Tlacuilos: la historia de los artistas anónimos del México prehispánico

tlacuilos los artistas anonimos del mexico prehispanico

¿Alguna vez te preguntaste quiénes eran los responsables de hacer los códices de las culturas prehispánicas? Lee todo sobre los tlacuilos

El 13 de agosto de 1521 es la fecha asentada para la caída de México-Tenochtitlán a manos de los invasores españoles y por lo tanto, el inicio de lo que por muchos años se conocería como el Virreinato de Nueva España y también la mezcla de dos culturas y el mestizaje en México. 

Es en este contexto —y de muchos años previos a la conquista— que se inscriben los tlacuilos, que no eran más que los escribas y pintores —en otras palabras, los artistas— del México prehispánico que se encargaban de elaborar los códices que dejaron testimonio de las formas de vida de las diversas culturas indígenas, así como la elaboración de lo que llaman “la cartografía hispanoindígena”, es decir, la realización de los mapas del territorio de la Nueva España. 

tlacuilos los artistas anonimos del mexico prehispanico 1

[Código Mendoza, códice mexica, circa 1549. Fundación de Tenochtitlán.]

 

Previo a la incursión española, los tlacuilos también se destacaban porque eran considerados una suerte de sabios, ya que en el registro que realizaban se plasmaban ideas como la matemática maya, su medicina —o métodos de curación—, ritos fúnebres y las creencias de sus dioses. En suma: todo el saber histórico de su cultura, de alguna manera eran sus historiadores oficiales y de acuerdo a un artículo de la UNAM, también eran considerados como los formadores o constructores de la historia de los pueblos, misma razón por la que años después fueron perseguidos en calidad de herejes, a menos que utilizaran su habilidad para los fines de la Corona. 

tlacuilos los artistas anonimos del mexico prehispanico 2

[Folios 5 y 6 del Códice Bodley, Códices del Grupo Mixteco. Representación de la genealogía de los reyes de Tilantongo. Encuentra más información y la explicación completa en las referencias de este artículo].

Históricamente, los tlacuilos realizaban sus códices en distintos soportes de origen vegetal o animal, como el papel amate —que hoy destaca por su producción artesanal—, pieles de animales como el venado —algunos aventuran a decir que se encontraban en piel humana— e incluso papel de maguey. Asimismo, los principales tintes que utilizaban para sus obras eran el negro y el rojo —el cual obtenían de la grana cochinilla—; al tiempo que su saber era plasmado con el uso de glifos, ideogramas y pinturas.

tlacuilos los artistas anonimos del mexico prehispanico 3

[Folio 6 del Código Borgia. Códice mesoamericano previo a la conquista de índole religiosa. Se estima que proviene de un lugar cercano a Puebla.]

**

En portada: detalle de la representación de un tlacuilo en Diego Rivera, El mundo prehispánico, Palacio Nacional, Ciudad de México.

https://culturacolectiva.com/arte/

¿Y si el Homo erectus se extinguió por ser vago?

Esta especie humana, desaparecida hace 70.000 años, optó por la estrategia del mínimo esfuerzo a la hora de elaborar sus herramientas. Esto pudo reducir su capacidad de adaptarse al entorno

¿Y si el Homo erectus se extinguió por ser vago?

El camino más corto y cómodo no siempre es el mejor. Un artículo publicado en la revista PLoS ONE y elaborado por científicos de la Universidad Nacional de Australia (ANU) ha concluido que la vaguería fue en parte responsable de la extinción de Homo erectus, una especie humana que desapareció del planeta hace unos 70.000 años.

Los investigadores, dirigidos por Ceri Shipton, investigador en la ANU, estudiaron unos restos arqueológicos de un yacimiento situado en Saffaqah, cerca de Dawadmi, en la Península Arábiga. Las herramientas encontradas allí, pertenecientes a la Edad de Piedra Temprana, muestran, según ellos, que Homo erectus«optó por la «estrategia del mínimo esfuerzo» a la hora de elaborar herramientas y recolectar recursos.

«Lo cierto es que no parece que se esforzaran demasiado», ha dicho Shipton en un comunicado. «No tengo la sensación de que fueran exploradores mirando por encima del horizonte. No creo que tuvieran la misma capacidad de maravillarse que tenemos nosotros».

¿Qué lleva a este investigador a llegar a estas conclusiones? Las excavaciones en el hallazgo de Saffaqah muestran, capa a capa, que los pobladores de un antiguo campamento usaban las piedras que tenían alrededor, básicamente cantos del lecho de un río, para fabricar sus herramientas.

