Lomo de cerdo especiado con calabaza y almendras

DSC_148111
Foto: Ainhoa Gomà

Mi padre siempre me decía lo de que nunca te acostarás sin saber una cosa más. Ayer, después de publicar una entrada sobre el culto a Ferran Adrià, aprendí tres. Que existe una especie de seres humanos desconocida para mí hasta el momento: los trolls adrianistas. Que hay gente con déficit de comprensión lectora, que confunde la crítica a la sobredosis de Adrià con la crítica a Adrià. Y por último, que todavía quedan en este país personas sensatas que saben opinar a favor y en contra, y que pueden ver los grises donde para otros no hay más que blanco o negro. A todos ellos, gracias.

Para relajar un poco los ánimos, hoy saco una receta 100% libre de polémica, salvo que les parezca mal a los defensores del cerdo o a los seguidores de la Santa Calabaza de Jerusalén de ‘La vida de Brian. Su ejecución no puede ser más simple: se marina el lomo con pimentón, comino y cardamomo, se rehoga cebolla, se corta la calabaza y al horno. Punto final.

La idea de esta receta surgió tras recibir los restos de un cochinillo asado de la madre de una amiga. Como había que inflarlos para la cena, preparé calabaza con especias al horno y añadí el cochinillo en el último momento. La hortaliza, que se impregnó de la grasilla del bicho, estaba casi mejor que la propia carne, y el resultado me reafirmó en que algunas de las mejores ideas en cocina surgen de reciclar restos.

Dificultad

Para gente que suspendió todas en 1º de EGB / Primaria

Ingredientes

Para 4 personas

  • 1 pieza de lomo de cerdo de unos 800 gr., a poder ser ibérico
  • 600 gr. de calabaza
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 50 gramos de almendras tostadas
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 1 cucharadita de comino en grano
  • 1 cucharadita de cardamomo en polvo (en su defecto, usar curry)
  • 2 cucharadas de vinagre de Jerez
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta negra

Preparación

1. Pelar y majar el diente de ajo con una cucharadita de sal y media de pimienta. Añadir el pimentón, el comino, el cardamomo, el vinagre y dos cucharadas de aceite. Untar ligeramente el lomo con la mezcla, reservando más de la mitad de ésta para la calabaza. Dejar marinando cubierto por plástico un par de horas (si es de un día para otro, mejor).

2. Cortar la cebolla en juliana y rehogarla en una sartén a fuego suave con poco aceite hasta que esté blanda (unos 20 minutos).

3. Picar las almendras con cuchillo en grueso y reservar.

4. Precalentar el horno a 180 grados.

5. Pelar y cortar la calabaza en trozos de unos 3-4 centímetros. Ponerlos en una fuente de horno y embadurnarlos bien con el resto de la mezcla de aceite, vinagre y especias. Incorporar la cebolla rehogada y mezclar.

6. Colocar la fuente en una bandeja en la parte baja del horno, y poner el lomo encima sobre una rejilla, para que los jugos caigan sobre la calabaza. Hornear unos 40 minutos aproximadamente, dándole la vuelta al lomo a mitad de la cocción y regándolo con el líquido que vaya soltando la calabaza.

7. Dejar que la carne repose 5 minutos, y filetearla en lonchas finas. Corregir todo de sal, y servir con las almendras picadas repartidas por encima.

Mikel López Iturriaga/http://blogs.elpais.com/el-comidista/2011/

Deja un comentario