El ‘yihadismo’ global al servicio de cinco objetivos

Resultado de imagen para El ‘yihadismo’ global al servicio de cinco objetivos

A pesar de la propaganda oficial que sitúa el nacimiento del “yihadismo” en los atentados del 11S, el uso actual del terrorismo de bandera religiosa tuvo sus comienzos en 1978 en Afganistán, por la iniciativa de la Administración Carter. Una vez que, forzados por las abundantes pruebas, Zbigniew Brzezinskiy y Hillary Clinton admitieron que “las teorías de conspiración” tenían razón y fue EEUU quien creó la banda criminal, volvieron a mentir, afirmando que la superpotencia había perdido el control sobre individuos: hoy en día es imposible que un grupo armado (de cualquier naturaleza), pueda operar sin el respaldo de un poderoso estado. A demás, el “Cui bono” de los atentados, muestra que los únicos beneficiarios de sus crímenes son sus propios creadores, lo cual no niega que, a lo largo de la historia, las instituciones de diferentes religiones, hayan recurrido a la matanza de los civiles en el nombre de Dios y por los intereses de sus élites.

La “Yihad universal” fabricada por el Pentágono sigue cumpliendo sus 5 funciones:

1.- Desmantelar determinados estados

Tras destruir la República Democrática de Afganistán gobernado por las fuerzas marxistas, EEUU, Arabia Saudí y Turquía enviaron a los “yihadistas” a Yugoslavia, con la etiqueta Bosanski mudzahedini. Lo cjuenta el ensayista alemán Jurguen Elsasser en su libro, «Cómo la Yihad llegó a Europa» gracias a la CIA. Después fueron trasladados a Irak, Libia, y Siria, donde se dedicaron a matar a los intelectuales, profesores y activistas, a volar escuelas, hospitales, bibliotecas y borrar su memoria histórica rajando con el martillo sus milenarios monumentos.

Al contrario de los tiempos de la Guerra Fría que EEUU recurría más a golpes de estado para instalar un régimen afín, el avance de los movimientos antiimperialistas de finales de los setenta le hicieron cambiar de estrategia, cortando por lo sano: acabar con los estados molestos para convertirlos en “estados fallidos”, y así perdurar su dominio sobre sus cenizas.

Respaldados por la OTAN, y tras cumplir la tarea del desmantelar Yugoslavia, y otros tres poderosos estados árabes como Irak, Libia y Siria  (como una ofrenda a Israel), parte de estos mercenarios han cogidos sus bártulos y se han dirigido a nuevos destinos.

El timo del terrorismo islámico sirvió a EEUU para instalar la primera base militar en Nigeria, después de una campaña de propaganda sensacionalista sobre el secuestro de las niñas nigerianas.

2.- Destruir las alternativas progresistas

Sólo hay que ver las imágenes de las mujeres de los países “musulmanes”, antes de la aparición de la extrema derecha islámica totalitaria, y leer la historia de Turquía, Irak, Irán, Afganistán, Libia, Siria o Yemen para darse cuenta de que (salvo Arabia Saudí) casi todos: a) estaban gobernados por regímenes semilaicos; b) que eran “sólo” dictaduras políticas; y c) que la mayoría contaba con importantes partidos progresistas e incluso de izquierda marxista (algunos en el poder). La doctrina de Choque de civilizaciones y su supuesta alternativa “El diálogo de religiones”  falsearon el escenario, dando protagonismo a dos únicas fuerzas: las prooccidentales y las islamistas (que a veces son presentadas como toda la nación) haciendo desaparecer de un manotazo las lucha de clases (y sustituirla por el Norte contra el Sur), y cientos de grupos étnicos, lingüísticos, religiosos sí como a los no practicantes y no creyentes. Esta esquizofrenia ha llegado a tal punto que un importante sector del progresismo occidental se dedicó a 1) justificar el terrorismo “islámico” como una reacción a la invasión militar del imperialismo, o del resentimiento por la exclusión de los inmigrantes de fe islámica en Europa. Matar a los civiles no es justificable bajo ningún pretexto. El primer gran grupo político-religioso que utilizó de forma sistemática el terror puntual y exclusivamente contra los políticos fue el Hasaniun (mal traducido en español como “Asesinos”), dirigido por Hasan Sabbah, El Viejo de Alamut, quien lideró en el siglo XI un movimiento partisano en Irán para expulsar a los ocupantes turcos y árabes; y 2) defender la religión islámica desde un maniqueísmo político, en lugar de seguir exigiendo más laicismo, y el regreso de la religión al espacio personal, como la condición de poner fin a las despiadadas “guerras religiosas”.

