Un cigarro encendido prende nuestro deseo de fumar

La visión de alguien fumando activa una región   cerebral que promueve encender un cigarrillo

Un cigarro encendido prende nuestro deseo de fumar
La visión de actores fumando en una película activa las áreas del cerebro de los fumadores que interpretan y planifican los movimientos de la mano, como si fueran a encender un cigarrillo, según un estudio del Colegio Dartmouth en Hanover (Estados Unidos) que se publica en la revista ‘The Journal of Neuroscience’.
Los fumadores habituales repiten los mismos movimientos de las manos, algunas veces docenas de veces al día. En el estudio los investigadores intentaban determinar si las partes del cerebro que controlan ese gesto de rutina podrían ser activadas simplemente por ver a alguien fumar.
Los autores descubrieron que ver esta acción, incluso cuando estaba incluida en una película, evocaba las mismas respuestas cerebrales de la planificación del movimiento. Estos resultados podrían proporcionar más información para quienes intentan superar la adicción.
“Nuestros descubrimientos apoyan anteriores estudios que muestran que los fumadores que salen de una película que tenía imágenes de tabaquismo son más propensos a desear un cigarrillo en comparación con quienes veían una película sin estas escenas”, explica Dylan Wagner, responsable del estudio.
Wagner advierte que es necesario realizar más investigaciones antes de mostrar si la actividad cerebral en respuesta al tabaquismo de las películas predice la recaída de alguien que intenta dejar de fumar.
Durante el estudio, 17 fumadores y 17 no fumadores observaron los primeros 30 minutos de la película ‘Matchstick Men’ (‘Los impostores’) mientras que pasaban por imágenes de resonancia magnética funcional. Los investigadores eligieron la película porque presenta de forma prominente escenas de tabaquismo pero que carecen de consumo de alcohol, violencia o un contexto sexual.
Los voluntarios no sabían que el estudio era sobre tabaquismo y cuando veían las escenas de tabaco, los fumadores mostraban una mayor activación del cerebro en una parte del lóbulo parietal llamada ‘surco interparietal’, así como en otras áreas que participan en la percepción y coordinación de acciones. En los cerebros de fumadores en específico, la actividad se correspondía con la mano que utilizaban para fumar.
“Los fumadores que intentan dejarlo suelen recibir como consejo que eviten a otros fumadores y que eliminen la parafernalia del tabaco de sus casas, pero podrían no pensar en evitar una película con contenido en tabaco”, explica Wagner.

http://www.larazon.es/noticia/247

Deja un comentario