Las sorpresas de buscarse a uno mismo en Google

Las sorpresas de buscarse a uno mismo en Google

Por un ejercicio de vanidad, de precaución o por aquello de que «la curiosidad mató al gato», lo cierto es que el 80 por ciento de los internautas ha navegado en los buscadores para ver qué datos sobre sí mismo recoge la Red de redes. En ocasiones, con más de una sorpresa.

Hay internautas que lo declaran abiertamente, como el grupo en Facebook denominado «Buscar tu propio nombre en Google, para ver qué sale». O el caso del cantante Justin Bieber o del actor Colin Farrell, reconocidos seguidores de lo que se escribe sobre ellos a través de internet. Estrellas o no, ocho de cada diez personas han buscado en Google información relativa a ellos mismos.

Y lo más relevante, dos tercios de los que así lo han hecho han encontrado datos sobre ellos. El 28 por ciento de los usuarios encuentran en Google su dirección postal y sus números de teléfono. El 27 por ciento localizó información sobre sus actividades de ocio y el 22 por ciento alguna fotografía.

El ego de los famosos

En el caso de Colin Farrell, el actor que encarnó a Alejandro Magno, llegó a confesar: «Estoy avergonzado de decirlo, pero el otro día estaba aburrido y busqué mi nombre en Google. ¿A quién quiero engañar? ¡Lo hago todo el tiempo!».

«Para el filme “Alexander”, leí absolutamente todas las reseñas que pude, y entre el 80 y 90 por ciento eran negativas. Era como un insulto personal. Pero las leí todas, y hasta comencé a escribirlas en mi cabeza», reconoció el actor.

Pero los datos recogidos en internet sobre una persona pueden ser decisivos en ocasiones, como a la hora de conceder un empleo. Muchos departamentos de recursos humanos rastrean en Google acerca del nombre del candidato antes de contratarlo en la plantilla.

Foros en los que participamos, fotos, vídeos de Youtube, registros en según qué páginas y comentarios en alguna web, pueden ser determinantes. Las empresas tienen ya a su alcance potentes herramientas para desentrañar aspectos de los candidatos a incorporarse a la empresa.

Suplantación de identidad
En absoluto es ciencia-ficción. Muchos internautas se llevan sorpresas desagradables sobre el uso que de sus datos, nombre o fotos puede hacerse en la Red. En estos casos, incluso se debe recurrir a la Justicia, que actuará contra el «impostor» a través de su IP (número que identifica a una conexión a Internet).

Para aquellos que se frustren por no aparecer en los buscadores o se sientan irrelevantes en el océano que es Google, pueden utilizar esta curiosa herramienta para reinar en la Red durante unos instantes:

http://funnylogo.info/create.asp

Ignacio Blanco/larazon.es/reporter


Deja un comentario