Divagación sobre el retorno

Divagación sobre el retorno

Quise tanto a Renato Leduc. Después de perder a mi padre él llegó a renovar las historias de luz y las quimeras que a mí me urgían a los veinte años. Era yo huérfana de padre y huérfana de amores cuando me lo encontré dispuesto a protegerme con su sólo presencia. Se reía de mis desfalcos y me contaba los suyos como si fuéramos compañeros de banca en la universidad. Yo estaba protegida oyendo sus palabras, inmisericordes y burlonas, hondas y drásticas, como su poesía. No voy a hablarles más. Aquí les dejo el nombre de uno de los poemas que me sé de memoria. Como de memoria me sé su memoria y sus manos. Espero que lo encuentren. Se llama: Inútil divagación sobre el retorno. Hoy me acompañé a leerla en la espléndida edición publicada por el Fondo de Cultura Económica en su colección Letras Mexicanas. Prólogo de Carlos Monsivaís. Compilación e introducción de Edith Negrín. No sé si será posible conseguirla fuera de México. Ojalá.

Punto: Más adoradas cuanto más nos hieren/Van rodando las horas,/Van rodando las horas porque quieren.

Punto y aparte: ¡Oh, si el humo fincara, si retornara el viento,

Si usted, una vez más, volviera a ser usted!(fragmento)

Angeles Mastreta/puertolibre/elpais.es

Deja un comentario