3.- Enviar un mensaje de un estado al otro

Como “la cabeza cortada del caballo” por la mafia en El Padrino. Los atentados no son la expresión del “odio” de unos individuos desagradecidos que viven en las sociedades occidentales. Veamos: Si es cierto que 1) los grupos yihadistas sunnitas son wahabitas, corriente religioso dominante en Arabia Saudí, y 2) que Arabia Saudí ha estado detrás de atentado del 7 de julio del 2005 de Londres y el del 30 de diciembre del 2013 de Volgogrado, además del 11S según la CIA, y 3) que el principal objetivo de Riad es borrar a Irán de la faz de la tierra, y por ello se ha convertido en la segunda importadora de armas del planeta, y ha sobornado a Trump con 110.000.000 dólares para que rompiese el acuerdo nuclear con Irán, es de suponer que algunos atentados perpetrados en el suelo europeo son un mensaje: preparáte para recibir más “cabezas” si no cooperas en la guerra contra Irán.

4.- Policializacion de la vida social: arrebatando los derechos democráticos de los ciudadanos conseguidos tras siglos de batalla. La supuesta “lucha contra el terrorismo” es la nueva coartada para lo que los estados dirigidos por las clases opresoras han venido haciendo desde su existencia: contener y aplastar las demandas de los ciudadanos. Se trata de la Paranoia del Ladrón: La Ley Patriot aprobada por George Bush bajo el pretexto de los atentados del 11Sno es más que la nueva versión de la operación Garden Plot , diseñada en 1968 para “combatir disturbios civiles” a causa de “injusticias sociales” y “las diferencias étnicas” porque podían “debilitar la gobernabilidad”, afirmaba. En 1971 y tras el escándalo de Watergate, el senador Sam Ervin reconoció que la inteligencia militar había establecido un sistema de vigilancia a que no a los políticos delincuentes. Las recientes protestas contra la violenta supremacía blanca (en Ferguson, Los Ángeles, etc.) que obligó al mismísimo presidente Obama a arrodillarse, y la injusticia social (reflejadas en el Movimiento 15-0 de Ocupa Wall Street) han reactivado dichos planes.

Las medidas para contener las protestas sociales, incluyen el uso de torturas, porras y balas o la construcción de más y más cárceles, que no una producción y una distribución justas de los recursos y el respeto a la igualdad real de los ciudadanos, entre otros motivos porque éstas les salen más caras: el costo del despliegue militar y policial para reprimir las protestas del 1968 en EEUU fueron 2,7 millones de dólares ¿Cuánto costaría un programa que palíe la pobreza de 40,6 millones de ciudadanos mientras  el 1% de sus compatriotas controla el 38,6% de la riqueza del país?

Nos han pedido que sacrifiquemos nuestras libertades por nuestra propia seguridad: ¡Mentira! Es para mantener su poder. Sin pudor alguno han normalizado la tortura con el eufemismo de “técnicas de extraer la información” y han ehcho que aceptemos la existencia de las cárceles secretas sembradas por Afganistán, Irak, Rumanía, Polonia, etc. El Guantánamo sigue abierto con los seres humanos que un día secuestraron, y ya ni exigimos su cierre.

Pasarán décadas hasta que nos enteremos cuál de los atentado ha sido de “bandera falsa”: Israel reconoció la “Operación Susanna” del 1954 contra Jamal Abdel Nasser, medio siglo después.

En EEUU cada año mueren una media de 33.000 personas a mano de sus compatriotas por arma de fuego. ¿Cuántos han muerto por el “terrorismo islámico”? Si realmente la vida y la seguridad de los ciudadanos importa a sus gobernantes, ¿Cómo no toman ninguna medida para evitar tal pérdida?

