Auschwitz aventura

hitler-picachuSegún un estudio reciente realizado en Gran Bretaña, uno de cada seis escolares piensa que Auschwitz fue un parque temático. Me parece una idea cojonuda, porque de Hitler sólo se ha contado lo malo. Sí es cierto que tenía un pronto muy malo, pero también hizo cosas por la humanidad (porque fue él el que inventó la Penicilina, ¿no?).

Yo, con mi visión de negocios, he patentado la idea y estoy esperando financiación (a ver qué me dice el PP) para empezar a construir el parque temático nazi: Auschwitz Aventura.

Éstas son algunas de las ideas, aún en desarrollo, que tengo pensadas.

1. El tren del misterio: atracción consistente en un tren (tres vagones, capacidad 2000 personas apretaditas) que hace un recorrido por el parque. O eso es lo que creerán los que suban.

2. El laboratorio loco del Dr. Mengele: espacio divulgativo en el que el visitante podrá experimentar con su cuerpo. Te morirás de risa (o de otra cosa).

3. El pasaje del terror: atracción en la que pasarás miedo con personajes terroríficos como Barbara Streissand, Steven Spielberg, Woody Allen y otros judíos.

4. Desfile de princesas nazis: A las 10 de la noche, gran desfile con carrozas acompañado por los más carismáticos personajes nazis. Entrada exclusiva para rubios con ojos azules.

5. Oferta Pack Regalo: Si traes a un judío, recibirás un obsequio de nuestro parque: una pastilla de jabón.

Actualización:

Potemkim me da una buena idea para ampliar el proyecto. Para los que no quieren emociones fuertes, se habilitará un resort de pulserita, en la playa, con el nombre Aus-beach.

Y para los más cerdetes, encontraréis el pabellón Aus-bitch, donde las arias más guarrillas te atenderán en sugerentes uniformes nazis.

Os mantendré informados puntualmente sobre cualquier avance en la construcción de Auschwitz Aventura.

mimesacojea.com

SUICIDIO

suicidio

No es raro que los artistas se suiciden más que los notarios o los dentistas, por ejemplo. Pero, también, los periodistas registran una notable tasa de suicidios. La cuestión radica en que determinadas profesiones son, literalmente, demasiado expuestas. Un dentista puede ser bueno malo o regular pero su identidad se encuentra a una distancia suficiente para que el fracaso de una intervención no llegue a perjudicarla. La autoestima sube o baja con los aciertos o fracasos de la actividad profesional pero esos vaivenes no tienen por qué tambalear la oferta que del yo esencial hace el dentista. Con el artista llega a ocurrir, sin embargo, que  el yo es su materia prima, mercancía vital, y viceversa. Las mercancías del artista son destilaciones, fragmentos o figuras del propio yo. Ser aceptado reproduce la confortable sensación de ser acunado maternalmente pero el rechazo de la obra, el desdén de la mercancía propia, hace sentir al yo que el mundo no lo quiere consigo. Consecuentemente el artista no se quiere tampoco consigo: no conseguir ser comprendido y admirado conlleva quedar a expensas – expuesto- ante la propia e incorregible basura. El suicidio entonces viene a ser como el ácido sulfúrico que borra al ser y  elimina sus detritus.

articulo de Vicente Verdu

Insostenible

Vaca3

Parece haberse extinguido la especie de los científicos, periodistas e incluso primos que negaban el cambio climático. Ahora estamos en la fase de las grandes alternativas: “No niegues nada, pero no hagas nada”. Muchos de los antiguos negacionistas se dedican a la difusión entusiasta de “falsos amigos” lingüísticos, tan nocivos como los gases de efecto invernadero. Cuando te hablan de “crecimiento sostenible” hay que traducirlo ya por “crecimiento simultáneo”, una de las teorías mágicas del neoliberalismo: cómo incrementar el negocio aumentando y disminuyendo a un tiempo las emisiones. Ahí entra el truco del mercado de carbono, ese cambalache llamado también comercio de emisiones. Puede comprarse el derecho a la contaminación sostenible. Esa parece ser la componenda, ensayada en el pacto de Kyoto, que quieren desenvolver las grandes corporaciones y gobiernos timoratos. Otra estafa del capitalismo mágico es equiparar lo desigual. Para entendernos, el as Camps y la copiloto Barberá podrían adquirir los derechos anuales de emisión de metano de una honrada vaca cántabra para poder soltar sospechosos gases efusivos por el tubo del flamante Ferrari. El escritor Flaubert confesó en una carta al ruso Turgueniev: “Siempre he intentado vivir en una torre de marfil, pero una marea de mierda no deja de golpear sus muros, y amenaza con tirarla abajo”. En lugar de inquietarse, hay magnates que desde la altura de la torre de marfil, se frotan las manos ante semejante marea. Empiezas por el comercio de gases de invernadero, y acabas creando un mercado internacional de escrúpulos. Mientras el lobby nuclear refuerza su campaña, vendiéndonos la nueva generación de reactores como fábricas de chocolate, en puntos de la costa italiana se van descubriendo barcos cargados de residuos radiactivos y hundidos por los servicios de limpieza de la mafia. Cuanto más cara sea la mierda, más negocio. Es la criminalidad sostenible.