«Para ello, usaban cualquier roca que encontraban alrededor de sus campamentos», ha dicho Shipton. Esto, les llevó a fabricar útiles de calidad claramente inferior a las que hacían los Homo sapiens tempranos y los neandertales.

Pero no solo eso. Cerca de este antiguo poblado, los científicos han hallado un gran yacimiento de rocas de calidad, al otro lado de una pequeña colina. Y no han encontrado ahí ninguna señal de que nadie hubiera tratado de recoger piedras. Ni restos de herramientas ni señales de la presencia de una pequeña cantera. «Sabían que estaban ahí, pero parece ser que concluyeron que tenían suficientes y pensaron, ¿por qué molestarse?», ha explicado Shipton.

Dispuestos a ir más allá

Esta actitud contrasta con la de los excelentes constructores de herramientas que eran los neandertales y los sapiens tempranos. Tal como se ha observado en varias ocasiones, estos humanos alcanzaron un grado de perfeccionamiento y calidad considerables y con frecuencia se mostraron dispuestos a escalar montañas en busca de buenas herramientas, aun cuando tenían que acarrearlas durante largas distancias.

Según Shipton, la abulia de aquellos Homo erectus no provocó ninguna consecuencia a corto plazo. Pero, a la larga, llevó a un colapso tecnológico cuando el medio ambiente del que dependían se secó, y redujo su población.

Además, los restos de los alrededores del campamento han mostrado que, aparte de «vagos», aquellos Homo erectus eran conservadores. Capa a capa de sedimentos, el equipo de Shipton ha comprobado que, a medida que el clima se iba secando, estos pobladores seguían construyendo las mismas herramientas con los mismos materiales.

«No hubo ningún tipo de progreso, y sus herramientas nunca se alejaron mucho del lecho del río seco donde estaban. Creo que al final el medio ambiente se hizo demasiado seco para ellos», ha concluido Ceri Shipton.

https://www.abc.es/ciencia

La desigualdad de género empieza con las tareas de la casa

La desigualdad de género empieza con las tareas de la casa

CreditAgnes Lee

Read in English

Desde hace mucho tiempo es un hecho que a las mujeres se les paga menos que a los hombres en el trabajo y que hacen más quehaceres en casa. Resulta que esos patrones comienzan incluso desde la niñez.

Aunque existen señales de que esta brecha se está cerrando, diversos datos muestran que las niñas todavía pasan más tiempo en los quehaceres domésticos que los niños. Además, se les paga menos que a los niños por esas tareas y reciben menos dinero para sus gastos.

Un análisis reciente, por ejemplo, descubrió que los chicos de entre 15 y 19 años invierten media hora al día en los quehaceres; las chicas, en cambio, pasan 45 minutos en esa actividad. Aunque ellas invierten mucho menos tiempo en los quehaceres que hace una década, el tiempo que ellos le dedican al trabajo doméstico no ha cambiado considerablemente.

Los investigadores sostienen que una de las grandes razones por las que a las mujeres se les paga menos es porque sobre sus hombros recaen más responsabilidades del hogar y se retrasan en sus carreras en comparación con los hombres. Lograr la igualdad, argumentan, requerirá no solo de preparar a las niñas para el trabajo remunerado, sino además enseñarles a los niños a hacer trabajos no remunerados.

“La mayoría de los niños y las niñas aprende esas habilidades cuando desde pequeños se les inculca la participación en las tareas domésticas”, comentó Sandra Hofferth, socióloga de la Universidad de Maryland que es coautora de una investigación reciente y ha pasado su carrera estudiando cómo pasan su tiempo los niños. “Los progresistas creían que estaban capacitando a sus hijos para que se involucraran mucho más en el hogar. Sin embargo, no vemos ninguna evidencia de que la brecha en los quehaceres domésticos haya disminuido”.

Su investigación se basó en los diarios de la Encuesta del Uso del Tiempo en Estados Unidos de 2003 a 2014 entre 6358 estudiantes de secundaria de 15 a 19 años. Las tareas domésticas incluían cocinar, limpiar, cuidar de las mascotas, hacerse cargo del mantenimiento del jardín, la casa y el automóvil.

Se encontraron diferencias basadas en la educación de los padres. Los hijos de padres con estudios universitarios, en general, dedican menos tiempo a las tareas domésticas, pero la diferencia casi siempre radica entre las niñas. Las hijas de padres con estudios universitarios pasan un 25 por ciento menos tiempo haciendo quehaceres que las hijas de padres que solo estudiaron hasta la secundaria. A pesar de ello, invierten once minutos más en esas tareas que los hijos. Los padres con estudios parecen haber cambiado sus expectativas en el caso de sus hijas, pero no de sus hijos, explica Hofferth.

