo dorado, el gigantón levitando, una mujer desconocida que lanza la esfera hacia qué mundo o logia pasada o futura… La gran escena, o la gran fumada del señor Lynch, a gusto del personal.
Comentario aparte merece la banda sonora de la serie. A los temas ya clásicos de Angelo Badalamenti se suman ahora otros de Johnny Jewel o Rebekah del Rio que oímos en actuaciones en el Bang Bar al final de la mayoría de los capítulos. La melodía de guitarra que abre todos ellos es sobrecogedora, porque es mucho más que una melodía: es ya el recuerdo de la congoja, más melancolía que temor, con que asistíamos hace un cuarto de siglo a ese baile de personajes y situaciones extrañas, narradas con una inocencia de la que adolece la presente temporada, acaso porque, siendo los mismos, es otro el director, otro el guionista, otro el mundo y otros nosotros.

 

A.Badalamenti: “The fireman”
(Twin Peaks, T3, Ep8)
http://mitosyflautas-sergiofernandezsalvador.blogspot.mx/

“Mountaintop Removal” – Lissie

Viaje gastronómico por Juego de Tronos

Viaje gastronómico por Juego de Tronos
 

Hace ya tiempo que Juego de Tronos se ha consolidado como un fenómeno mundial gracias al creciente éxito de la serie de televisión, que atraviesa ahora mismo el ecuador de su quinta temporada. ¿Qué tienen tanto la saga literaria como la versión televisiva para atrapar a tanta gente? Nuestros compañeros de ¡Vaya Tele! podrán responder mejor, pero lo que está claro es que sus creadores han dado forma a un universo fascinante, en el que no puede faltar la comida. Yo os invito a uniros a nosotros en un apetitoso viaje gastronómico por Juego de Tronos para descubrir lo que comen los habitantes de Poniente.

La comida está muy presente a lo largo de la saga literaria y es algo que también se ha trasladado a la pequeña pantalla. El autor de las novelas, George R. R. Martin, disfruta de la buena comida y no escatima en detalles para citar y describir todo tipo de platos y alimentos con los que sus personajes se encuentran en sus aventuras. El libro Festín de Hielo y Fuego y el blog que lo vio nacer es un reflejo de ese detallismo gastronómico, ya parte fundamental de su universo, que nos ayuda a comprender a los personajes y el mundo en el que se mueven, inspirado en tiempos medievales.

Desembarco del Rey

Juego Tronos8

Situada en la costa este de Poniente, Desembarco del Rey es la ciudad más importante por ser capital de los Siete Reinos, sede del Trono de Hierro y centro neurálgico del poder y la política. Destaca además por su tamaño y por su papel comercial, al ser uno de los principales puertos. En Desembarco del Rey convive la alta sociedad ligada a la Corona con una gran masa de población muy humilde donde se entremezclan numerosas culturas. Esta situación se ve reflejada en la gastronomía de la zona.

Por un lado tenemos las ricas cocinas de Palacio y de los grandes señores, que ni siquiera en tiempos de crisis escatiman en gastos cuando se trata de organizar banquetes para la alta sociedad. En los libros y en la serie asistimos a más de una boda en la que se detallan banquetes pantagruélicos con decenas de platos. En las estancias reales se pueden constantemente fuentes llenas de frutas exóticas de ricos colores, y nunca faltan los dulces y pasteles. Otro elemento imprescindible es el vino, servido en delicadas copas.

Juego Tronos7

Un desayuno habitual para la familia real, con el que Cersei suele comenzar su jornada, consiste en porridge o gachas de avena con miel, frutas y leche, huevos cocidos y pescado frito crujiente, pudiendo incluir frutos secos variados. El gobierno del reino requiere empezar el día con buenas energías. El pescado frito se suele servir a otras otras del día, y podría parecerse a nuestro pescaíto frito andaluz.

Sopas y cremas de aire medieval, como la sopa de calabaza, de cebada, de setas y caracoles o de castañas no suelen faltar en comidas y cenas. También son habituales las ensaladas como la que degusta Sansa en alguna ocasión, a base de espinacas con hierbas frescas, flores, ciruelas y frutos secos. Las tartas saladas son otro plato habitual de Desembarco, tanto las vegetales como las rellenas con pescado, quesos o carne de ave.

Las comidas más copiosas llegan a su apogeo con grandes piezas de carne. En los banquetes de ceremonias especiales, como las bodas, son las aves las protagonistas, a veces servidas de formas extravagantes, como el pavo real servido entero con su plumaje. Los reyes son aficionados también a la caza y por eso son también habituales platos de jabalí, ciervo, conejo o perdices, asados o guisados con especias.