En España con el Pacto Antiterrorista y bajo la acusación de “desestabilizar el funcionamiento de las instituciones políticas o las estructuras sociales o económicas del Estado“, se podrá detener a los sindicalistas, feministas o artistas críticos con el poder.

Nuestros gobernantes y sus medios de propaganda, hábiles en usar técnicas psicológicas de difundir miedo, llaman “violencia” a la furia de los indignados por las inadmisibles injusticias: no quieren ciudadanos sino un rebaño de corderos que vaya al matadero dando incluso las gracias a sus verdugos. Los jueces de hoy hubieran mandado a la “prisión permanente revisable” a Espartaco por incitar a los esclavos a rebelarse.

5.- Crear un nuevo campo de negocio

El terrorismo y la lucha contra el terrorismo mueven miles de millones de euros: El Pentágono ha ganado un ingente dinero desde 1978 por entrenar, armar, patrocinar a los yihadistas/rebeldes, incluso por construir miles de escuelas coránicas. El negocio, que incluye mantener y armar a los 300.000 efectivos de la OTAN en Afganistán por ejemplo, es tal que los presidentes de EEUU se retractan de su promesa electoral de salir de este país. El 13 de abril, Trump estalló en esta herida tierra la bomba “semi nuclear” GBU-43, que costó 14.6 millones a los contribuyentes, para ¡” destruir unos túneles de los terroristas”! Los fabricantes de esta bomba de destrucción masiva ya tienen nuevos encargos. Para armar a los “rebeldes sirios” (entre ellos, a los de Al Qaeda) Obama pidió en 2014 unos 367 millones de euros al Congreso. Su administración no sólo utilizaba drones para atacar a los “terroristas” en Yemen y Pakistán, matando a miles de civiles y forzando la huida de otros cientos de miles de sus hogares, sino que autorizó su exportación: los fabricantes ganaron 6.000 millones de dólares.

Otras muestras de esta nueva línea de negocio son: la fabricación de material especial para proteger las centrales nucleares de un posible atentado, aparatos de control de fronteras (a pesar de que la mayoría absoluta de los terroristas en Occidente no vienen de fuera), e incluso bolardos, cuya demanda se ha disparado: en Alemania un 500% en el último semestre del 2017. Entre 2001 y 2014 en EEUU, el 45% de los 73.000 millones de dólares gastados anualmente en las agencias de seguridad interna, ha ido a parar al negocio antiterroristas. El camión-botijo que España compró a Israel en 2013 costó 350.000 euros: ni siquiera ha sido utilizado, afortunadamente.

El acto final de este negocio lo protagonizarán 1) las multinacionales constructoras, atracando las arcas públicas para levantar escuelas y hospitales que destruyeron las compañías de armas y de petróleo previamente, y 2) las ONG, esos mercaderes de caridad modernos.

Un patético escenario que se desmoronaría con una mirada crítica.

Nazanín Armanian

https://blogs.publico.es/puntoyseguido

El Punto Nemo: el mejor lugar para desaparecer

El Punto Nemo: el mejor lugar para desaparecer

Hay viajes horizontales (van de un punto a otro en línea recta). Hay viajes circulares (se vuelve de donde se partió). También hay viajes verticales (hacia algún lugar en nosotros mismos). Y luego hay viajes para desaparecer. Si ese es tu caso –o sencillamente, lo que quieres es sorprender a tus amistades con tu nuevo destino para vacaciones–, entonces, anota estas coordenadas: 48 ° 52.6’S 123 ° 23.6’W.

Si buscas en el Atlas, verás que las coordenadas señalan un lugar en el océano Pacífico entre Nueva Zelanda, Antártida e Isla de Pascua. Ahora bien, lo difícil es llegar, porque se trata del centro de una circunferencia de 16.900 kilómetros sin tierra a la vista y no hay ninguna aerolínea que vuele hasta allí. Su nombre es Punto Nemo, y se trata del más famoso de los polos de inaccesibilidad del planeta: lugares cuya particularidad es estar en medio de la nada.