Además, a los niños también se les da más dinero que a las niñas por hacer quehaceres, según un análisis reciente de diez mil familias que usan BusyKid, una aplicación de tareas domésticas. Los niños que usan la aplicación ganaron el doble que las niñas por hacer tareas domésticas: un promedio de 13,80 dólares a la semana, en comparación con las niñas, cuyo pago fue de 6,71 dólares.

Los niños son más propensos a que se les pague por hacerse cargo de su propia higiene personal como lavarse los dientes o bañarse, según un estudio de la aplicación BusyKid. A las niñas suele pagárseles por limpiar con mayor frecuencia. La brecha de género en los quehaceres de los niños se da en todo el mundo. Una investigación reciente entre niños de 12 años en dieciséis países de todo el espectro económico, que no incluyó a Estados Unidos, descubrió que en todos los países las niñas pasaron más tiempo en las tareas del hogar que los niños.

Los quehaceres de los hombres y las mujeres tienden a dividirse entre lo que se hace al aire libre y en interiores. Las mujeres hacen la mayoría del trabajo dentro de casa —como cocinar, limpiar y lavar la ropa— mientras que los hombres se dedican más al trabajo en el exterior, como cortar el césped o sacar la basura. Investigaciones anteriores han descubierto que la misma división ocurre con las tareas de los niños.

“Los quehaceres en realidad son una práctica para la vida adulta, así que el problema es que solo se perpetúan de una generación a otra”, comentó Christia Spears Brown, profesora de psicología en la Universidad de Kentucky que estudia la niñez y el género.

Pero hay signos de que la brecha de género en las tareas domésticas está comenzando a disminuir, al igual que sucede entre los adultos. En un área en particular —cuidar de otros miembros de la familia, como hermanos o parientes mayores— los niños hacen tanto como las niñas. Los investigadores dicen que esto podría influir en las futuras generaciones, ya que los niños que crecen en familias donde cuidan a otros miembros estarían preparados para ser padres más involucradoscon sus hijos.

Los niños y las niñas pasan casi la misma cantidad de tiempo cuidando de miembros de la familia todos los días, según el análisis de Hofferth. Se trata de una brecha que ha disminuido a lo largo de poco más de una década, cuando los niños pasaban casi la mitad del tiempo que las niñas como cuidadores.

Los niños están dedicándose más a esta actividad en todo el mundo. En el estudio internacional hubo muy poca diferencia de género en la cantidad de tiempo que los niños pasaron cuidando a otros miembros de la familia, y en un país, Noruega, los niños pasaron más tiempo haciéndolo que las niñas.

En otro estudio de tareas domésticas, con un conjunto más pequeño de datos, hubo pruebas de que la brecha de género en los quehaceres también estaba disminuyendo. Los chicos de 13 a 18 años pasaron poco menos de media hora haciendo quehaceres, mientras que, en el caso de las chicas, el tiempo fue de poco más de media hora. El cambio se dio entre los varones, que aumentaron el tiempo que dedican a las tareas del hogar un 29 por ciento entre 2002 y 2014, mientras que las chicas disminuyeron ese tiempo un 27 por ciento, según el Estudio de Pánel de la Dinámica de Ingresos de la Universidad de Michigan, que ha dado seguimiento a un conjunto de familias desde 1968.

Esto refleja el cambio entre los adultos. Los hombres casados ahora invierten 1,1 horas al día haciendo labores del hogar, según descubrió el pánel de Michigan, un aumento a los 55 minutos que invertían en 1983. El tiempo que pasan las mujeres casadas en estas actividades ha disminuido, pero todavía es el doble que el de los hombres: 2,2 horas al día, menos que las 3,8 horas que invertían antes. Eso demuestra que la crianza de los niños moldea los roles que asumen en la adultez.

Un estudio encontró que los hijos de madres que trabajan fuera de casa pasan más tiempo haciendo tareas domésticas y cuidando de los niños en la edad adulta. Otra investigación descubrió que la división parental del trabajo, en especial los padres que hacen tareas domésticas, predijo las actitudes de los adultos jóvenes al momento de dividir el trabajo doméstico.

Para las mujeres que son autosuficientes económicamente, los hombres que no comparten la carga de trabajo en el hogar podrían resultar menos atractivos como pareja, dijo Hofferth y agregó que sus casas podrían ser más desordenadas: “Las parejas jóvenes probablemente subcontratan el trabajo doméstico o viven con más caos y desorden que sus padres”.

https://www.nytimes.com/es

Esto es lo que sucede cuando te metes una raya de coca

Iñaki Berazaluce

Esto es lo que sucede cuando te metes una raya de coca

La escena se repite cada fin de semana en miles de bares, restaurantes y garitos de todo pelaje: acabada la cena o recién pedido el cubata de turno, uno de los miembros -o miembras- del grupo alza las cejas, esboza una sonrisa y encamina sus pasos al baño, seguido por el resto de los componentes de la cuadrilla, separados por sexos o todos en feliz totum revoluntum, en función de la tolerancia del local en cuestión.

