En pie por el periodismo

En pie por el periodismo

Normalmente suelo soltar puyazos a las gambas, malas prácticas, prisas, amarillismos y vicios viejunos de la prensa, hoy haré un cambio de sentido. Pero que nadie piense que será costumbre.
Si algo le ha faltado siempre a la profesión de informar, ha sido que sus profesionales se pongan manos a la obra para solucionar todos aquellos errores que no paran que repetir que cometen en congresos y encuentros redundantes. Ya es hora de dejar de comportarse como una asociación de enfermos de algo y de olvidarse de terapias de llanto.
Según un Informe de la Profesión Periodística de la Asociación de la Prensa de Madrid  existen 6,500 periodistas sin empleo en España y se espera que esta cifra sea de 10,000 para finales de 2010
La prensa no está en crisis, puede que algunos medios no sepan cómo devolver su ballena varada al agua, pero no se ven empresarios de la comunicación mendigando por las calles.
Y algo que sí ha cambiado es que por fin los trabajadores de la información dejan de mostrarse como seres anónimos ajenos a su propia realidad  para salir a la calle
Lo que se pudre son aquellos lectores que aceptan que les den el gato de la opinión interesada por la liebre de la información, se pudre por los que creen ser “periodistas” ciudadanos por asomarse una vez al año a la ventana y hacer  una foto de la nieve con su esmartfón enviándola a un informativo para que la use para un  un cierre meloso de 20 segundos con una musiquilla boba.
Se pudre por toda una tropa de aspirantes a presentadoras que creen que se convierten en profesionales con sólo agarrar una papa y pegar tres voces entre movimientos sensuales y sonrisas orejeras a texto leído.
Se pudre por una sartenada de blogópatas que no dejan de copiar todo lo que les sirven los medios creyéndose por ello informantes, pero sobretodo se pudre por creer que el periodismo son sólo unos cuantos gabilondos y una reportera furgolera jamona  que, para más chiste, ganan el triple de la suma del sueldo de cien periodistas “pelones”, técnicos o cualquier otro que intervenga en la elaboración de una noticia.
Pero lo más podrido está en los empresarios, esos que llaman pérdidas a lo que creían que iban a ganar y amputan plantillas sin reparar en daños, pero no las reponen cuando las vacas engordan.
Desde hace  muchos años en esta casa se vive de tareas relacionadas con la prensa y aún hoy continuamos pensando que tener un sueldo decente y unas condiciones dignas sigue siendo una alegre excepción dentro de la precariedad aceptada. Así que no está de más recordar que el próximo viernes 5 de noviembre se celebra la jornada “En pie por el periodismo
Por cierto, se rumorea que una autonómica podría marcarse un ERE muy pronto, espero que se quede sólo en rumor.

http://www.jrmora.com/blog

Deja un comentario