La paella china

Encuentran trozos de Chino en una paella valenciana

Paella China

La Revolución Popular China ha llegado a la Albufera

La famosa “paella china” ha llegado a España por las bravas, después de que un matrimonio de Castellón descubriera hasta ocho trocitos de un chino de mediana edad camuflados entre el arroz, los mejillones y la sepia que les sirvieron en “La Paella Amarilla”. Ni que decir tiene que desde entonces no se habla de otra cosa en la capital de La Plana.

Según ha trascendido, los menudillos del chino llamaban poderosamente la atención, ya no sólo por su inconfundible color amarillo, sino también por el sabor, más cercano al glutamato (y, si se quiere, a la soja) que a las alitas de pollo. Por si fuera poco, al maître se le fue la mano y se le coló en la paella un ojo del asiático que utilizó en el caldo, lo que levantó la liebre y permitió a los comensales atar cabos.

De hecho, desde hace un tiempo se viene rumoreando que en España no se celebran entierros de asiáticos por la sencilla razón de queunavez muertos se trocean minuciosamente y se añaden al sofrito de numerosos platos. Posteriormente, los pasaportes de los chinos fallecidos pasan a otras personas, completándose así el proceso de reciclaje.

Hoy mismo, los rotativos más importantes de Valencia se hacen eco de la noticia. Así en un artículo titulado “Los chinos quieren furtarnos la paella”, el articulista afirma: “es una vergüenza que esta tierra que ha dado tantas glorias a España tenga que asistir impasible al desembarco de hordas de mandarines que además de copiarnos todo pretenden robarnos la paella“.

A la vista del cisma creado, no deja de sorprender la encomiable reacción del matrimonio de Castellón. “¡Xé!, mala, el que es diu mala, no estaba la paelleta”, indica Tonet Fabregat con su inconfundible acento valenciano. “Lo malo fue el ojo”, añade su mujer, “porque los chinos no hacen mal a nadie y también quieren amunt Valençia” (sic).

fuente:mundocruel.com bajo licencia de creative commons.

juan b. viñals

Deja un comentario