Un caballo llamado muerte

Un caballo llamado muerte

Ahora que la heroína está penetrando en México de una forma espectacular, me acuerdo de algunos amigos de la época de los 70’s en España, me decían que era la droga perfecta, no necesitabas ni familia ni amigos ni novia ni ninguna otra cosa, la heroína, el potro o el caballo como así le decían era suficiente para mantenerte sin ningún tipo de dolor físico o moral.  El pedo o problema era tener la dosis necesaria para que esos beneficios mencionados tuvieran su efecto, no era una droga barata. Para poder conseguir su dosis diaria, engañaban a su familia, a sus amigos y a quien hiciera falta. Acabados esos recursos, la única forma de conseguir fondos era robando lo que fuera. Lógicamente el riesgo era grande. Pero ciertamente no les importaba, o se conseguía una dosis o te morias……la cárcel no era un problema mayor.

Iban como zombis a alimentarse, auténticos depredadores en busca de su alimento, esperando al proveedor. La calidad de la mercancía era importante…..bueno, no tanto, bueno, si, pero con un mono o síndrome de abstinencia , se podían meter lo que fuera, desde aspirinas machacadas hasta mayonesa, , en las carceles,las jeringas las limpiaban con grasa de chorizo………..todo para darle gusto a su amor, a su propio amor, al amor más egoísta del mundo, el obligado….le doy gusto a mi cuerpo o me muero….sensación excelente pero peligrosa……

De esa época me acuerdo de una canción de Miguel Rios, hoy en retirada que era como la canción de Og Mandino para los yonkies………..pocos le hicieron caso:

Deja un comentario