Perdiendo mi religión

En algunos casos el título de esta canción interpretada por REM llega tarde. Hoy puede ser un buen antídoto frente a la cascada de imágenes. Santiago, Barcelona… Ataques a los espacios de libertad conquistados, al laicismo, una ventana para respirar. Luz frente al negocio de la oscuridad. Tengo una amiga que le gusta que Michael Stipe se pinte los ojos, las cejas, la frente. Pintarse los ojos más allá de los mismos ojos, más allá de la cosntrucción de una máscara. Es una forma de ver en un mundo que se basa en no ver, de seguir, obedecer, aplaudir, rendir pleitesía, rezar, votar. Me gustan las canciones que miran y ven.

La vida es más grande.
Es más grande que tú,
Y tú no eres yo.
Las distancias a las que iré,
La distancia en tus ojos.
Oh, no, he dicho demasiado.
Lo levanto.
Ese soy yo en el rincón.
Ese soy yo en el centro de atención,
Perdiendo mi religión,
Intentando mantener contacto contigo.
Y no sé si puedo lograrlo.
Oh, no, he dicho demasiado.
No he dicho lo suficiente.
Creí escucharte reír.
Creí escucharte cantar.
Creo que creí verte intentar.
Cada susurro
De cada hora en vela
Elijo mis confesiones,
Intentando no quitarte la vista de encima,
Como un tonto herido, perdido y ciego.
Oh, no, he dicho demasiado.
Lo levanto.
Considera esto
El consejo del siglo.
Considera esto
El desliz que me hizo
Arrodillar, decepcionado.
Y si todas estas fantasías
Se van cayendo.
Ahora he dicho demasiado.
Creí escucharte reír.
Creí escucharte cantar.
Creo que creí verte intentar.
Pero eso fue sólo un sueño,
Eso fue sólo un sueño.
Fuente: musica.com
http://blogs.elpais.com/aguas-internacionales/

Deja un comentario