El hombre más rico del mundo

El hombre más rico del mundoSegún la afamada revista «Forbes», en la encuesta de este año el hombre más rico del mundo es el mexicano Carlos Slim, con una fortuna personal de 60.000 mil millones de dólares y, probablemente, sea más poderoso cuando se evalúe el valor de su parque empresarial. No es un hombre muy conocido en España, excepto por su amistad con Felipe González, que tantas habladurías ha hecho correr. Esta laguna la rellena el periodista también mexicano José Martínez con su «Carlos Slim. Retrato inédito», editado por Océano. Es complicado escribir la hagiografía de un potentado; no es así en la de Slim, que ha revolucionado sus negocios en la dirección de intentar combatir la pobreza y la incultura. Al «Tigre Azcárraga», otro mexicano, patrón de Televisa, se le veían las garras en su carácter, en el reloj, en el majestuoso yate y en la querida que escogió. Slim no tiene yate ni amante, viste trajes de grandes almacenes y tiene un reloj de muñeca Casio con correa de caucho de los de un dólar la pieza. Su rasgo definitivo es la austeridad personal. Amante del arte, ha creado una fundación con una colección de miles de obras pictóricas preferentemente europeas, pero las mantiene gratuitamente expuestas en dos grandes museos al norte y al sur de DF llamados «Soumaya», en honor de su esposa y madre de sus seis hijos, fallecida en 1999. Es bibliófilo y bibliómano y mantiene, además, una monumental biblioteca, trufada de incunables, con cartas de la Reina Isabel la Católica a Cristóbal Colón, abierta también a estudiantes e investigadores del mundo entero. La Universidad Nacional Autónoma de México subsiste gracias a sus donaciones, y ha abierto escuelas y centros de estudios e investigación en las zonas más deprimidas de su país. El año pasado invirtió 60.000 millones de dólares en Hispanoamérica, mucho más que ningún gobierno u organismo internacional, y pagó de su bolsillo 20.000 intervenciones quirúrgicas a sus compatriotas desasistidos. El 15 por ciento  de su fortuna equivale al PIB de Costa Rica, Uruguay y Ecuador, y se destina íntegramente a la filantropía. En ella inculca a sus tres hijos varones, quienes son los que manejan sus empresas dedicándose él a sus obras benéficas.


    Defensor de la educación

    Su padre fue un cristiano maronita que emigró del Líbano a los 14 años e instaló una tienda de venta de telas, «La Estrella de Oriente». Slim se graduó como ingeniero civil, y en la Universidad Nacional Autónoma de México impartió la cátedra de Álgebra y Programación Lineal. No es exactamente un hombre hecho a sí mismo, porque tiene a su espalda una buena formación universitaria que pagó la modesta tienda de tejidos. Carlos Slim se distingue por su audacia. En 1982 fue un año crítico en la historia de México con la crisis de la deuda externa, la nacionalización de la banca y la paralización de las finanzas del país. El famoso «efecto Tequila». Mientras otros corrían a resguardarse, el Grupo Carso –de su propiedad– invirtió compulsivamente. Compró la tabacalera Philip Morris, hoteles, acerías, aluminios, compañías de seguros, artes gráficas, fábricas de papel y de neumáticos. En 1990 adquirió Telmex junto a France Telecom, y la estadounidense SBC, única compañía que brinda telefonía fija en México. América Móvil le brinda el control de 170 millones de suscriptores de móviles en toda Hispanoamérica, sólo superada por China Móvil, Vodafone y China Telecom. Adquirió también el 6,4 por ciento de «The New York Times» por 123 millones de dólares, aunque Slim subraya que su interés no es informativo, sino estrictamente financiero. No es un inversor baratamente especulativo: compra, reflota y desarrolla. Cree que la pobreza sólo se puede combatir con educación y salarios dignos, y procura brindarlos en sus consorcios. «Ahora no necesitas el trabajo físico, se requiere un conocimiento mental, trabajo que te permita usar tus diferentes habilidades y es por eso que se debe tener educación y  capital humano. De eso estoy absolutamente convencido y para eso estoy trabajando. Y en eso estoy interesado».

    Título: «Carlos Slim. Retrato inédito».
    Autor: José Martínez.
    Edita: Océano.
    Precio: 17,95  euros.

    Martin Prieto/cultura/larazon.es

    Deja un comentario