Confirman la capacidad de las libélulas de reproducirse sin machos

Confirman la capacidad de las libélulas de reproducirse sin machos
Forges en elpais.es
Por primera vez, investigadores españoles han descubierto la capacidad de las libélulas de criar sin necesidad de los machos, hasta hoy el único insecto en el que no estaba confirmado este modo de reproducción (partenogénesis).

.

“Hemos confirmado la excepción de la regla. En el resto de insectos, desde mariposas hasta escarabajos y moscas había por lo menos un caso de partenogénesis”, ha afirmado a Efeverde el biólogo de la Universidad de Vigo, Adolfo Cordero, una autoridad mundial en el estudio de las libélulas.

El hallazgo se ha realizado en las sucesivas expediciones del equipo del profesor Cordero a las nueve islas atlánticas de Azores (Portugal), situadas a 1.500 kilómetros de distancia de Lisboa.

Durante los viajes, los biólogos tomaron larvas de la especie Ishnura hastata, sobre la que ya existía la sospecha de que eran poblaciones compuestas únicamente por hembras, y las criaron en su laboratorio.

El resultado fueron nueve generaciones de estos caballitos del diablo -como se conoce genéricamente a esta especie- y 2.000 crías.

“Todas las hijas fueron hembras y clones de sus madres, es decir, con una variabilidad genética muy pequeña”, ha explicado el profesor en conversación telefónica.

La especie, que curiosamente sí se reproduce de formal “normal” en el resto del mundo, tiene presencia en las nueve islas del archipiélago portugués, salvo en La Graciosa -donde casi no hay agua dulce-, ha añadido Cordero, que acaba de iniciar una colaboración con la Universidad de San Francisco de Quito para confirmar si este caso de partenogénesis también tiene lugar en las Galápagos.

Actualmente, la Ishnura hastata se reparte desde el sur de Canadá hasta el sur de Colombia y es relativamente común en todas las islas del Caribe.

Los investigadores de la Universidad de Vigo, que colaboran con la Universidad de Roma y la Universidad de las Islas Azores, barajan dos hipótesis acerca de las causas de este caso de partenogénesis.

La primera es que llegaran “machos y hembras a las Azores y, por alguna circunstancia que desconocemos, las hembras prescindieran de los machos, es decir, que la partenogénesis sea algo nuevo que haya evolucionado una vez que el animal colonizó el archipiélago”.

La segunda opción es que aterrizaran ya con esa capacidad de reproducción, “lo que parece lo más probable y razonable”.

Este pequeño caballito del diablo, de apenas 2,5 centímetros de longitud, posiblemente alcanzara Azores con ayuda del viento o de forma indirecta por actividades humanas.

“Revisando la Historia, en Azores hubo mucho transporte de barcos que viajaban a América y viceversa, por ejemplo balleneros, que recogían agua en barriles para beber de cualquier lugar y luego los vaciaban en el lugar de destino. Es fácil que se colara alguna larva”.

El trabajo del equipo del departamento de Ecología y Biología Animal de la Universidad de Vigo, ya ha sido publicado y citado en varias revistas científicas, entre ellas la prestigiosa Nature.

La libélulas representa un orden de insectos de alrededor de 5.700 tipos de especies, similar al tamaño de los mamíferos, pero dentro de los insectos supone un número muy modesto.

Larazon.es/ciencia

Deja un comentario