La mano peluda

La mano peluda

-Buenas noches Don Rubén
-Buenas noches Carlos, ¿qué nos vas a relatar esta noche?
-Pues verá  Don Rubén, estoy un poco nervioso pero quiero contar sobre algo que me ocurrió hace como tres meses.
-Adelante pues, Carlos, no se me ponga usted nervioso, estás entre amigos, entre mano-adictos…….
Pues le decía, que hace como tres meses, venia con un amigo de Toluca, me pidió de favor que le acompañara ya que su troca la tenía en el taller, el se dedica a la fabricación de chorizo verde y entonces lo acompañé a repartírlos por esa zona.
De regreso, nos paramos a tomar unas chelas y se nos hizo un poco tarde. Veníamos bajando por la carretera libre a México y casi para llegar, en una de las curvas vemos a una muchacha vestida de blanco y nos hace señas para que paremos, eran como las once de la noche, mi amigo el Cochiloco,  le decíamos así porque era igualito al de la película del Infierno, me dijo, ¡para,para!, yo le dije que parecía un fantasma, como esos que salen en youtube o en esas historias que cuentan, bueno, el caso es que paré mi camioneta y la muchacha, que por cierto estaba muy guapa, se acercó a la ventanilla y nos pidió aventón a Santa Fé. Con lo caliente de mi cuate y la hora que era, pues nada,  que le abrimos la puerta y se sube. El Cochi solo miraba sus piernas y antes de que arrancara la chica le dijo que se sentara a su lado, su voz me pareció de ultratumba, pero bueno entre las chelas que tomamos y la situación, no se, el caso es que mi amigo se sentó junto a ella y a los dos minutos estaba encima de ella dandole que te pego…..
Llegando al D.F., en la última curva, miro por el espejo retrovisor y veo al Cochiloco para arriba y para abajo, pero la muchacha ¡ya no estaba!, ¡no podía ser!, ¿cuando se bajó?…….¡ pinche Cochi, me vas a ensuciar el asiento !…. ¡ pinche vieja me chingó la cartera!, dijo el Cochi….¿qué onda Carlitros?, ¿qué está pasando?
Pensamos que algo nos habían dado en el antro……
Bueno, el caso es Don Rubén, y para no hacerle el cuento largo, es que investigamos y hacía dos años que una chica se había aventado al barranco, era una prostituta,  al lado de su cadáver encontraron un sobre con unos análisis médicos que daban positivo para el VIH., evidentemente era un suicidio.
A las dos semanas de esto, Don Rubén, me enteré que la camioneta del Cochiloco y su cadáver aparecieron en el mismo lugar donde se había aventado la prosti, junto a su cadáver un sobre idéntico con un análisis que daba positivo, le había contagiado el sida.
Y ya para terminar, Don Rubén, hace cuatro días regresé al lugar de los hechos a las 10.45 de la noche, creo que por puro morbo, me topé de nuevo con la muchacha, a su lado estaba el Cochilóco, me hicieron la parada pero yo sali pitando con la carne de gallina, en la mano del Cochiloco, con la que estaba haciendo la parada, me pareció que tenia su cartera………….
Ese es mi relato Don Rubén, ¿puedo mandar saludos?

Deja un comentario