Todos saben, todos sabemos, adónde van: del camarero al resto de los clientes. No hay nada malo en ello, porque la ceremonia de empolvarse la nariz se hace con la debida discreción y, a fin de cuentas, ¿qué mal puede hacer una rayita de coca de tarde en tarde?

Hace años que el consumo de cocaína se ha normalizado en muchos lugares del mundo, especialmente en España, que año tras año aparece en las estadísticas entre los mayores consumidores del mundo per tocha. Muy pocos de los miles de esnifadores que cada día pasan por los baños, públicos o privados, para ponerse una loncha, una raya, una puntita o hacerse un “nevadito” establecen alguna relación entre su hábito y las miles de vidas que se sacrifican para que la farlopa llegue a sus narices.

Tyler The Creator Drugs GIF - Find & Share on GIPHY

Los carteles de la coca se comportan como eficientes multinacionales en el entorno actual de prohibición de las drogas. Con el irresistible estímulo de un precio desorbitado, las mafias han creado un sistema capilar que es capaz de entregar un gramo de cocaína -“farlopa” sería el término más apropiado, pero ése es otro cantar- en menos tiempo de lo que Telepizza tarda en llevarte una pizza a casa.

Por supuesto, el consumidor final se mueve en la misma lógica evasiva,,, del capitalismo. Su único interés es que el producto tenga una calidad aceptable, que el camello llegue a su hora y que la policía no se entrometa en su derecho soberano a meterse uno o varios gramos, después de toda la semana “trabajando como un cabrón”. Al cliente sólo le importa el tramo final de la transacción, la que va desde la operación de compra hasta su nariz. El cliente ignora -o prefiere ignorar- los muertos, presos, sobornos, ejércitos, deforestación, atentados e incluso regímenes títere que han sido necesarios para hacer posible su hábito. Tal y como explica Roberto Saviano en su imprescindible libro-reportaje ‘Zero zero zero’, la cocaína mueve la economía mundial y se ha convertido en un valor refugio para los capitales volátiles en busca de rendimiento.

Alguien podría alegar que toda esta muerte y destrucción existe única y exclusivamente por la infame y estúpida “guerra contra las drogas” que Estados Unidos puso en marcha en 1971 y a la que se sumaron, con el fervor del converso, el resto de los países del mundo. Y tendrá toda la razón: no hay nada en la cocaína -el alcaloide presente en la hoja de coca- que le distinga de, por ejemplo, la cafeína, el principio activo del café, la otra gran droga estimulante que hace girar el mundo. Si en lugar de la cocaína algún lince de Washington hubiera propuesto prohibir el café, ahora serían (seríamos) millones de yonquis de la cafeína los que atracaríamos farmacias para poder pagar los 100 euros que costaría un café con leche (cortado con achicoria y Eko).

Efectivamente, es la prohibición la culpable de que 250.000 personas hayan muerto en México entre 2006 y 2018 por el narco en la imparable espiral de violencia que vive aquel país. Y la misma prohibición es responsable de que dos tercios de los presos penen en las cárceles de España por un delito en el que no hay víctima (excepción hecha esa entelequia llamada “salud pública”), como sagazmente concluyó Antonio Escohotado hace varias décadas. ¿O es que acaso alguien obliga al consumidor a comprar y meterse eso que llamáis equívocamente cocaína?

La prohibición es la culpable, sí, pero ése es el entorno en el que nos movemos mientras dure esta sinrazón, así que la próxima vez que te metas una raya de coca recuerda que también te estás metiendo la parte alícuota de violencia, muerte y destrucción que esa coca ha generado a este y aquel lados del Atlántico.

Dentro vídeo:

https://blogs.publico.es/strambotic/

Muescas

Resultado de imagen para atardecer en queretaro

me gusta interpretar las muescas en las piedras sobre las que camino
los hormigueros y las hojas que no lograron llegar al otoño
Las bugambilias moradas y los eucaliptos para mi tranquilidad
el serpenteo de las lagartijas que se infartan con cualquier movimiento
La forma que le le dan los jardineros
A los laureles y los ficus
Artistas
Y ver esos colores en el cielo
Nubes de terciopelo sonriendo
Al maestro
Esos atardeceres de Querétaro
que hasta Jorge Luis
Alucinó
Borges
Sol, luna y amaneceres……

JAP