De Madrid al cielo

De Madrid al cielo

No seamos mezquinos ahora… como aficionados o medios, dejemos que España y Holanda hagan lo que más les convenga. Partidos malos, equipos temerosos y poco futbol para tanta espera, se han vuelto un lugar común en los debates civiles y profesionales de Sudáfrica 2010. Es una Final, no nos metamos con ellos, que jueguen como sea. Llegando aquí ya no vale nada el “como”, lo único que importa es ganar. Es el partido de su vida, no de las nuestras.

Aún así, estos equipos se la jugarán por nosotros, nos van a divertir. Son selecciones que han asumido el riesgo de alterar el orden histórico de los Mundiales. Como Francia en el 98, abrirán espacio para nuevos campeones. Ojalá sea cíclico. Por lo menos cada doce años. Nunca fui de los que creían que una victoria deportiva o un equipo de futbol sería capaz de alterar las células de una nación… Trabajo en España desde hace tres años, viviendo aquí me acostumbré a ver la cara rozagante de sus ciudadanos los lunes por la mañana ganando al tenis, al automovilismo, ciclismo, baloncesto o futbol.

Los españoles se volvieron expertos en disfrutar sus triunfos. Hoy es diferente, no tienen la misma cara. Cada uno está asumiendo la imagen del jugador que mejor le queda, hay xavis, iniestas, casillas, villas y puyoles por todos lados. España se siente su selección, el domingo este país puede que no vuelva a ser el mismo. El futbol desde su perspectiva universal, los obligará a reflexionar en la intimidad su posición en la galaxia.

Algunos también hemos puesto otra cara, hace unos meses que Madrid cambió mi forma de mirar. Dicen que de Madrid, al cielo; es verdad. Hay lugares que pueden ser el centro del universo, todo depende de las personas que miremos.

Jose Ramon Fernandez G. de Quevedo/mileniodiario

Deja un comentario