Juego Tronos6

Los panes y dulces no pueden faltar en una corte opulenta, y parece que los hornos de Desembarco del Rey están encendidos constantemente. El pan de avena cargado de frutas y nueces es uno de los favoritos, así como panecillos y bollos de todo tipo, galletas, y pasteles, preferiblemente en formatos pequeños. Son célebres los pastelitos de limón, que no faltan a la hora de la merienda y que son la perdición de Sansa. Como ya se ha comentado, las frutas tienen una presencia importante en la Fortaleza Roja, también cocinadas. No faltan las manzanas asadas, los melocotones con miel y diversas compotas y mermeladas.

El pueblo llano de Desembarco del Rey nunca podrá ni probar muchas de estas delicias. Las comidas habituales de la población más humilde consisten en panes toscos y duros que acompañan cuencos de estofados donde se suele introducir cualquier ingrediente disponible. Las ollas parecen estar burbujeando de forma permanente en ciertas calles del Lecho de las Pulgas, con restos de carnes variadas, verduras y algún cereal, si hay suerte. Palomas y ratas son buenas fuentes de proteínas cuando el hambre aprieta.

Las tierras del Norte

Juego Tronos10 1

Las frías tierras al sur del Muro se conocen como el Norte, el más grande de los Siete Reinos, cuya capital se sitúa en Invernalia, el asentamiento de los Stark. Es una región muy amplia pero con grandes zonas deshabitadas, muchos pueblos y aldeas desperdigados, y unos modos de vida algo difíciles por el clima tan frío que cubre de nieve la tierra incluso en verano. La comida en estas tierras aprovecha sobre todo lo que da la tierra, con platos contundentes, energéticos y reconstituyentes, muy humildes en su origen.

Las comidas que George R.R. Martin suele citar al describir la vida norteña son esencialmente lo que imaginamos como medieval, con muchos productos de despensa pensados para aguantar largas temporadas de inviernos fríos y yermos. Panes rústicos y densos, avena, quesos, conservas de frutas, mieles, frutos secos y embutidos son habituales en un menú norteño.

Juego Tronos3

Cuando la temporada de caza lo permite, en Invernalia se preparan consistentes guisos de venado con cebada, empanadas de ave o carne asada con salsas aromáticas de miel y especias. El pescado tiene, lógicamente, una menor presencia, aunque en ocasiones especiales se pueden preparar pasteles de bacalao, que permite una larga conservación gracias al salazón.

El cultivo de vegetales y hortalizas resistentes al frío es esencial para la supervivencia en las tierras del Norte. Platos habituales en sus mesas, desde el desayuno hasta la cena, incluyen estofados de zanahorias y nabos, remolacha a la mantequilla, cebollas en salsa o asados con puerros. La manzana es la fruta más abundante, que tras la cosecha estival se conserva en las despensas durante meses.

El Muro

Juego Tronos2

Un poco más al norte de la región del mismo nombre se sitúa el Muro, hogar de la poco valorada Guardia de la Noche. La falta de recursos y las duras condiciones climatológicas no hacen que sea una vida fácil, y eso se refleja en la humilde y escasa comida que tiene que sustentar a los que visten el negro. Una bebida que caracteriza su día a día, además de la cerveza espesa, es el vino caliente, dulzón y lleno de especias.

En el Castillo Negro se sigue una dieta muy similar a la del Norte, pero más escasa y sencilla, sin lujos. Lo importante es conseguir calentar el cuerpo y obtener la energía necesaria para sobrevivir al duro trabajo bajo las gélidas temperaturas. Además, las despensas no suelen estar precisamente llenas, hay que ahorrar y pensar en el invierno, por lo que no hay lujos que valgan.

Juego Tronos 11

Un desayuno en un buen día en el Muro suele consistir en huevos de gallina o pato, pan rústico fresco o frito, frutas secas y un surtido de embutidos. Salchichas, bacon, jamón y black pudding -una especie de morcilla- son los más frecuentes, acompañados de cerveza negra. Si la despensa lo permite, el cocinero puede preparar pequeños panecillos y pasteles con manzanas y frutos secos, muy energéticos. Estos bocados no suelen ser frecuentes y conviene devorarlos pronto, como Jon Nieve sabe muy bien.

Como era de esperar, la comida principal suele consisten en cuencos de sopas, guisos y estofados, con carne grasa si hay suerte. En el Muro se cocina con cerveza de tipo ale y no faltan las cebollas, que pueden acompañar a piezas de cordero, oveja, cerdo o, en su defecto, alubias con bacon. La carne y el pescado en salazón son la comida principal de los exploradores, todo regado con cerveza.

Dorne

Juego Tronos Dorne

Esta temporada la serie viaja por primera vez a Dorne, una tierra sureña cuyas localizaciones se han buscado en diversos lugares de nuestra Andalucía. Es una tierra muy cálida, la región más calurosa de los Siete Reinos, con un paisaje árido y seco en el que el agua es uno de los bienes más preciados. Está claramente inspirada en culturas árabes mediterráneas, algo que también se percibe en su gastronomía.