El Punto Nemo

Fue Hrvoje Lukatela, un desconocido ingeniero topógrafo, quien logró calcular las coordenadas del Punto Nemo, en 1992. Sin hacer un solo kilómetro, mediante la tecnología geoespacial de la época, señaló en el mapa un punto equidistante a 2.688 kilómetros de las tierras más próximas.

El más lejano posible a cualquier costa: al norte, la isla de Ducie (archipiélago de las Pitcairn); al sur, la isla Maher (Antártida); al este, el archipiélago Campana (Chile); y al oeste, la isla Chatham (en la costa oriental de Nueva Zelanda). Sin duda, el mejor lugar para desaparecer si no se tratara de la definición geográfica de la soledad y hubiera allí algo donde poder poner un pie.

De hecho, los habitantes más cercanos están, en realidad, en el espacio. En ocasiones, son los astronautas de la Estación Espacial Internacional los que sobrevuelan el Punto Nemo al completar su órbita a unos 400 kilómetros de la Tierra. Como no hay nada, es un lugar perfecto para reducir la probabilidad de que cualquier nave, satélite o ingenio espacial impacte en algún lugar habitado a su regreso a la Tierra.

Así que, durante años, las agencias espaciales han estado usando el lugar como un cementerio espacial. Allí, por ejemplo, en las profundidades del Pacífico, yacen desde 2001, los restos de la antigua MIR, la mítica Estación Espacial Soviética.

Situación en el mapa del Punto Nemo

Situación en el mapa del Punto Nemo

El punto de nadie

Solo la literatura podría acercarnos a un lugar como este en el que no hay nada y al que no se puede llegar. Si, como anticipador, Julio Verne ya hizo accesible la Luna mucho antes de que Neil Armstrong dejara su huella en la superficie, era lógico que Hrvoje Lukatela –quien, tal vez, había soñado en más de una ocasión con desaparecer–  buscara en las páginas de sus libros un nombre para el punto de inaccesibilidad del Pacífico.

Y entre los personajes de Verne, ninguno mejor para esta ocasión que Nemo, el capitán del fabuloso submarino Nautilus. Nemo proviene del latín nemo, y significa nadie. Y ser nadie es cumplir con el deseo de desaparecer.

De niños, cuando leemos Veinte mil leguas de viaje submarino, nos maravilla la aventura que supone surcar las profundidades del mar. Más tarde, de adultos, si releemos la novela, deja de sorprendernos lo anecdótico de la aventura para quedar fascinados ante el propio capitán Nemo. Nos atrapa su poderosa personalidad, mezcla de idealista, luchador, soñador, y sí, también, de misántropo –y la misantropía suele tentarnos muchas veces igual que lo hace el abismo–.

Sin duda, el capitán Nemo escogería el polo de inaccesibilidad del Pacífico como el secreto rincón en el que disfrutar tranquilamente de la extensa biblioteca del Nautilus.

Sorprendentemente, fue H. P. Lovecraft el que escogió, más de 60 años antes, un lugar muy próximo al Punto Nemo para su obra literaria. Al observar los mapas, al maestro del horror cósmico le debió parecer que aquel enclave del Pacífico era un lugar tan aislado e incomunicado que de encontrarse algo, solo podría ser el mismo horror.

Lovercraft ubicó en la latitud 47º 9′ S, longitud 126º 43′ O la ciudad sumergida de R’lyeh, el lugar donde Cthulhu, la deidad con cabeza de pulpo y cuerpo de dragón, reposa mientras espera que las estrellas estén de nuevo en posición para así volver a controlar la Tierra.

Pero si Cthulhu existiera, descubriría al despertar que son otros los que controlan la Tierra. Veintiséis años después de que Hrvoje Lukatela marcara el Punto Nemo en el mapa, el viernes 29 de junio de 2018 se convirtió en el día con mayor tráfico aéreo de la historia, o en el día en el que el destino de la humanidad estuvo en manos de un puñado de controladores aéreos: ese día, las pantallas de radar registraron más de 200.000 aviones surcando los cielos.

