Las cuentas del peregrino

Las cuentas del peregrino
Menos mal que “la religiosidad popular española católica tiene más fuerza que nunca en los últimos 30 años, sólo comparable a la de Polonia”, según el optimista Rouco Varela. Porque si atendemos al éxito de la gira de B16 por la reserva espiritual de Occidente, tal vez, sólo tal vez, el infalible Vaticano debería plantearse alguna autocrítica. El domingo, en Barcelona, hubo tanta gente pendiente del Papa como asistentes a un buen partido en el Camp Nou: unos 100.000 espectadores. El sábado, a Santiago, llegaron sólo 300 autobuses, de los 1.200 previstos; ni de lejos se cumplieron las expectativas de la Xunta y el Arzobispado, que esperaban a 200.000 asistentes. Con suerte, fueron 20.000: algo más de la mitad del aforo de Riazor, el campo del Depor en A Coruña. Aunque la gran diferencia con cualquier tarde de fútbol es que los aficionados al balón suelen pagar entrada para ver de cerca a sus dioses.
Ante estas cifras, no está de más recordar las fantasiosas previsiones con las que la Xunta y el Ayuntamiento de Barcelona intentaron convencernos del gran negocio que supondría pagar las misas del pastor alemán. Normal que los comerciantes de una y otra ciudad estén que ladran. En Barcelona, el Ayuntamiento pronosticó con inexplicable precisión que Ratzinger generaría 29,8 millones de euros para la ciudad. A juzgar por la asistencia final -que fue una cuarta parte de lo esperado-, tocan a 300 euros de media por visitante, y muchos bocadillos parecen. En cuanto a Santiago, la Xunta gastó al menostres millones de euros, o lo que es lo mismo: unos 150 euros por cada peregrino; habría sido más barato invitarles a una buena mariscada.
Con todo, lo de menos es el precio, sino el producto recibido a cambio. ¿Con qué autoridad habla de la maternidad, la mujer, el sexo y la familia el jefe de un club de castos solteros?

http://www.escolar.net/MT/archives/2010/11/las-cuentas-del-peregrino.html

Deja un comentario