¡Hasta nunca, Luz y fuerza!

2009-10-18alvaro cueva

De ninguna manera voy a defender a los trabajadores de Luz y Fuerza del Centro.

¿Por qué? ¿Porque los corrieron de un día para otro? ¿Porque no saben con qué van a sostener a sus familias? ¿Porque esto es muy injusto?

¡Por favor! A todos los trabajadores de todas las industrias los corren de un día para otro, ninguno sabe cómo le va a hacer para sostener a su familia y esto, siempre, es injusto.

¡Bienvenidos a la realidad, señores de Luz y Fuerza! Así es como funcionan las cosas en México y en el mundo.

¿A usted jamás lo han corrido de un empleo? A mí sí, muchas veces, y nunca he organizado una marcha para protestar contra mis patrones y nunca he hecho escándalo en los medios de comunicación.

¿Por qué los trabajadores de Luz y Fuerza sí? ¿Por qué si les van a dar unas mega-liquidaciones? ¿Por qué si las cantidades que les van a dar jamás nos las han dado ni a usted ni a mí por habernos partido el lomo durante años en diferentes clases de empleos? ¡Por qué!

Ah, es porque son miles de familias. Mire, qué casualidad. En este país, este año, muchas más miles de familias se han quedado sin trabajo en diferentes partes de la nación.

¿Qué es lo que pretenden decirnos los señores de Luz y Fuerza? ¿Que como ellos estaban sindicalizados valen más que el resto de los mexicanos? ¿Entonces esto es un asunto de superioridades? ¿Es un asunto de clases?

Pues qué gran mentira ese cuento de que la clase trabajadora es la más humilde y desprotegida del país.

No sé usted, pero yo no veo a esas multitudes ni muy humildes ni muy desprotegidas mientras bloquean las principales arterias de la Ciudad de México sin que nadie les diga nada, custodiados por diferentes cuerpos de seguridad y con la presencia de toda clase de políticos a manera de respaldo.

Ya quisiéramos muchos otros mexicanos que tenemos otra clase de vida, estacionarnos dos minutos sobre Paseo de la Reforma sin que llegue una grúa a movernos sin titubear, caminar por las calles con la certeza de que nadie nos va a atacar y llamarle a un político y que nos conteste el teléfono.

Qué poca vergüenza tienen estos señores que durante décadas abusaron de millones de ciudadanos decentes.

¿A usted no le tocó abrir un contrato con ellos? A mí sí, y no sólo me trataron con las patas, me hicieron perder mi tiempo y me instalaron mal las cosas. Me trataron de sobornar y como no me dejé, le colgaron gente a mi línea de electricidad.

Tengo testigos, porque fuimos varios los afectados, de cómo estos tipos, a cambio de unos billetes, favorecieron a unos vecinos para perjudicar a otros y, peor tantito, de cómo, los ladrones de electricidad, se volvieron a salir con la suya a cambio de otra transa.

¿Éstos son los mártires que hoy reclaman sus derechos? Los trabajadores de cualquier compañía privada, por menos que eso, hubieran sido despedidos a los dos días.

¿A usted no le tocó tratar de pagar la luz en las oficinas de estas personas?

A mí sí, y más allá de que sus instalaciones daban miedo de tan inseguras y viejas, y de que sus horarios eran absurdos de tan cortos y caprichosos, jamás tenían cambio ni de un billete de 20 pesos.

Por tanto, uno les tenía que dejar el vuelto o irse sin pagar el recibo, lo que prefiriera.

Que se amuelen los trabajadores de Luz y Fuerza como nos hemos amolado muchos otros trabajadores que hemos pasado por lo mismo.

Que se amuelen como se nos han amolado nuestros aparatos por la pésima calidad de sus servicios y como nos hemos amolado muchos usuarios cuando, por el más mínimo atraso, nos han cortado la luz durante días, porque el proceso de reconexión no es ni rápido ni agradable.

Me enfurece escuchar sus quejas en la radio: que si el lugar donde les van a dar sus liquidaciones les queda muy lejos, que si fueron y no tenían sus cheques.

¡Pues qué querían! ¿Que les llevaran sus liquidaciones a sus casas, a la hora que se les antojara y en la fecha acordada como si así nos pasara a todos en este país o como si ellos mismos no nos hubieran tratado igual a sus usuarios?

Se siente feo vivir en la realidad, ¿verdad, señores de Luz y Fuerza?

Mejor no pierdan tiempo reclamando más de lo que ya le han sacado al gobierno y háganle como le hemos tenido que hacer muchos mexicanos cuando nos hemos quedado sin trabajo.

Es lo más saludable para todos. ¿A poco no?

¡Atrévase a opinar!

alvarocueva@milenio.com

Deja un comentario