Y es en este mundo, cada vez más homogéneo y accesible –según la European Commission’s Joint Research Centre, el 90 % de los lugares del planeta está a menos de 48 horas de una ciudad–, que el Punto Nemo representa el deseo de geografía que Rafael Argullol definió como la voluntad de dejar atrás la cotidianidad.

Porque algunas personas –explica el poeta y ensayista– intuyen de algún modo que la vida está en otros lugares, aunque esos otros lugares se encuentren a 2.688 kilómetros de la tierra más próxima y solo sean accesibles a través de la literatura.

https://www.yorokobu.es/

POE+ de BRANDON MORAN

POE+ de BRANDON MORAN

Un joven viejo bebido

No tengo la edad suficiente para caerme de borracho

pero si la mayoría para comprar alcohol

conocí a un viejo rabo verde

me dijo como escribir

me enseño que debo follar

drogarme, tatuarme y fumar

leí tanta poesía de el en trusas

y cuando terminaba su estrofa

en mis manos yacía una cerveza

un puro usado y una nena desnuda

amanecía tan seguido pero el cielo seguía oscuro

el sol se iba tan de repente en un pestañeo

nada más me sostenía que la virtud

la virtud de un cuaderno viejo

lo veía tan seguido, tomábamos juntos

me seguía enseñando, sobre la fealdad, éramos feos

iba a su casa, pero siempre que lo veía

terminaba alcoholizado  

hasta que me pegaba la cruda

me levantaba con un libro de el

y me daba cuenta que ese viejo ya estaba muerto

Me tocó lidiar conmigo

Me tocó lidiar conmigo, con mi soledad

con mi cruda cada quincena

con mis exigencias y amarguras

con mi asqueroso aliento y suciedad

me tocó lidiar conmigo

sin tener sexo

sin tener un cuerpo caliente

sin tener dinero para ese whisky bueno

pidiendo cigarros prestados.

En un tiempo estuve mejor

me tocó lidiar contigo

pero ahora tú le bailas desnuda a el

lidie con tu parte de la cama fría

lidie con mis gritos y llantos

pero me tocó lidiar conmigo solo

sin perros ni gatos

sólo esta máquina y un puro usado

La mosca

Volaba por mi taza de café descafeinado

después se deslizó hasta mi caldo de pollo.

Nadaba tranquilamente aun así yo la mirara

por mi cabeza, no tenía ese reflejo común

le pegaba y salía lanzada del lado derecho

se recuperaba y seguía volando encima de mí

me comenzó a susurrar cosas tenebrosas

me dijo que había estado en excremento de caballo

en el de un judío y si fuera poco

en la boca de un político

me amenazó para dejarla tranquila

si no tocaría mis labios

y ahora mi boca sería más vulgar

Estupifrenia

Parte fundamental de mí

cuestionada y oculta entre venenos

bajo piedras de oro, bronce y plástico

entre ojos que no ven más que irrealidades

metido en un motel de 2 estrellas sin mujeres

creyéndome algún súper héroe

quitándoles la estupidez con pablaras para sus pupilas

quitándole el tiempo a un reloj sin pilas, cual me costó pocos pesos

y ustedes, ustedes me hicieron miedoso a la estupidez

porque los veo en cada bar pagando con oro 

                                                                                                      

Libélula

Evolucione a la especie de la resaca

culminando montañas de porquería y mierda

manifestando el glorioso fumo del tabaco

haciendo cenizas el hígado y mí aliento

tras una maquina inservible que proyecta letras

escondido de la sociedad y de mi cuerpo gordo

de las flacas piernas y abdomen saboreado de chicos ricos

yo en una carcancha y ellos en autos del año, “sin licencia”

yo con una uña enterrada y ellos con “pedicura”

No tan distintos

Ver como el gato llora
lloro con el gato
como su dignidad en forma de croqueta
el come esperanzas comiendo mi 
carne
veo soledad durmiendo en su cama de periódico
el ve sueños y compañía durmiendo en mi colchón
pero el sigue llorando
pero ahora estoy feliz

¿Quieres mi sangre en una copa?