Articulo de Manuel Rivas/elpais.es

imitacion

La utilidad de las revoluciones

la revolution

Francisco Martín Moreno
20-Nov-2009
Habíamos pagado un precio muy elevado para derrocar a la dictadura de Porfirio Díaz, así como la de Victoriano Huerta. ¿Quién podría disputarle a México su derecho a la libertad, a la evolución y al progreso? Sólo que la terrible revolución de 1913 sólo sirvió para centralizar aún más el poder.

Cuando Jean François Revel sentenció de cara a la historia aquello de que “las revoluciones o sirven para centralizar aún más el poder o no sirven para nada”, en un principio, semejante afirmación tan radical, me pareció ciertamente exagerada. Por esa razón decidí repasar algunos de los recientes movimientos armados a lo largo y ancho del mundo, para estar en condiciones de refutar, en su caso, dicha aseveración.

En China, a modo de ejemplo, cuando la terrible dictadura de Chiang Kai-shek, fue derrocada por Mao Tse-tung en 1948, analistas y observadores supusieron que el arribo de los comunistas al poder después de una interminable revolución, implicaría igualmente el arribo de la democracia y de la libertad. Sin embargo, la tiranía china se perpetuó hasta nuestros días concentrando aún más el poder en unas cuantas manos.

En el caso de Rusia cualquiera hubiera podido imaginar que, después de la destrucción del imperio zarista por los soviets, advendría una república democrática con una clara división de poderes al estilo occidental. ¿Resultado? Después de siglos de una brutal y no menos cruel tiranía zarista extinguida por medio de una sangrienta revolución, a cambio se instaló la “dictadura del proletariado”, en la que, de nueva cuenta, fueron cancelados los más elementales derechos del hombre.

En este brevísimo análisis resulta imposible ignorar la revolución cubana detonada en la Sierra Maestra para derrocar a la dictadura de derecha ejercida por Fulgencio Batista. ¿Acaso los cubanos no fueron engañados esta vez por Fidel Castro, cuando al concluir el movimiento armado, se instaló otra espantosa dictadura, ahora de derecha, encabezada por ese salvaje primate caribeño que ha usurpado la voluntad de los suyos por más de medio siglo? Al igual que China y Rusia y ahora Cuba, las sangrientas revoluciones sólo sirvieron para centralizar más el poder o no sirvieron para nada.

¿México fue la excepción que escapó a la sentencia de Revel? ¡Por supuesto que no! Cuando en 1915 concluyó la última parte del movimiento armado originado en razón de las diferencias existentes, ahora entre Carranza y Villa, la población agotada, mutilada y enlutada después de haber asistido a la muerte de más de un millón de mexicanos y de la destrucción de la economía, pensó que gozaba de un legítimo derecho para instaurar finalmente la democracia en nuestro país. Habíamos pagado un precio muy elevado para derrocar a la dictadura de Porfirio Díaz, así como la de Victoriano Huerta. ¿Quién podría disputarle a México su derecho a la libertad, a la evolución y al progreso? Sólo que la terrible revolución de 1913 nada más sirvió para centralizar aún más el poder. El primero que intentó hacerlo fue el propio Venustiano Carranza, quien murió asesinado a balazos por Obregón y sus corifeos, después de que aquél trató de eternizarse en el mando supremo imponiendo la triste figura de Ignacio Bonillas. Obregón, por su parte, una vez ungido presidente, en aras de un ejercicio absoluto de sus poderes, mandó también asesinar o secuestrar a legisladores y periodistas, además de liquidar a la inmensa mayoría de sus colaboradores militares que se habían batido junto con él en el campo del honor para aplastar al huertismo. Deseoso de ser enterrado con la banda presidencial cruzada en el pecho, el Manco de Celaya no se detuvo en sus propósitos cuando decidió desconocer el principal postulado de la Revolución Mexicana como fue el Sufragio Efectivo, no Reelección… Cuando se reeligió en 1928 fue asesinado entonces por Calles y por la Iglesia católica. ¿Democracia? ¡Ninguna! ¿Concentración del poder? ¡Sí!, a pesar de la revolución.

