El gran fracaso

El gran fracaso

De nada sirve tener a los jugadores más caros del mundo (que no necesariamente son los mejores) en una plantilla, si no hay un cuerpo técnico que los lleve a ganar los partidos importantes. De nada sirve tener todos los millones de euros al alcance de la mano si no existe la capacidad para designar al hombre adecuado para manejar los aspectos deportivos, entre ellos, la contratación atinada del entrenador.

Tampoco sirve de nada ser considerado una estrella mediática, tener un cuerpo esculpido por los dioses, si en los enfrentamientos decisivos no se tiene el carácter para salir triunfador.

Estas son las ecuaciones que tristemente para sus grandes propósitos no ha podido resolver el casi todo poderoso Real Madrid. Eliminado la noche de ayer de la Champions League por el modesto Olympique de Lyon, se queda en la luminosa incertidumbre de los grandes fracasos deportivos y comerciales.

¿Qué sigue para una institución como el Real Madrid?

¿Que el presidente, Florentino Pérez, despida a su máximo responsable deportivo, Jorge Valdano y, en consecuencia a Emilio Butragueño y hasta Zinedin Zidane?

¿Que el director deportivo despida ipso facto a Manuel Pellegrini, asumiendo los costos financieros de este rompimiento y, por supuesto, lo que esto implique para un proyecto deportivo que cuando menos puede presumir que mantiene el liderazgo, a 13 fechas para que termine el torneo, de la Liga española?

¿Qué hacer con el Real Madrid? ¿Se impondrá la furia de la frustración? ¿Se justifica que impere la frialdad de la reflexión? Lo veremos en las próximas horas. Lo cierto es que el equipo más poderoso y más ganador del mundo futbolístico ha fracasado en su aspiración de ganar la Champions League, su onceava Copa de este tipo, teniendo como escenario en mayo próximo precisamente su majestuoso estadio, el Santiago Bernabéu. Que gran golpe.

Rafael Ocampo/mileniodiario

Deja un comentario