Sí, ese hombre es un héroe

Sí, ese hombre es un héroe
Honor a quien honor merece. Vaya que sí. La historia de don Alejo Garza es absolutamente ejemplar pero, a la vez, terrible y desgarradora. No podemos permanecer impasibles ante un suceso que exhibe, en todo su tamaño, la aterradora indefensión de los ciudadanos de este país. Y no es que ese hombre sintiera que ya había llegado su hora. No. Su sacrificio, más bien, nos habla de un individuo que no está dispuesto a subsistir de cualquier manera —despojado de su patrimonio por unos malnacidos— y, por el contrario, que afronta, con la valentía y la lucidez del que sabe que va a perder la vida, una circunstancia inaceptable para él.
Pero, al mismo tiempo, ¡qué vergüenza de autoridades, qué vergüenza de país, qué vergüenza de gobernantes!Shame on you!, como se dice en el idioma del vecino. ¿Acaso no hubiera podido ser esa, la anunciada ocupación del rancho de don Alejo por parte de esos hijos de perra, una ocasión inmejorable para que la policía estatal de Tamaulipas los enfrentara? Los cuerpos policíacos se excusan diciendo que no saben quiénes son ni dónde están (yo pienso que es exactamente al revés: saben dónde están y quiénes son). Pues, señores, ahí los tenían, a la mano, a la hora justa y en el lugar preciso. Sólo era asunto de esperarlos. Y sí, de afrontarlos.
Don Alejo, naturalmente, conocía de la vida y de su gente. Bueno, no puedo decir su gente porque ninguno de nosotros, estoy seguro, siente que tiene a su policía. Y supo muy bien que en este México envilecido no hay ya socorro ni ayuda para las personas de bien. Decidió entonces defenderse solo y pelear solo hasta el final.
No encuentro mejor manera de terminar estas líneas que citando a nuestro compañero Javier Sepúlveda, quien escribió la nota el lunes 22 en este diario: “Un anciano de 77 años se llevó por delante a cuatro sicarios antes de morir peleando como el mejor soldado: con dignidad, honor y valentía. Descanse en paz don Alejo Garza Tamez.”
Sí, descanse en paz

Roman Revueltas Retes/mileniodiario

Deja un comentario