Balacera se escribe con be

Balacera se escribe con be
Según el historiador griego Heródoto, que vivió entre el 484 y el 426 antes de Cristo, los antiguos reyes persas tenían la curiosa costumbre de cargarse a los portadores de malas noticias. Al parecer de ahí viene la expresión “matar al mensajero”, actividad que políticos y asociados practican con regular frecuencia, independientemente de su pasaporte o adscripción política. Si algo no les gusta, la culpa es del mensajero. El último que ha sucumbido a tan veterana tentación ha sido el embajador de México en Estados Unidos. Arturo Sarukhan ha dicho que la culpa de la mala imagen de México en el extranjero es…
Lo han acertado: la culpa es de los periodistas. Ni del cartel del Golfo ni de los Zetas, ni siquiera de capos con apodos tan llamativos como La BarbieTony Tormenta. Tampoco del Chapo Guzmán, el narcotraficante más famoso de México y uno de los hombres más ricos del mundo, ni de los más de 10.000 muertos que se ha cobrado la guerra de Felipe Calderón desde principios de año. Nada de eso. Según el embajador Sarukhan, la mala imagen se debe a que la prensa –y en especial la prensa internacional—pone demasiado énfasis en difundir malas noticias sobre México. Así que hoy, por hacerle caso al embajador convertido en redactor jefe, vamos a cambiar de asunto. No vamos a publicar un vídeo de los tiroteos habituales en Tamaulipas, ni vamos a detenernos en lo que la edición digital del periódico mexicano El Universal llevaba en la portada en el momento de redactar este blog: “Siete muertos por balacera en Nayarit. Ejecutan a seis en Acapulco. Cinco muertos deja ataque a un antro de Acapulco. Hallan otra narcofosa con los dos turistas que faltaban de los 20 asesinados en Acapulco…”. No. Hoy vamos a hacerle caso a Sarukhan. Así que he buscado con ahínco alguna imagen amable y he encontrado esta de la agencia France Press. En ella se ve a un grupo de chavales de uniforme jugando en el patio de su escuela. Todos tienen sus manos en la nuca. Algunos sonríen. Pero, ¿qué juego es ese?
El periódico Reforma, que el sábado publicó la fotografía en la portada de su edición impresa, lo explica muy bien: “En las escuelas de Acapulco, además de impartirse español, matemáticas y otras asignaturas, también aprenden a protegerse de la inseguridad. Estudiantes de la primaria Felipe Carrillo Puerto (en la foto) participaron ayer en el simulacro de una balacera. Protección Civil ofrece estos entrenamientos a estudiantes, padres y profesores de planteles públicos y privados”.
Ojalá la situación de México fuese un invento, o una exageración, de la prensa extranjera. Ojalá los juegos no fuesen a vida o muerte.

http://blogs.elpais.com/america-df

Deja un comentario