La emocion de las cosas

La emocion de las cosas

No es posible andar siempre en vilo, abrazados, abrasándonos, pero cómo ayuda conseguirlo a veces. Y hacía falta. Lento, desesperante parecía el juego, pero los españoles lo resistieron con lujo y con paciencia. Qué manera de golpearlos. Quizás por eso, a tantos, cuando entró el gol, además del gusto nos tomó la sensación de que a veces, el indiferente azar se hace cargo de que haya justicia. ¿Verdad?

Punto: No lo dije a tiempo, pero lo digo ahora, Uruguay también nos alegró estos días. Aunque le haya ganado a México. Ni modo. Y se acabó el futbol por este rumbo. Me quedo y les dejo con Antonio Machado diciendo: “Sólo recuerdo la emoción de las cosas”

Buen lunes.

Angeles Mastreta

Deja un comentario