Placebo, mucho más que falsos medicamentos

Placebo, mucho más que falsos medicamentos
Me entero leyendo Slashdot de que el efecto placebo no es un mecanismo de engaño cerebral que solo funcione con medicamentos, sino que también se muestra efectivo en ascensores y semáforos. En un artículo escrito por Greg Ross en Futility Closet, descubro asombrado que en la mayoría de los ascensores instalados desde comienzos de los 90 el botón “cerrar-puertas” no sirve de nada. Lo confirmaron ingenieros de la empresa de ascensores Otis en un artículo de 2003 publicado en The Wall Street Journal.
Y ahí no acaba la cosa, en muchas oficinas el termostato es de pega, diseñado simplemente para dar al trabajador la ilusión de control. “Llega un momento en que te cansas de tratar con ellos acerca de la temperatura, así que simplemente les compras un termostato barato”, comenta el especialista en calefacción, ventilación y aire acondicionado Richard Dawson, de Illinois. “¿Y sabes qué? Dejan de llamarte.”
No estoy seguro de que estas cosas pasen en España, pero del siguiente caso estoy casi por apostar que sí: el botón de “cruce de peatones” en los semáforos. ¿Nunca habéis pensado que da exactamente igual que lo apretéis o no, ya que el semáforo se pondrá en verde simplemente cuando toque? Pues bien, en el mismo artículo se menciona que en el año 2004, el New York Times informó que más de los 2.500 botones para “cruzar” instalados en los 3.250 semáforos de las intersecciones de Nueva York no hacen nada.
La ciudad desactivó la mayoría de los botones para peatones hace mucho tiempo con la llegada de los ordenadores para control de tráficos rodados. A pesar de todo, los peatones siguen apretándolos inconscientemente, lo cual parece hacerles más corta la espera.
Y es que a pesar del avance de nuestra ciencia, el efecto placebo sigue siendo un fenómeno para el que no tenemos explicación.

visto en: http://maikelnai.elcomerciodigital.com/

Deja un comentario