Leido por ahi

Contagiemos Felicidad!!!

Las cosas que consideramos más valiosas suelen tener una duración determinada; aquellas otras que consideramos que siempre van a estar ahí no las apreciamos en igual medida.
Seguro que a todos, quienes quiera que seamos, nos gustaría que alguna cosa durara para toda la vida.
Pero no estamos hechos así.
Aunque nos duela las cosas que queremos no nos duran tanto.
(A no ser, claro, que la vida no te dure mucho)

Por eso una de las claves de la felicidad es aprender a aceptar el final de las cosas.
Pero es difícil, de seguro que a todos nos resulta complicado, en la mente siempre queda algún recuerdo arrinconado que sigue insistiendo: “¿POR QUÉ…?”.
Es precisamente, fruto de esos recuerdos rezagados, cuando empezamos a extraviarnos en divagaciones absurdas… de futuros próximos, cuando comienzan nuestras preocupaciones.

Y es que solamente de una forma el futuro puede hacernos daño: preocupándonos.
Pues de la preocupación nace el miedo.
Y el miedo es como un espejo deformante que exagera las circunstancias de forma malintencionada; cualquier detalle casual se convierte, por su efecto, en algo de dimensiones terroríficas.
Y, una vez alterada, la fantasía persigue incluso las posibilidades más increíbles: lo más absurdo parece, de repente, posible.

Por eso repito:
“Una de las claves de la felicidad es aprender a aceptar el final de las cosas”

Deja un comentario