En Dorne hay menos presencia de guisos contundentes y mucho más protagonismo de comidas frescas, con muchas especias picantes, frutas y frutos secos, como almendras y dátiles. Productos típicos de la región, como la granada, las aceitunas, la miel y la uva están presentes en comidas dulces y saladas, y las carnes de caza son escasas. Los dornienses prefieren cordero o pato y quesos locales.

Un almuerzo habitual en Dorne puede consistir en un pan plano acompañado de pasta de garbanzos, aceitunas negras, queso y hojas de parra rellenas de frutos secos y verduras. Una especialidad local es la serpiente, que se suele servir crujiente, con salsa picante, mostaza y miel. Para refrescar la garganta son populares las bebidas a base de limón y los vinos afrutados y fuertes.

Otras regiones de Poniente

Juego Tronos5

El continente de Poniente alberga otras muchas regiones, pueblos y ciudades destacadas donde algunos de los personajes principales se ven envueltos en diversas tramas. Aunque sólo estén de paso, siempre hay que comer, y George R. R. Martin aprovecha para citar y describir distintos refrigerios que merece la pena destacar.

Sobresale la región de El Dominio, dominada por Altojardín, una de las más fértiles de todos los Siete Reinos. Su producción de frutas, verduras y cereales abastece a gran parte del resto de territorios, y son muy apreciados sus vinos. En sus mesas abundan platos coloridos, con muchos vegetales frescos, toques florales y preparaciones de carnes menos toscas que en el Norte.

En las Islas del Hierro, en cambio, los banquetes son menos lujosos. La vida en estas tierras frías y áridas están dominadas por el mar, por lo que pescados y mariscos son los productos principales de su alimentación. En las novelas se nombran platos como la sopa de algas y almejas o el estofado de pescado con mejillones y cangrejo. Las malas tierras no permiten una próspera ganadería, pero a veces se preparan caldos con carne de oveja o cordero.

Juego Tronos10

Moverse por Poniente implica largas jornadas a caballo o a pie entre unos territorios y otros. Cuando no se puede repostar en una posada, los improvisados campamentos suelen apostar por cocinar a la brasa o en estofado la carne de caza que se encuentran por el camino. Durante el invierno conviene llevar encima carne o pescado en salazón, salchichas y panes y galletas que puedan aguantar varias semanas.

En asentamientos importantes de señores y otros personajes destacados nunca faltan los caprichos dulces para sus pobladores. En Harrenhal por ejemplo no puede faltar el pan recién hecho ni dulces como las tartaletas de frutos secos y queso o las tartas de manzana. Los pastelitos de arándanos, las frutas en almíbar y caprichos como los gansos de merengue y nata son habituales en las mesas más pudientes.

Más allá del Mar Angosto

Juego Tronos12

El universo de Juego de Tronos no termina con los Siete Reinos. El Mar Angosto separa el continente de Poniente con Essos, las tierras del este donde se localizan las llamadas Ciudades Libres y los territorios de los Dothraki. En este continente conviven culturas muy diferentes y ofrecen particularidades que las hacen únicas respecto a las costumbres de Poniente. En general son tierras muy cálidas, húmedas, y la mayoría de capitales se sitúan en la costa.

Capitales como Braavos o Pentos, con una intensa actividad portuaria, disfrutan de productos importados por el comercio, por lo que la comida puede recordar a la de otros lugares de Poniente. Sin embargo, destaca la presencia de todo tipo de pescados y mariscos, destacando las más humildes sardinas, y una menor importancia de carnes, sobre todo de caza.

Una jornada en Braavos puede empezar con un plato de sardinas frescas fritas o a la brasa, servidas con aceite o salsa picante, un pedazo de pan con aceitunas y vino aguado. La sociedad más pudiente de Pentos tiene gustos muy similares a los de Desembarco del Rey, disfrutando de platos como el capón asado con vegetales caramelizados, frutas y todo tipo de dulces.

Otras poblaciones ofrecen exquisiteces locales como los insectos, especialmente grillos y saltamontes, que se pueden cocinar con mantequilla y servir con todo tipo de frutos secos y miel. También se pueden encontrar salchichas de perro, típicas en un desayuno de Meeren, mientras que en Volantis están orgullosos de su sopa fría de remolachas, cultivo abundante local. Por su parte, los Dothraki preparan comidas menos sofisticadas, reflejo de su propia cultura y modos de vida. Abundan los platos de carne, destacando la cabra asada y los pasteles de sangre.

Juego Tronos4

La importancia que tiene la comida tanto en los libros de Canción de Hielo y Fuego como en la serie de Juego de Tronos no es sólo un reflejo de la afición de su creador por la buena mesa. Aunque a veces se critique el excesivo detallismo de sus descripciones, lo cierto es que nos ayuda a dibujar mejor ese rico y complejo mundo, a sumergirnos en su historia y en su cultura, y a conocer mejor a sus personajes. Y ciertamente también nos despierta el apetito en más de una ocasión.

https://www.directoalpaladar.com/otros/viaje-gastronomico-por-juego-de-tronos