Nichos de mercado

millas Los japoneses, que están en todo, han inventando un himen falso dirigido al mercado musulmán, donde la mujer tiene
la obligación de llegar virgen al matrimonio. Se trata de un artefacto que introducido en la vagina 20 minutos antes del coito provoca primero una pequeña resistencia al empuje del pene y luego una hemorragia de ficción enormemente verosímil. Quizá este artefacto sutil se vea pronto en los mercadillos, junto a los relojes falsos de marca y a los bolsos falsos de Vuitton y a los DVD falsos de Manolo Escobar. El mercado de lo falso, incluido el nuevo himen japonés, crece a un ritmo exponencial (qué rayos querrá decir exponencial). El otro día, en Barcelona, pasé por una calle repleta, de arriba abajo, de vendedores de productos falsos. Como llegara un coche patrulla y los piratas no se movieran, deduje que se trataba de una policía de ficción. Lo falso ha adquirido tal tamaño que se puede vivir perfectamente en su universo. Funciona igual, pero es más barato.

Extraido de interviu

Deja un comentario