Patti Smith, poesía en la arena y bajo los paraguas

La artista abrió ayer el Festival de Jazz de San Sebastián en  la playa de la Zurriola, bajo la lluvia

Patti Smith, poesía en la arena y bajo los paraguas

Patti Smith abría ayer el 45 Festival de Jazz de San Sebastián con muchas incógnitas ya desveladas al ser el quinto y penúltimo concierto de su gira española, pero la música llegó esta vez desde la misma arena de la playa para dar a este encuentro, la Jazz Band Ball inaugural, que acabó en lluvia, un carácter singular.

La musa del punk cumplió con la puntualidad que es norma del Heineken Jazzaldia y apenas dos minutos después de las nueve y media de la noche salió al Escenario Verde de la playa de La Zurriola cuando aún no había oscurecido y las nubes alertaban de lo que podía venir luego. Smith y su banda apenas variaron el repertorio del “tour” que iniciaron en Huelva el pasado día 15 y al que pondrá fin pasado mañana en Sant Feliu de Guixols, en Girona.

Con un buen sonido, quizá demasiado bajo para un espacio abierto, la cantante y poetisa eligió una docena de temas, con una primera tanda de tono intimista que ha tardado en dar paso a los títulos más enérgicos. Quizá por eso, las miles de personas que escuchaban a la artista desde la arena y las terrazas del Kursaal tardaron en calentar motores y cuando lo hicieron, cuando las palmas se alzaban sobre las cabezas, y los paraguas, estaban sonando las últimas piezas de la noche.

“Dancing Barefort” a la hora del concierto llegó con un potente chaparrón, que continuó con “Because the night” y empezó a perder fuerza con “People have the power”, la última antes de los bises. “Space monkey”, “Free money” y “Ghost dance” también formaron parte de la liturgia donostiarra, al igual que la versión de “Play with fire” de los Rolling Stones y el “People who died” de Jim Carroll, todas ellas oídas en esta gira.

No faltaron tampoco su canción dedicada a su admirado Roberto Bolaño, el escritor chileno fallecido hace siete años.

Todavía caía alguna gota cuando Patti Smith se despedía con un “Great time” y daba el relevo en el escenario vecino a la noruega Mari Boine. Se había deshecho ya el paisaje de paraguas que durante media hora había cubierto la playa donostiarra.

EFE/San Sebastian/abc.es

Este video no es de  San Sebastian pero esta muy bien:

Deja un comentario