¿Díme cómo es tu cerebro y te diré a quién votas?

¿Díme cómo es tu cerebro y te diré a quién votas?

Si señor, según el estudio realizado por un investigador del University College de Londres llamado Geraint Rees, las estructuras cerebrales podrían guardar cierta relación con los posicionamientos políticos.

Antes de nada advertir que el estudio se realizó sobre una muestra realmente escasa consistente en 90 personas, la mayoría de las cuales eran estudiantes que se definían desde muy de derechas a muy de izquierdas. El punto fuerte del estudio es el estudio del cerebro de dos miembros del parlamento británico, un “tory” y un “conservative”.

Lo que los investigadores descubrieron, observando los cerebros de los participantes con visores de resonancia magnética, es que las personas con tendencias conservadoras cuentan generalmente con amígdalas más grandes. Es en estos centros cerebrales donde se determinan el miedo y las emociones.

Los progresistas en cambio, tienen el córtex cingulado anterior más grande. Esta zona está también implicada en la toma de decisiones, particularmente cuando el sujeto se enfrenta a información contradictoria.

En estudios anteriores ya se había demostrado que los conservadores reaccionan las amenazas mostrando más agresividad que los progresistas.

No está nada claro si estas diferencias cerebrales son las que provocan los distintos posicionamientos políticos o si sucede lo contrario, que es la personalidad la que modifica de algún modo la estructura cerebral. Lo único que muestra el estudio es cierta correlación que en mi opinión debería estudiarse más a fondo.

Y parece por cierto que no estoy solo a la hora de acoger estas conclusiones con escepticismo. Acabo de ver que PZ Myers hace una fiera crítica de esta misma noticia desde su blog Pharyngula. En su opinión tanto el método seguido por el autor para informar del trabajo, como la muestra empleada, la metodología del experimento (se basaba también en múltiples formularios) y las conclusiones son lamentables. De hecho tacha al trabajo de “mala ciencia” e ironiza con la llegada de una “nueva frenología”, advertidos quedáis.

http://maikelnai.elcomerciodigital.com/

Deja un comentario