Una buena comida clásica

huevos, frijoles y pan tostado

una servilleta bien doblada

unos cubiertos de plata brillosos 

una navaja para abrirme alguna vena

y con el mismo jugo servirte un buen vino tinto

sin ansias lo beberás al fondo y te golpeara

en tu llanto de niño, en la columna del mojigato

en las raíces del cuerpo fino o gente fina

con alguna purificación de la mente asqueada

sea por el sudor del obrero o se hacen los ofendidos

cual música relativa, violín o piano

todo lo contrario de una guitarra sonando a madres

ahora el vino es blanco y espeso

o ¿será su saliva? por decir tantas babosadas

Mujer en tacones cortos

Es fácil ver bailarinas en un tubo

pero es difícil ver sus vidas tras esa poca ropa

sus lágrimas o puede ser que sean felices

simultáneamente te conmueven una excitación

pero esa no es su intención, su intención es

por poco o mucho, que le des dinero

unos billetes verdes, para comer o comprar

tacones de alta postura o tacones cortos

aunque si sale una mujer de tacones cortos

los hombres la van abuchear por baja estatura

a mí me encantaría, a ellos no

por eso nunca veras tacones cortos

sólo en la calle con mujeres para enamorarte

Brandon Moran, poeta (Guadalajara Jalisco en 1997). Su carácter es peculiar, tímido y a veces solitario, bebe y fuma más que su propio padre, quizá sea por joven, como se dijo, alguien solitario quien ama el “realismo sucio”, por otros lados no obstante, invierte su tiempo en escribir poesía y relatos cortos, basándose en su entorno y teniendo experiencias, sin llegar a matar, pero si matar sus textos. No es muy fan de muchas culturas, aunque si del arte. Su cara fría y su vestimenta tan casual que pasa desapercibido. No se cree diferente, pero siempre dice que fue creado por otro dios.   

http://www.revistaelhumo.com

¡Ballena a la vista!

El avistamiento de cetáceos es una de las actividades más atractivas para los turistas que visitan las zonas de tránsito. Toneladas de plástico las amenaza

Una ballena jorobada salta junto a una pequeña embarcación en Puerto López (Ecuador).
Una ballena jorobada salta junto a una pequeña embarcación en Puerto López (Ecuador). JOSÉ JÁCOME (EFE)

Las ballenas son los mamíferos que más kilómetros recorren en busca de alimento o para reproducirse. Las jorobadas se alimentan en la Antártida y se reproducen en las costas de Colombia, Panamá o Ecuador.

Avistar uno de estos ejemplares es un espectáculo que muchos quieren experimentar. Ver la cola de una ballena hundirse en las profundidades del océano para coger impulso, sentir el vaivén del barco azotado por las olas provocadas por el salto de la jorobada o escuchar el bufido del espiráculo cuando sale a tomar aire y continuar su marcha es algo que pone la piel de gallina a quien lo vive y que transmite a quien escucha la historia.

Estos días, visitantes y foráneos han fletado varias embarcaciones en Ecuador para acercarse a las jorobadas que se reproducen en las aguas del Pacífico.

El avistamiento de cetáceos es una práctica habitual que celebran los organismos ecologistas, pues aunque puede suponer un peligro para los animales —que en ocasiones se sienten “agobiados” y cambian sus hábitos—, proporciona mayor beneficio económico que la caza comercial y promueve la protección de esta fauna.

Y es que hace unos años, la ballena jorobada era una especie en peligro de extinción por la caza furtiva; ya se ha recuperado y se estima que en los océanos hay más de 60.000 ejemplares.

Sin embargo, como el resto de la fauna marina, estos mamíferos se ven afectados por la contaminación. Las ballenas no dentadas se alimentan a base de pequeños peces y de kril, unos animales que se encuentran en la superficie, igual que las toneladas de plástico que flotan en nuestros océanos.

Según WWF, cada año se tiran al mar cerca de ocho millones de toneladas de residuos plásticos, que suelen acabar en el estómago de los animales, lo que puede causarles graves problemas e incluso la muerte.

En febrero de este año apareció muerto en las costas murcianas un cachalote que había ingerido hasta 29 kilos de plásticos. Se estima que el 90% de las aves y la mitad de las tortugas marinas han comido plástico alguna vez.

