Exorcismo en Johannesburgo

Exorcismo en Johannesburgo

A eliminar fantasmas, a desafiar estigmas, a cambiar la historia: este domingo en el Soccer City España y Holanda buscarán derribar sus monstruos perdedores, fatalistas, victimistas: uno lo hará, el otro saldrá todavía más caído que si hubiera perdido la semifinal.

Y en Johannesburgo (llamada eGoli en zulu, “La Ciudad del Oro”) pelearán el oro con balón dorado; en una localidad que nació por el oro y para sacar el oro; un sitio en el que hubo animales salvajes precisamente hasta que el blanco detectó minas e hizo nacer la gran urbe en la que desea trabajar todo un continente.

Y en Johannesburgo, cerca del sitio en el que nació la humanidad, nacerá una nueva dinastía campeona: será la estirpe heredera de Willem de Oranje o será la gloria taurina de catalanes, vascos, gallegos, asturianos, manchegos, castellanos, que se han puesto de acuerdo en algo: jugar futbol juntos y, sobre todo, en hacerlo preciosistamente.

¿Quién juega mejor? En este momento (sobre todo, tras borrar a Alemania) los españoles. ¿Quién tiene mayores elementos para coronarse? Indiscutiblemente los dos: basta con ver a Robben recortar hacia adentro y disparar, o a Sneijder controlar, o a Kuit adueñarse de una banda, para entender que Holanda tiene potencia ilimitada.

Hablamos de fantasmas, de exorcismos, de estigmas, por razones obvias: Holanda es célebre por estar cerca y no consumar; por dos finales perdidas; por tantas series de penales frustradas; por ese poste que dijo “no serás campeón” al minuto 89 de la final de 1978; por una frase de Leo Beenhakker que era implacable destino: “Holanda no viene a ganar, viene a jugar bien. Como un boxeador que es muy bueno, pero no sabe noquear”.

Y España también vivió décadas atorado en excusas y desastres: la falla de Julio Salinas contra Italia en 1994; la primera ronda no superada en 1998; el árbitro asaltante contra Corea en el 2002: ilusiones, muchísimas; efectividad, poca, hasta que llegó esta generación. Nos divertiremos el domingo: en el primer Mundial africano, habrá nuevo campeón del Mundo; habrá quien exorcice tanto demonio…

Alberto Lati

Deja un comentario