Calles tampoco fue la excepción, no sólo al alterar una y otra vez el resultado de las elecciones locales y federales a su favor y al controlar al Poder Judicial y al Legislativo como meros apéndices del Ejecutivo. Si algo demostró de nueva cuenta la centralización del poder fue la imposición del oprobioso maximato callista, del que nadie quiere acordarse.

La experiencia mundial nos debe confirmar a los mexicanos la importancia de preservar nuestra incipiente democracia que, aun cuando desprovista ya de caudillos, dictadores y tiranos, con el tiempo nos permitirá arribar al esplendor de la libertad por más que el camino sea tortuoso y difícil. No perdamos la paciencia y continuemos construyendo el futuro a pesar de todas las dificultades… Ya sabemos para qué sirven las revoluciones…

Calidas nalgas

culojeanseste Viernes por la noche
las muchachas mejicanas en el carnaval católico
parecen muy buenas
sus maridos andan en los bares
y las muchachas mejicanas lucen jóvenes
nariz aguileña con tremendos ojazos,
cálidas nalgas en apretados bluyines
han sido agarradas de algún modo,
sus maridos andan cansados de esos culos calientes
y las muchachas mejicanas caminan con sus hijos,
existe una tristeza real en sus ojazos
como si recordaran noches cuando sus bien parecidos hombres-
les dijeron tantas cosas bellas
cosas bellas que ellas nunca escucharán de nuevo,
y bajo la luna y en los relampagueos de las
luces del carnaval
lo veo todo y me paro silencioso y lo lamento por ellas.
ellas me ven observando-
el viejo chivo nos está mirando
está mirando a nuestros ojos;
ellas sonríen una a otra, hablan, salen juntas,
ríen, me miran por encima de sus hombros.
camino hacia una caseta
ponga una moneda de diez en el número once y gane un pastel
de chocolate con 13 coloreadas colombinas en la
cima
suficiente por demás para un ex-católico
y un admirador de los calientes y jóvenes y
no usados ya más
afligidos culos de las mejicanas.

Charles Bukowski

Sin palabras

infanta2

Otro buen numero para Mexico

fraudeOtra muesca para la cacha. ¡Ole!. Ya paso la temporada de lluvias. Pero no para nuestro presidente, a el le sigue lloviendo todos los dias. Su sueldo millonario no le va a alcanzar para comprar paraguas.

Un estudio hecho sobre los fraudes, nos coloca en quinto lugar despues de paises como Sudafrica, Canada, Kenia y Rusia. Y luego el comentario del premio nobel de economia, que dijo que Mexico fue de las naciones que peor manejaron la crisis.

¿Que va a hacer al respecto Mister president?. ¿Seguira siendo el tibio de siempre, contandonos cuentos chinos?. No debe ser nada facil llevar la banda presidencial. ¡Con que orgullo la portaba en sus inicios!. Estoy seguro que penso en pasar a la historia como el mejor presidente , y nunca se le paso por su cabezota que iba a ser muy grande el paquete. Si quiere hacerla de heroe, ¡RENUNCIE!

