Lecciones de pasión

Lecciones de pasión

México y Alemania

En minutos, la nueva mecánica alemana hizo añicos el monumento que se había construido alrededor de la mesiánica selección argentina. Ese equipo no traía nada, con mucho cariño lo habíamos avisado, eran de cristal. Nos juzgaron por infieles. Poco caso hizo México a la advertencia, algunos pensaron que se enfrentaba a un cuadro sobrenatural, montado por Messi un jugador paranormal. Llegaron los alemanes y en dos patadas, literales, enterraron toneladas de ego. Su victoria, por rotunda es una enorme lección para mexicanos, no para argentinos. México deberá aprender más del triunfo de Alemania, que de nuestra derrota contra Argentina.

Los violinistas del Titanic

El fracaso más grande del Mundial es personal. Cristiano, Messi, Kaká y Rooney. Un desastre a nivel Mundial. Sin pretextos. Los 4 mejores futbolistas no pueden pasar desapercibidos. En las derrotas de Inglaterra, Brasil, Portugal y Argentina tienen un enorme porcentaje de culpa. Ninguno quiso ser capitán, se conformaron con ser parte de la tripulación. Se ahogaron, mientras sus selecciones se hundían. O ellos no valen su peso en oro, o el Mundial se está devaluando para los cracks.

Oh captain, my captain

Se arremangó la sudadera, ajustó el gafete y cogió del hombro a Piqué, recomponiéndole la figura después de su error atroz, que ponía a España a bordo del vuelo 345 de Iberia. Iker Casillas miró a Cardozo con la resignación del que puede morir fusilado. Tenía clara una cosa, antes que portero era el capitán de su equipo. Casillas detuvo el penalti que volvió a los españoles a la vida, no lo hizo como guardameta, fue su líder quien salió vivo del disparo. A partir de un gran capitán se levantan imperios, un gran portero sólo detiene penales.

Jose Ramon Fernandez Gutierrez de Quevedo/Cartas Oceanicas de milenio

Deja un comentario