Está en nuestra mano cuidar los océanos para seguir disfrutando del espectáculo que nos ofrecen las ballenas.

https://elpais.com

ALCACHOFAS EN FLOR

ALCACHOFAS EN FLOR

La cocina, el sexo, la lectura, una conversación lenta a pie, un buen vino compartido despacio. Habitar el placer en la piel de un río, una salsa, una amante, una día limpio de citas, ritos o tareas. El placer… tan difícil de vivir en libertad, con intensidad, enredado en una sonrisa, agotándonos sin prisa, distancia u objetivo. Tan difícil de tocar, derrochar, sentir cuando no hay nada más que desnudez, palabras, dedos buscando entre los cuerpos el zumo de la vida.

Debería ser asignatura, aprendizaje, tiempo dedicado… aprender a amar y a cocinar, ciencias del secreto de la felicidad.

Carpaccio de alcachofas. Sus corazones crudos cortados muy, muy finos y macerados en aceite, sal y un poco de limón y casi nada de azúcar por unas horas. Por encima gotas de un puré de anchoas y piñones y de adorno otras gotas de puré de berros con un poco de vinagre viejo de jerez. Lluvia salada, amarga, ácida y rica. Sencillez ante todo, igual que el deseo, dejarse tocar a ciegas con esa confianza que da la desnudez a dos durante muchas horas, sin contarlas. Eso imagino.

No hablo de amor, ni de alta cocina, pienso en la ternura, la complicidad, el deseo, la sabiduría sencilla de un carpaccio de alcachofas, de cómo se acarician dos amantes que no quieren llegar a ningún sitio, a los que sólo mueve el placer de sentirse sin más, con sorpresa y hambre. Las alcachofas frescas, intensas, crujientes, saben a lo que sabe un día de primavera en el que descubrimos que sexo y cocina son placeres que no requieren riqueza, ni exotismo, ni lujo, basta con desear y saber hacer, basta con tener un mucho de tiempo, un poco de hambre.

ALCACHOFAS EN FLOR

(Odalisca en mi patio. Fotografía de Alberto García-Alix)

http://gastropitecus-gloton.blogspot.com

La gula y otros vicios

Resultado de imagen para la gula pintura

En la novela inacabada “Almas muertas” de Nikolai Gógol algo que sorprende es lo mucho que comen sus personajes. Uno de ellos se zampa un esturión entero. Ya sabemos que el escritor satírico muestra las debilidades humanas y una de ellas es la gula. Los personajes de Rabelais y Cervantes comen y beben o piensan en comer y beber. Eructos, borborigmos, flatulencias, vómitos, micciones y defecaciones. Si no recuerdo mal Vitelio, emperador de Roma (año 69), era un glotón tan tremendo que producía asco verle. Era capaz de comerse una vaca. A pesar de sus penosas súplicas lo mató la plebe de Roma y tiraron su cadáver a la Cloaca Máxima. En el cine “La gran comilona” de Marco Ferreri narra la historia de cuatro burgueses, hastiados de la vida y de sí mismos, nihilistas, que se reúnen en un palacete de París para comer hasta reventar. Esta película, como “Saló o los 120 días de Sodoma” de Pasolini no es apta para conciencias dignas. Ambas provocaron gran escándalo. Yo las considero altamente (o bajamente) morales, porque nos interpelan, nos sacuden, nos repugnan, son excesivas, intolerables. Nos ponen ante un espejo cuya imagen no soportamos. Y esto me trae a la memoria lo que escribió Baudelaire en “Mi corazón al desnudo”: “No comprendo cómo una mano pura puede tocar el periódico sin una convulsión de asco”. -“¿Dónde está la virtud? ¿No vivimos en la degradación?” se pregunta una conciencia sensible. Hace falta valor para mirar a la cara nuestra bajeza. “Sade, mi prójimo” tituló uno de sus libros Pierre Klossowski. Pasolini y Ferreri tuvieron el valor de mostrar (de forma exagerada y deliberadamente repugnante) lo que nos empeñamos en ocultar.

http://selvadevariaopinion.blogspot.com/

Pintura de Sean Norvet