Se busca una mujer

sebuscamujercapitulo I

La principal obsesión de Robert —desde que empezó a pensar en esas cosas— era poder colarse una noche en el Museo de Cera, y entonces, ponerse a hacer el amor a las señoras de cera. Sin embargo, le parecía que podía ser demasiado peligroso, así que se limitaba a hacer el amor a estatuas y maniquíes en sus fantasías sexuales, viviendo en su mundo de fantasmas.
Un día, al pararse en un disco en rojo miró por la puerta de una tienda. Era una de esas tiendas que venden de todo —discos, sofás, libros, chatarra… Y la vio allí, de pie, con un largo vestido rojo. Llevaba unas gafas puntiagudas, estaba muy bien formada; con ese aire digno y sexy que solían tener. Irradiaba verdadera clase. Entonces el disco cambió y se vio obligado a seguir la marcha.
Robert aparcó el coche en la manzana siguiente y volvió andando hasta la tienda. Se paró en la puerta, entre los montones de periódicos, y la miró. Incluso sus ojos parecían reales, y la boca era muy atrayente, haciendo como un pucherito.
Entró al interior y se puso a mirar los discos. Ahora estaba más cerca de ella, le lanzaba miradas furtivas de vez en cuando. No, ahora ya no las hacían así. Tenía incluso tacones altos.
La chica de la tienda se acercó.
—¿Puedo ayudarle, señor?
—No, gracias, sólo estoy mirando.
—Si hay algo que desee, hágamelo saber.
—Sí, claro.
Robert se acercó con disimulo al maniquí. No había ninguna etiqueta con el precio. Se preguntó si estaría a la venta. Volvió al estante de los discos, cogió un álbum barato y se lo compró a la chica.

(continuara)

¿Que celebramos,que festejamos?

revolucion2Hoy conmemoramos —ni celebramos ni festejamos— 99 años del inicio de la Revolución Mexicana constatando cómo los ciclos de la historia tienden a repetirse.

El siglo XX irrumpió con profunda recesión mundial que afectó el precio de la plata, principal producto comercial del México de entonces. La desestabilización de la balanza de pagos no pudo impedir —junio 1907— la devaluación del peso, mismo que entonces se decidió respaldar con el patrón oro en sustitución del patrón plata.

Fue en octubre de 1907 que la recesión a nivel mundial desató el pánico financiero en Nueva York. La incipiente industria de nuestro país se vio bruscamente frenada. La precaria situación económica en EU motivó que fueran deportados un significativo número de compatriotas que se habían empleado principalmente en Texas y Arizona. Agreguemos la intensa y desastrosa sequía del verano de 1908, causante de severa escasez de alimentos en todo el país.

El descontento popular se ensañó contra el gobierno de Porfirio Díaz. La clase trabajadora, incentivada por recientes protestas obreras efectuadas en EU, inició masivas movilizaciones, mismas que culminaron con el estallido de la huelga de Cananea y la rebelión de Acayucan en 1906, así como en la huelga de Río Blanco en 1907.

Es en tal entorno que Francisco I. Madero publica en 1908 La sucesión presidencial. Madero aspiraba originalmente a figurar dentro de la planilla de Porfirio Díaz como vicepresidente para las elecciones de 1910. Sin embargo, el remolino de acontecimientos llevó a éste a encumbrarse como figura central del movimiento revolucionario.

Casi un siglo después, la reflexión clave es: ¿La masacre revolucionaria forjó un México mejor?

Fuimos gobernados durante 71 años por un único partido, cuyo legado político quedó impregnado con el sabor de la corrupción y del abuso del poder. Para nuestra desilusión, tras nueve años de alternancia, prevalece el mismo rechazado sabor.

Lamentablemente México se ha venido rezagando en los distintos índices comparativos frente a las demás naciones. El dato fresco de la semana es que el índice de percepción de corrupción en México presentado por Transparencia Internacional muestra que, entre 180 países, en el transcurso de un solo año, pasamos del sitio 72 al 89 y nos situamos a la par que Malawi, Lesotho y Ruanda. Contundente dato de cuánto hemos avanzado en la robolución.

La deplorable posición que corresponde hoy a México es tema que preocupa y ocupa a prestigiadas mentes lúcidas de la vida nacional. El rector de la UNAM, José Narro, convencido de que el modelo de desarrollo y de organización aplicado en nuestro país llegó ya a su límite, que no nos es útil ya para vernos hacia afuera y mucho menos para resolver los problemas que debemos afrontar en lo interno, propuso iniciar el proceso de “refundación de la República” —refundación, ya no revolución— en la búsqueda del crecimiento del país, garantizando el eficiente combate a la pobreza y la mejor distribución de la riqueza.

Nos enfilamos al Centenario de la Revolución con 46% de compatriotas entre pobres e indigentes, la caída anual de 7.1% del PIB, menor inversión, producción y consumo, pero con alza de impuestos, mala educación, alarmante inseguridad, sindicatos corruptos y amafiados, políticos con desprestigio ganado a pulso, petróleo en proceso de extinción, urgidos de reformas estructurales, con desempleo galopante, un reloj legislativo a modo, decepcionados, dolidos, tristes y pesimistas.

¿Qué celebramos, qué festejamos?

articulo de jose rubinstein/excelsior.com