La sociedad de los poetas muertos

La sociedad de los poetas muertos
Se agotan las palabras… al Madrid sólo le falta declarar la guerra. Lleva un tiempo retando al Barsa entre pólvora. Enviando telegramas bélicos que hasta hoy no encontraron remitente. Necesita un enemigo, pero Guardiola y sus autores, un círculo sellado, apenas escriben del tema. Miran de reojo a la bestia que viene montando Mourinho. No han leído la última novela que los da por muertos.
El gran clásico se acerca sin fisuras históricas ni erratas literarias, será un juego de poetas contra guerreros. Del Madrid destaca el antecedente de su última embestida (0-4 al Ajax) en campamento europeo. Aun con suplentes gana por demolición. Un cuadro sostenido desde el fondo por un central equino, Carvalho, convierte a este equipo en el once de caballería. Alrededor del General Alonso se reagrupan los capitanes, pocas veces un futbolista mandó tanto hablando tan poco. Özil y Di María, la infantería venenosa, encabezan el acoso y a partir de Cristiano, todo es bombardeo.
Estos cinco tipos, una guardia imperial amenaza la fachada artística del Camp Nou. El próximo lunes se puede derrumbar un monumento. En este estadio sigue sin crecer el pasto en la banda donde dirigió Mourinho su semifinal de Champions. La gramática del portugués superó las expectativas. Se le acabaron los verbos provocativos, el técnico es sujeto y predicado. Guardiola eligió el arte del silencio, se volvió un monje tibetano, practica el “zen” con la prensa. Barcelona tiene encriptado el partido. Nadie habla, pero en la cancha es un escándalo. No son los mejores días para un poeta, se duerme mal y poco están de moda los guerreros; de una y otra forma seguir escribiendo esta historia será en honor a una hermosa batalla. Nunca leerás otra igual.

José Ramón Fernandez G. de Quevedo/mileniodiario

Deja un comentario